Sombras de Guerra
Reportaje

Avance de La Tierra Media: Sombras de Guerra para PS4, One y PC

Por Rafael Aznar
-

Un avance de La Tierra Media: Sombras de Guerra es lo único que han necesitado Monolith y Warner Bros para que los fans de El Señor de los Anillos volvamos a estar en ascuas, mirando al Monte del Destino. El 25 de agosto, las hordas de orcos volverán a campar a sus anchas, pero Talion y Celebrimbor les darán jarabe de anillo mientras conquistan todo Mordor, desde Minas Morgul hasta Cirith Ungol, pasando por el llano de Gorgoroth o Barad-dûr. ¡Ash nazg gimbatul!

Cual Frodo Bolsón, hemos peregrinado hasta las oficinas de Warner Bros en Londres y traemos un avance de La Tierra Media: Sombras de Guerra, un juego cuya existencia se daba por hecha, pero que no fue anunciado oficialmente hasta la semana pasada. Monolith Productions ha estado fraguándolo en secreto en los fuegos del Monte del Destino y apenas tendremos que esperar medio año para ver a Talion y Celebrimbor librar su segunda guerra contra Sauron.

La primera entrega de la saga, Sombras de Mordor, llegó a finales de 2014, casi a la par que La batalla de los cinco ejércitos, la última parte de la trilogía cinematográfica inspirada en El Hobbit. Su historia, ajena al canon de Tolkien, hizo que algunos puritanos enarcaran la ceja, pero quien más y quien menos tuvo que acabar bajándola para rendirse a la evidencia: era un juegazo, y eso se tradujo en nada menos que 5,78 millones de copias físicas entre todas sus versiones (PS4, Xbox One, PC, PS3 y 360), según VG Chartz. El 25 de agosto, ya sin coincidir con ningún semejante del celuloide, tendremos el codiciado tesoro en forma de secuela. ¡Gollum!

Son Talion y Celebrimbor, espectros, ni vivos ni muertos

Aunque carece de numeración, el juego será una secuela directa. Si no habéis jugado, esquivad este párrafo como si de una hoja de Morgul se tratara, pues se avecina un ligero destripe. La primera entrega acababa justo cuando Talion y Celebrimbor derrotaban a la Mano Negra de Sauron y el espectro anunciaba su intención de partir a los Puertos Grises. Sin embargo, el montaraz le convencía de ir a rematar a Sauron, para lo cual necesitarían crear un nuevo anillo de poder... Pues bien, ahí será, exactamente, donde dé comienzo la nueva guerra, en una ventana temporal ubicada entre los hechos de El Hobbit y los de La Comunidad del Anillo. Para quien no jugara a la anterior entrega, se incluirá una recopilación de hechos.

Como se pudo ver en el tráiler de la semana pasada, el simbiótico dúo protagonista se adentrará en el Monte del Destino y forjará un nuevo anillo. Por algún sortilegio, el espectro quedará ligado a él, de la misma forma en que el espíritu de Sauron está vinculado al anillo único. La historia de la anterior entrega, aun siendo correcta, flojeaba, pero Monolith asegura que se ha dado mucho más peso a la narrativa en esta ocasión, tanto en las misiones principales como en las secundarias. Por lo pronto, sabemos que la mujer del tráiler CG, a la que deberemos buscar, jugará un importante papel, y también volverá Gollum, cuya presencia seguro que se os pasó por alto en el vídeo de la semana pasada (buscadle en el segundo 0:19-0:20, a la izquierda de la imagen). El objetivo último será erigir un ejército que se alce contra el Señor Oscuro, que no tenemos muy claro si aparecerá en forma de ojo sin párpado, rodeado de llamas, o si se hará corpóreo.

