Reportaje

Avance de Starcraft 2 Heart of the Swarm

Por Sergio Gracia
-

Vuelve una de las sagas con las partidas multijugador más competitivas y emocionantes del género de estrategia en particular y los videojuegos en general. Blizzard Entertainment ha sabido ofrecer las suficientes novedades como para que esta expansión independiente nos sepa a juego totalmente nuevo.

La Reina de Espadas nunca había estado tan remolona y perezosa, pues desde que descubrimos el final de Starcraft II Wings of Liberty han pasado dos años y medio... ¡Algunos tendremos que rejugarlo para acordarnos de todos los detalles, si no queremos perder comba en la campaña de Starcraft II Heart of the Swarm! La cuestión es que la espera está llegando a su fin y el próximo día 12 de marzo Kerrigan volverá a guiar a su querido Enjambre hacia la victoria... ¿o no? El estado actual de la colmena Zerg no es el mejor que recuerda su especie, pero para eso estamos nosotros, para salvarlos de la extinción o, al menos, intentarlo.

Como ya sabéis, Blizzard Entertainment es muy dada a probar una y otra vez sus juegos antes de lanzarlos al mercado, y para ello suelen recurrir, en varias etapas de testeo, a los fans de las diferentes y exitosas franquicias que poseen. Con Starcraft II Heart of the Swarm no iba a ser diferente, por supuesto, y ya son decenas de miles de jugadores los que están cazando bugs, aconsejando de cómo podrían nivelarse las viejas y nuevas unidades y, claro está, entrenando y disfrutando de un modo multijugador que está llamado a coger el relevo de su antecesor (Wings of Liberty) en el mundo de la competitividad gamer, y este testigo pesa lo suyo.

¿Qué comodines se habrá sacado de la manga Blizzard para que los jugadores no añoren las partidas Online que vienen echándose desde el pasado mes de julio de 2010? ¿Cómo conseguirán, además de con la campaña, que nos interesemos por Starcraft II Heart of the Swarm? Descúbrelo a continuación.

Viejos conocidos y nuevas promesas

Si la expansión de un juego de estrategia como Starcraft II llegase sin ningún tipo de novedad en lo referente a unidades, pieza angular de su dinámica, no sentiríamos... cómo decirlo, más bien estafados, pero por suerte esa no es una costumbre muy extendida y, de hecho, lo extraño sería que no se evolucionase en ese sentido. Heart of the Swarm nos ofrece una serie de nuevas incorporaciones para cada una de las razas, y éstas son tan interesantes como las que ya conocíamos anteriormente.

Empecemos por los Zerg, al fin y al cabo son quienes van a tener gran parte del protagonismo en Starcraft II Heart of the Swarm. El ejército del enjambre recibe al Viper, una unidad voladora que puede atraer a otras hacia su posición para desprotegerlas o lanzar una 'bomba de humo' en mitad del combate con la que reducir el rango de ataque. Además se incluye el Swarm Host, un repugnante ser capaz de meterse bajo tierra (como otros muchos Zerg) y generar continuamente pequeñas criaturas que no dejarán de atacar y acechar al ejército enemigo

El ejército Terran celebra la inclusión de las Widow Mine, las cuales se pueden acoplar a cualquier enemigo, tanto aéreo como terrestre, que pase cerca. La explosión tardará unos segundos en tener lugar, pero si resulta en un grupo concentrado de unidades las pérdidas pueden ser devastadoras. Además los Hellion pueden transformarse de manera similar a la que lo hacían los Vikings.

Para terminar tenemos a la reza más mística y avanzada tecnológicamente de las tres, los Protoss, quienes tendrán su propia expansión con Legacy of the Void. Estos son los únicos que reciben tres unidades completamente nuevas, todas ellas voladoras. Primero tenemos la Oracle cuyo objetivo será el de proteger al resto de unidades de su ejército previniendo posibles ataques. A continuación está la Mothership Core, la cual cuenta con tres habilidades para atacar, teletransportar y ralentizar. Por último está el Tempest, una nave capaz de atacar a grandes distancias fuera del rango de fuego de las tropas contrincantes.

