Reportaje

Avance de Sleeping Dogs Definitive Edition

Por Alberto Lloret
-

Sleeping Dogs, el exitoso sandbox ambientado en Hong Kong que nos contaba la historia de Wei Shen, un poli infiltrado en una Triada, vuelve dos años después para la nueva generación (y el PC) con una edición definitiva que añade todo el contenido descargable y mejoras técnicas de todo tipo…

Hace poco más de dos años analizamos Sleeping Dogs para PS3 y Xbox 360, el sandbox de United Front Games que, sin alcanzar el refinamiento técnico de otros títulos del género, encandiló con su ambientación y, sobre todo, su jugabilidad. A las mecánicas habituales se añadía la explosiva acción del cine asiático, con espectaculares combates cuerpo a cuerpo, acrobáticas acciones como saltar de un coche a otro en marcha y otros detalles. Todo con un levísimo poso rolero (que nos permitía mejorar al protagonista en diversas áreas) y un abundante DLC que engordó sus posibilidades.

Y ahora nos llega Sleeping Dogs Definitive Edition, una revisión HD con todo el contenido descargable (que no es poco) y que además mejora algunos aspectos del juego. La historia es la misma, sí, pero todo en general luce mejor en PS4, que ha sido la versión que hemos probado. La resolución nativa es 1080p y se mueve a 30 frames por segundo. Sobre este último punto, sus creadores estuvieron probando los ansiados 60 fps, pero optaron por bloquearlo a 30 porque el resultado final no lucía igual de bien que a 30. O eso, al menos, esa es la postura oficial…

Las texturas en alta definición y los gráficos a 1080p no son las únicas novedades en la parte técnica. Para la ocasión también se han incluido nuevos efectos gráficos (niebla y humo volumétrico), sistemas de partículas más complejos, mejores efectos de iluminación (oclusión ambiental incluida), escenarios más recargados de personajes (alrededor de un 25% más en pantalla), rostros de los protagonistas remodelados –ahora dejan mayor nivel de detalle -, se han mejorado los reflejos, etc.

Las 4 misiones que hemos podido jugar, todas de noche y con lluvia, nos han mostrado una visión más hermosa del Hong Kong que recordábamos por las versiones de PS3/360, mucho más recargada y con más elementos en pantalla, con calles más animadas y, en general con más detalle, apreciable en todo, desde las prendas de ropa de Wei Shen al más ínfimo detalle de los puestos callejeros. En ningún caso estamos ante un desarrollo planteado desde cero para la nueva generación, algo que se nota, pero las mejoras hacen que la experiencia sea más vistosa que en las anteriores consolas.

No vamos a destripar las 4 misiones que hemos jugado, tanto de la campaña principal como del DLC, pero con ellas hemos podido “refrescar” los principales rudimentos de Sleeping Dogs, desde su ágil sistema de combate con contras a lo Batman Arkham, su conducción arcade con detalles “locos” como desplazarnos levemente de forma lateral para evitar embestidas de otros coches durante las persecuciones, intensos tiroteos con opción de parapetarnos o saltar por encima de obstáculos a cámara lenta… todo sigue en su sitio, pero con añadidos aquí y allá que dejan mejores sensaciones.

Sirvan como ejemplo uno de los principales estandartes de Sleeping Dogs: los combates cuerpo a cuerpo. En las peleas que ofrecerán las consolas de nueva generación habrá muchos más elementos interactivos y destructibles, como baldas repletas de macetas y plantas por las que podemos pasear el rostro del enemigo al que tengamos agarrado. Es solo un detalle, pero ayuda a que la acción sea aún más espectacular y parecida a la que nos ha dejado el cine de acción asiático.

Como decimos, las misiones son las mismas que en PS3 y en ese sentido, se mantendrá todo intacto, desde su cuidado doblaje en inglés, la enorme y variada banda sonora, las escenas de vídeo con niveles de violencia recomendados para mayores de 18 años… Pero gracias a la interminable lista de armas y vehículos que ofrece el juego con el DLC incluido (hemos visto los listados gracias a los menús debug que ofrecía la beta), lo cierto es que la forma de superar las misiones podrá ser muy distinta. Hemos probado un lanzagranadas con munición de humo (con un logrado efecto que dificulta la visión) y un vehículo equipado con metralletas y un disruptor EMP para inutilizar vehículos.

Y, si seguimos hablando del DLC, estará absolutamente todo lo que se lanzó para PS3, que no fue poco (en total 25 contenidos). Sus creadores lo han integrado en Definitive Edition de una forma similar a la vista en Saints Row IV Game of The Century Edition. Por un lado, la mayoría de este DLC aparece dentro de la aventura, como los trajes especiales (que homenajean a juegos de Square Enix del calibre de Hitman, Deus Ex y Just Cause) o la equipación que nos da habilidades extra (como causar más daño), que se podrán comprar en las tiendas de ropa del juego.

Lo mismo es aplicable para las armas o los vehículos especiales. Incluso algunas tareas especiales de los DLC aparecerán en el mapa como misiones extra, como el torneo Zodiac. Por otra parte, en el menú principal del juego, aparte de las opciones habituales, como empezar una nueva partida o continuar la existente, se han añadido también menús específicos para cada uno de los dos paquetes de misiones que llegaron vía descarga. Es decir, “Pesadilla en Northpoint” y “El año de la serpiente”, que están fuera de la aventura.

Y esto es, a grandes rasgos, lo que hemos podido ver en nuestro primer contacto con Sleeping Dogs Definitive Edition, un sandbox que promete mantener su vitola de mundo abierto con una ambientación y jugabilidad única, divertido y con ideas propias, que con todo el DLC incluido y las mejoras técnicas introducidas tiene muchas papeletas para convencer a todos aquellos que se lo perdieron en la anterior generación y que, en la nueva, deberían darle una oportunidad.

Pero, al mismo tiempo, la ausencia de los 60 fps (algo que demandan un nutrido grupo de jugadores), el precio (59,99 euros) y la sombra de otros sandbox, como el multimillonario en ventas GTAV (que está exhibiendo mayor músculo técnico y cambios visuales más radicales), podrían restarle atractivo a uno de los mundos abiertos más interesantes de los últimos tiempos. En breve, nuestro análisis para salir de dudas…

Lecturas recomendadas