Reportaje

Avance silencioso y letal de Dishonored

Por Daniel Acal
-

En un otoño lleno de esperadas secuelas (Resident Evil 6, Assassin´s Creed III, HALO 4, Far Cry 3...), un título de nuevo cuño va a intentar colarse en este selecto grupo de bombazos. Como su protagonista, Dishonored llega sin hacer mucho ruido pero tiene armas de sobra para triunfar.

El 11 de octubre Bethesda nos tiene preparados un juego muy especial, se trata de Dishonored, una aventura en primera persona que nos sumergirá en una ambientación nunca vista con un desarrollo que puede recordarnos, salvando las distancias, a clásicos del género como BioShock o Half-Life 2 (de hecho, Viktor Antonov, el diseñador de Ciudad 17 participa en Dishonored y su sello de calidad se nota en el juego).

Aquí en hobbyconsolas.com siempre hemos apostado fuerte por Dishonored. No en vano fuimos el primer medio español en ver el juego, hace poco más de un año, en una presentación exclusiva que tuvo lugar en las oficinas de Arkane Studios en Lyon (Francia).

Y le hemos dedicado bastante cobertura al juego, tanto en nuestras revistas como en la web. Por ello, tampoco dudamos en asistir ayer a otra presentación, que tuvo lugar en Madrid en las oficinas de Koch Media (la compañía que editará el juego en España) y que contó con Alistair Hatch, European PR Manager de Bethesda, como maestro de ceremonias.

Bajo una ambientación bastante steampunk, que combina toques futuristas con detalles que nos remiten al Londres victoriano, Dishonored nos pondrá en la piel de Corvo, un escolta real acusado injustamente de magnicidio que será perseguido por toda la ciudad, por los guardias de la Emperatriz. No sabemos qué ha pasado, pero deberemos probar nuestra inocencia realizando, sin apenas apoyos, misiones principales y secundarias en un entorno bastante abierto.

La demo de Dishonored que jugamos ayer es la misma que disfrutamos en la pasada GamesCom. Así que aprovechamos para comprobar si es cierto que el juego te permite resolver las situaciones de muy distintas maneras. Y, efectivamente, vaya sí lo permite. Así pues, volvimos a infiltrarnos en la mansión de lady Boyle para participar en su mascarada y darle matarile. Y nos encontrarnos con el mismo problema que en la GamesCom. ¿Cómo puede Corvo, un tío buscado por todos los guardias de la ciudad, infiltrarse en una fiesta de alto copete para acabar con su anfitriona? Pues muy fácil: usando sus extraordinarios poderes.

Y es que nuestro protagonista cuenta con una serie de poderes especiales, que nos ayudarán en nuestra cruzada para limpiar nuestr detener a los verdaderos asesinos de la Emperatriz. Hay poderes ofensivos, como lanzar una plaga de ratas contra nuestros adversarios o una violenta ráfaga de viento que los mandará a freir esparrágos emulando al gran dovahkiin y su ya mítico Fus Ro Dah

Pero muchos otros están destinados hacia la infiltración pura y dura. En Dishonored podremos usar una visión oscura que nos permite ver a través de las paredes. También podremos poseer temporalmente ratas, peces, perros y la mayoría de los enemigos humanos. Esto nos permite colarnos por las alcantarillas (siendo ratas o peces) o acceder a ciertas areas restringidas sin peligro suplantando a un guardia. También podemos detener el tiempo o teletransportarnos rápidamente a lugares cercanos (lo que nos puede ayudar a salvar abismos, saltar entre balcones, etc). Eso sí, tendremos que tener suficiente maná para que funcionen nuestros poderes (hay pociones que lo restauran).

Pero no nos olvidemos de las armas. que si las cosas se ponen feas, Corvo puede huir... o defenderse. En la mano derecha siempre llevamos un puñal, pero en la izquierda podemos equiparnos el poder que deseemos o bien armas como ballestas, pistolas... (un poco al estilo BioShock). Eso sí, la confrontación directa no suele ser la mejor opción en Dishonored, sobre todo si nos topamos con los llamados tall-boys, unos guardias acorazados que van sobre una especie de enorme trípode. Así pues, además de pasar desapercibidos. el sigilo y pillar a los enemigos por la espalda para acabar con ellos silenciosamente siempre es un buen plan. Y más cuando contamos con tantas posibilidades para hacerlo.

Aunque podríamos haber poseido a un pez o una rata para acceder por las malolientes alcantarillas, ayer no nos apetecía ensuciarnos y preferimos acceder a un edificio cercano a la mansión de lady Boyle para después alcanzarla saltando entre balcones. Una vez dentro de la fiesta de máscaras, nos encontramos con otro problema: hay tres ladys Boyle, o mejor dicho, tres mujeres que visten como ella y que llevan su máscara. ¿Cual es la culpable? Podemos ir por las bravas, matar a las tres y así, misión cumplida, aunque de esta forma mataríamos a dos inocentes y nos llevaría a un combate desigual contra los guardias de la mansión.

Por ello, preferimos mezclarnos con los aristócratas de la fiesta (ya sabéis que Corvo lleva su propia máscara, aunque sea muy fea como se encargarán de recordarnos algunos de los invitados) y, mientras les robamos la cartera, buscar información por todos los rincones de la mansión, accediendo a los lugares restringidos suplantando a guardias o colándonos, como ratas, en los conductos de ventilación. Al final, encontramos pruebas concluyentes y eliminamos limpiamente a la culpable. Os aseguramos que no pegamos ni un solo tiro en toda la misión (porque no quisimos, claro).

De hecho, uno de los principales retos que ofrecerá Dishonored es acabar el juego sin matar a ningún enemigo. Según nos comentaron sus responsables, esto será posible aunque es muy dificil. y requiere paciencia y pensar un poco. ¿Queréis un ejemplo? Hay un momento del juego en el que tendremos que participar en un duelo (sí, como los del oeste). Si matamos a nuestro adversario, ya no lograremos ese reto. Y si nos dejamos matar, game over, claro. ¿Cómo salir vivo de un duelo sin matar a tu rival? Pues se puede, pero no os vamos a hacer el spolier (estaré encantado de leer vuestras teorias al respecto en los comentarios de abajo, si es que os atreveis a elucubrar alguna).

Lo que más nos ha gustado de este nuevo contacto con Dishonored es que, efectivamente, ofrece mucha libertad para resolver las disitnas situaciones y gran libertad de movimientos (lo que desembocará en distintos finales). Además, su original ambientación (entre futurista, decadente y victoriana) nos tiene hechizados. Pero no os vamos a engañar: el juego no es gráficamente deslumbrante, aunque cumple perfectamente con su cometido en este sentido.

Dishonored será una aventura en primera persona diferente (pese a su perspectiva no podemos llamarle shooter). Salvando las distancias, está en la línea de juegazos como Half-Life 2, Deus Ex: Human Revolution o los ya mencionados BioShock. Comparte con ellos una ambientación absorbente, originales armas y poderemos y bastante libertad de acción, Pronto os ofreceremos el análisis de Dishonored y comprobaremos si en Arkane Studios han logrado que su última producción pueda equipararse, en terminos de calidad, a los juegazos anteriormente citados.

Lecturas recomendadas