Reportaje

Avance saltarín de Rayman Origins

Por Rubén Guzmán
-

Uno de los mejores juegos de plataformas de los últimos tiempos, Rayman Origins, saltará pronto a la única consola que se le resiste: Nintendo 3DS.

Mucho os hemos hablado del fantástico Rayman Origins en HobbyNews. Os informamos de su lanzamiento cuando salió para las consolas de sobremesa a finales del año pasado y, desde entonces, os hemos avanzado cosas sobre las versiones para portátiles. Y también os comentamos como su creador, Michel Ancel, declaró hace unos meses que no disfrutaba de los juegos de Mario. Que no acababan de gustarle detalles como la inercia que el fontanero sufre en los saltos,  y que él prefería juegos más centrados en la parte narrativa. Ahora, aprovechando  que Rayman Origins ya ha salido para PS Vita y pronto lo hará para 3DS, le echamos un vistazo a la versión de la portátil de Nintendo para comprobar si Ancel es en su obra coherente con sus palabras.

Básicamente, Rayman Origins en 3DS es una conversión directa del juego original (aquí podéis leer el entusiasta análisis del mismo que realizó Hobbynews).  Y si te preguntas que tal se ve en la pequeña pantalla de 3DS un juego que, en ocasiones, alejaba mucho la cámara para mostrar una sección muy amplia del escenario, la respuesta es "bien, gracias". Aunque es verdad que a veces vemos a Rayman pequeñísimo, la resolución de la pantalla es la suficiente como para que  sigamos comodamente la acción.

El salto preciso

A todo esto: no te lo hemos dicho porque suponemos que lo sabes, pero Rayman Origins es un plataformas 2D “de los de toda la vida”. Y en la portátil de Nintendo, con un efecto 3D que pasa desapercibido excepto en algunos momentos, como cuando cogemos lums y estos sobresalen de la pantalla. Pero los gráficos siguen siendo sprites detalladísimos, con unas animaciones asombrosas y un estilo cómic muy gracioso. Cerramos paréntesis y vamos a la mecánica de juego.

Rayman Origins va de pulsar el botón de salto en el momento justo. Ni más ni menos. Como casi todos los plataformas, pensarás… Pero más en este. Aquí hay poco espacio para la exploración y, lo que es clave: por todas partes flotan lums que recoger y que, en muchas ocasiones, puntúan el doble si los alcanzas antes de que acabe un contador de tiempo. Y los escenarios están diseñados para te hagas con todos enlazando largas series de saltos en los puntos exactos en el momento preciso, mientras no dejamos de pulsar adelante en cruceta o el pad de 3DS (con las dos cosas podemos jugar). El paroxismo de este estilo de juego son las fases con scroll constante, en las que perseguimos un cofre que corre por el escenario y en la que no dar un solo salto en el momento justo equivale a la muerte.

Añadiendo la salsa al juego

Rayman va aderezando esta sencillez con diversos elementos: enemigos a los que pegar (también en este caso se premia la rapidez, porque si les golpeas por segunda vez antes de desaparezcan también doblas puntuación), nuevas habilidades para que recorras los niveles de otras formas, fases de disparos a lomos de un mosquito… Pero la gracia del juego, la esencia, está en los escenarios, diseñados como zonas de saltos que puedes recorrer a toda velocidad de una única y exigente manera. ¿Es eso divertido? Sí, si tienes un control preciso que no te deje vendido, y si no te importa frustrarte un poco en alguna que otra fase que tendrás repetir unas cuantas veces.

La versión para 3DS de Rayman Origins sale a la venta el 7 de junio, y en nuestro correspondiente análisis os comentaremos si estas buenas sensaciones se mantienen durante todo el juego… y también, claro, qué se siente disfrutándolo en multijugador (hasta cuatro personas a la vez). Pero, antes de acabar, tenemos que cerrar la cuestión que planteábamos al principio del artículo. Y la respuesta es… pues ni idea. Ancel vuelve en Rayman Origins a la esencia más pura del videojuego, a la respuesta rápida y precisa del jugador (en décimas de segundo) a los estímulos que salen en pantalla. Su juego no parece ser de los que se apoyan en la “parte narrativa”,  precisamente. Quizá lo que a él le gusta jugar no es el tipo de juego que le gusta hacer… o quizá Rayman Origins narra de manera más sutil de lo que parece, mediante las animaciones de los personajes y efectos sonoros en lugar de usando escenas de vídeo. Nosotros no lo tenemos muy claro, así que os animamos a debatirlo...

Lecturas recomendadas