Reportaje

Avance de Tales of Zestiria

Por Thais Valdivia
-

El juego que conmemora los veinte años de vida de la saga Tales of, Tales of Zestiria, está más cerca que nunca de llegar a nuestro país. Estas son nuestras primeras impresiones.

Veinte años no se cumplen todos los días, y más teniendo en cuenta de que estamos hablando de una saga de videojuegos tan conocida y querida como es Tales of. Para celebrar este acontecimiento tan especial los chicos de Namco Tales Studio no han dudado en desarrollar un título que estuviera a la altura de las circunstancias. Como bien sabéis, dicho proyecto es Tales of Zestiria, una nueva y gigantesca aventura que vio la luz en Japón el 22 de enero de este mismo año. En nuestro país sólo debemos esperar unas semanas más para poder catarlo tanto en PlayStation 4 como en PlayStation 3 y PC. 

Un viaje hacia la redención

Sorey es un alegre y simpático joven que adora la arqueología y desentrañar todos los secretos que inundan su mágico mundo. Asimismo, el chico es capaz de ver y comunicarse con los serafines, una raza muy especial que, debido a la oscura naturaleza del ser humano, prefiere mantenerse alejada del bullicio. Un día, Sorey, junto a su gran amigo Mikleo, conoce a Alisha, valiente princesa de un reino vecino. Este encuentro deriva en multitud de sucesos inesperados que llevan a Sorey a erigirse como Pastor, una figura ancestral con un poder sobrenatural que debe salvar al mundo de la malicia y de aquellos que se hayan dejado corromper por ella, pues todo aquel que se deje llevar por la maldad está condenado a convertirse en un monstruo. Por si esto no fuera poco, una guerra entre dos reinos muy poderosos está a punto de estallar. ¿Qué es lo que hará Sorey al respecto?

La historia de Tales of Zestiria, al igual que las de anteriores entregas, engancha desde un primer momento gracias a la personalidad del dúo principal compuesto por Sorey y Mikleo. Posteriormente, la llegada de personajes tan dispares como Edna y Lailah consigue darle mucha más variedad a la aventura. Si sois fieles seguidores de la saga Tales of seguro que determinados momentos de la historia os recuerden a Tales of Symphonia, aunque desde luego eso no es un punto negativo, ni muchos menos (no podemos concretar más para no meteros ningún spoiler innecesario). 

Sin esperas todo se lleva mejor

Al igual que el resto de títulos de la saga, este Zestiria es un JRPG en tercera persona en el que lo más importante es ir avanzando por todo tipo de enormes localizaciones e ir realizando tareas tales como encontrar determinado objeto importante, hablar con un personaje concreto y, de paso, y tal y como hemos dicho antes, terminar con la malicia que corrompe tanto a personas como a serafines. Esto se lleva a cabo mediante nuestra colaboración con los serafines que acepten convertirse en Señores de la Tierra y servir al Pastor bendiciendo a una localización concreta. Una vez que éste ocupe su puesto y haya cogido las riendas del territorio que le asignemos, es hora de aumentar el nivel de bendición por medio de combates en escenarios especiales y también realizando ofrendas para subir de rango. Estas ofrendas pueden ser cualquier objeto que tengamos en el inventario.

En el párrafo anterior parecía que nos habíamos saltado un pilar básico del juego, pero no es así, porque un Tales of no sería un Tales of si no hay combates en tiempo real de por medio. En esta ocasión son más 'en tiempo real' que nunca, pues en el instante en que nos cruzamos con uno de los insistentes enemigos (ya no son tan fáciles de esquivar) inmediatamente debemos comenzar a pelear. Atrás parece que han quedado esos segundos de espera en los que nos "transportábamos" a un escenario realizado única y exclusivamente para el combate. Ahora todo es mucho más rápido y fluido, lo que es de agradecer.

Centrándonos en el sistema de combate en sí, el cual se hace llamar Fusionic Chain Linear Motion Battle System, podemos decir que es un acertado conglomerado de elementos que hemos podido disfrutar en anteriores juegos de la saga. Aparte de los ataques normales que podemos encadenar para realizar combos letales, también tenemos habilidades especiales que previamente hay que equipar al personaje que queremos controlar, pues aunque el protagonista es Sorey podemos perfectamente manejar a otro protagonista en cualquier momento. Unos protagonistas que poseen estilos muy distintos y visualmente bien implementados en la dinámica del juego. Por supuesto, cada uno es capaz de lanzar un devastador ataque final.

Siguiendo con los combates, lo más importante de ellos en esta ocasión es la Armatización. Esto nos permite invocar el poder de un serafín que tengamos en nuestro grupo y así unirnos a él y empuñar un arma especial estrechamente ligada a la naturaleza del serafín con el que nos hayamos fusionado (fuego, agua, tierra, etc.). Estar en estado Armatizado, además de cambiarnos el aspecto, nos aumenta el poder de ataque y nos vuelve mucho más fuertes que antes, lo que hace que la balanza se decante a nuestro favor si sabemos bien qué serafín es quien mejor nos conviene en determinado momento. Para escoger con qué compañero queremos Armatizarnos no tenemos más usar la cruceta del mando. 

Un gran mundo por descubrir

Antes de que salieran los primeros avances del juego, sus responsables hicieron mucho hincapié en que el mundo que nos iban a presentar nos sorprendería por ser mucho mayor que los anteriores. Dicho y hecho. En el momento en que podemos salir al exterior nos encontramos con un enorme y bonito mapeado que recorrer para descubrir todos sus secretos y tesoros ocultos.

Gráficamente, Tales of Zestiria sorprende por su estética medieval y sus coloridos escenarios que van desde una capital de reino llena de detalles hasta una peligrosa gruta repleta de telarañas pegajosas que hay que quitar del camino para poder seguir. Tampoco dejamos pasar la fluidez con la que se pasa de estar 'in game'  a una secuencia especial. Eso sí, en la versión de PlayStation 4 hemos sido testigos de leves bajadas de frames y del tan temido popping.

El apartado sonoro también se merece una mención especial gracias al trabajo realizado por Motoi Sakuraba, quien ha sabido captar a la perfección todo lo que ofrece el intrincado mundo de Tales of Zestiria. Melodías de corte medieval, temas más melancólicos para los momentos dramáticos... Uno de los puntos fuertes del juego, desde luego. Todo ello se une a un doblaje al inglés aceptable, aunque la incursión de la versión original en japonés sí que es algo que celebrar, pues ya podemos escuchar a estos personajes tal y como fueron creados en un primer momento. Para entenderles, por supuesto, tenemos los subtítulos en castellano.


Tales of Zestiria llega a España el 16 de octubre a PlayStation 4 y PlayStation 3 (el 20 de octubre saldrá en PC) con el objetivo de que acompañemos a Sorey y compañía en un extenso y emocionante viaje que no podréis abandonar hasta que lo terminéis al completo. ¿Queréis soplar las velas del vigésimo aniversario de la saga Tales of con nosotros?

Lecturas recomendadas