Mejorando la campaña

Como ya hemos dicho, el modo campaña traerá consigo un buen puñado de cambios, pero éstos estarán basados en la naturaleza de los Zerg y no supondrán un avance real en el resto del juego, es decir, su multijugador. Ahora bien, eso no quiere decir que no sean dignas de mención, así que allá vamos.

A medida que avancemos Sarah Kerrigan irá obteniendo experiencia y subiendo de nivel, lo que nos permitirá desbloquear nuevas y útiles habilidades para usarlas en el campo de batalla. Ésta novedad con toques de RPG será algo nunca visto antes en la franquicia, una saga en la que los términos 'experiencia' y 'subida de nivel' eran totalmente desconocidos. Ahora bien, no se trata de una evolución del personaje en tiempo real, en mitad de una partida, sino que veremos su avance al terminar cada misión.

Otra de las modificaciones o, mejor dicho, adaptaciones más notables con respecto a Wings of Liberty es la Cámara de Evolución que hará las veces de la toma de decisiones para escoger nuevas unidades en el juego de los Terran. Aquí podremos jugar a ser Dios y escoger por qué camino deberá evolucionar o mutar una unidad, obteniendo unas u otras mejoras para adaptarlas a nuestro estilo de juego.

Competición en estado puro

Dejamos atrás la campaña y volvemos con el multijugador, el cual hemos podido probar a fondo gracias a la beta del juego. Ya os hemos hablado de las novedades en las unidades, pero ahora toca comentar el resto de funcionalidades que harán de Starcraft II Heart of the Swarm la mejor experiencia en juego competitivo de un título de estrategia en tiempo real, y es que Blizzard Entertainment ha pensado muy mucho en todo tipo de jugadores, tanto los más experimentados como los que se están iniciando, ofreciendo ayudas y herramientas útiles para unos y otros y potenciando aún más la competitividad.

Las herramientas sociales nos permitirán crear grupos y clanes. Los grupos están pensados para, sencillamente, reunir gente que comparta gustos por un mismo tema, algo así como los diferentes canales de chat, pero mucho más dinámico y sencillo a la par que completo. Los clanes, por su parte, servirán para reunirnos en equipos y hacer más eficaz la interacción entre los diferentes miembros, apuntarnos a torneos o permanecer al tanto de todas las novedades que tengan que ver con la plantilla. Éstos requerirán de invitación previa para poder entrar.

Los jugadores noveles no tendrán de qué preocuparse en las partidas multijugador, porque antes de dar el salto al sistema Online podrán practicar con la Inteligencia Artificial de dos formas: en entrenamiento, donde el juego nos dará valiosos consejos de qué hacer a continuación o cómo controlar a nuestro ejército y en 'matchmaking' contra la IA, muy similar a las partidas contra jugadores reales pero siendo la máquina la que se adaptará a nuestro nivel.

Una de las novedades más interesantes y alucinantes, de las que nos serán de gran ayuda para mejorar y aprender, recae directamente sobre las repeticiones. Si antes podíamos volver a divisar una partida una y otra vez con todo tipo de información útil en pantalla, ahora también tendremos la oportunidad de 'cambiar el transcurso de la historia' entrando directamente a tomar el control de uno de los ejércitos, pudiendo practicar con otras estrategias para saber cómo nos habría ido si hubiéramos tomado otras decisiones. El salto de la repetición a la partida en vivo, controlada por nosotros, es rápido y de lo más cómodo.

En definitiva, Starcraft II Heart of the Swarm no podía tener una mejor pinta. Nos espera una grandiosa campaña llena (o al menos eso esperamos) de grandes revelaciones y avances en la historia de la franquicia, pero lo mejor de todo llegará en el modo multijugador, el cual se nos antoja tan clásico y a la vez tan novedoso.

Lecturas recomendadas