En la tierra de Mordor, donde se extienden las sombras

Sombras de Guerra tendrá un planteamiento de sandbox, como su predecesor, pero su mundo abierto será mucho más variado y consistente. Si recordáis, la primera entrega contaba con dos mapas separados, pero muchas zonas icónicas de Mordor se quedaron en el tintero. Eso va a cambiar y, si sois fans acérrimos de El Señor de los Anillos, ya os podéis frotar las manos, brindar con rica cerveza de malta y asar carne deshuesada. Esta vez, se ha planteado un mundo con varias áreas conectadas por el típico viaje rápido, entre las que se contarán lugares tan icónicos como Barad-dûr, Osgiliath, Minas Ithil (que se acabará convirtiendo en Minas Morgul), Cirith Ungol, el llano de Gorgoroth, Nurnen, Seregost…

No sólo eso. El abanico de enemigos también se ha ampliado y harán acto de aparición algunos de los mayores villanos del universo creado por J.R.R. Tolkien. Por ahora, podemos confirmar a Sauron, al Rey Brujo de Angmar, al resto de Nazgûl o a un Balrog. Previsiblemente, deberían plantarnos cara en forma de jefes finales, pero no es algo que podamos confirmar, por el momento.

El tiempo del orco ha llegado

Si hubo algo que encumbró a la primera entrega de la saga, fue su genial sistema Némesis, que pensábamos que otros estudios no tardarían en copiar, pero, sorprendentemente, no ha sucedido tal cosa. La Tierra Media: Sombras de Guerra lo va a volver a poner sobre el tablero, y de una forma aún más ambiciosa de lo que pensábamos. Durante nuestra visita a las oficinas de Warner Bros, pudimos ver una completa demostración de cómo funciona la nueva especificación del sistema, que ya no se limita a los enemigos, sino que se hace extensible también a los escenarios.

La Tierra Media: Sombras de Guerra

Por si no estáis familiarizados con él, el concepto de Némesis aludía a la organización de los enemigos que habitaban el mundo. Así, los orcos contaban con varios rangos de jerarquía que eran dinámicos. Por ejemplo, uno que fuera un simple soldado podía ascender a capitán y, más tarde, a general, según sus méritos. No sólo eso: todos los orcos se generaban de forma aleatoria, tanto en lo que a anatomía y diseño se refiere como en lo que a fortalezas y debilidades respecta. Los propios orcos podían tener sus propias guerras entre ellos, pero Talion también tenía mucho que decir, al poder atraerlos a su causa. Aparte, los enemigos se acordaban de nosotros, lo que daba pie a minihistorias de venganza. Todo eso fue una bocanada de aire fresco allá por 2014.

Lejos de volver a replicar lo mismo, Monolith ha puesto un gran énfasis en mejorar el sistema Némesis. Para empezar, los orcos ya no se limitarán a los Uruk-hai, sino que habrá mucha más variedad, lo que repercutirá en sus fortalezas y debilidades. De hecho, habrá diferentes tribus. En la demo, se podía ver a unas moles que cargarán con grandes armas, como cabezas de lobo, y que, además, podrán derribar grandes estructuras.

La Tierra Media: Sombras de Guerra

Gracias al sistema Némesis, la conquista de fortalezas será infinitamente mejor que en la primera entrega, ya que cada una adaptará su estructura, sus defensas y hasta su diseño de forma aleatoria, según las características del orco que esté al mando. Por ejemplo, si el señor de la fortaleza es experto en armas de fuego, puede que, a la hora de abordar las puertas, nos tiren aceite y le prendan fuego. En relación con eso, no estaremos solos en la toma de los enclaves enemigos, sino que contaremos con nuestro propio ejército, que seguirá nuestras órdenes. De nuevo, Talion podrá reclutar orcos y pedir que le acompañen o que marchen a realizar diferentes tareas.

Conoce los mejores juegos de El Señor de los Anillos en este enlace.

La escala de las batallas será demencial. La que hemos visto nos ha recordado mucho a dos de las más icónicas de los libros y las películas: la del Abismo de Helm y la de los Campos del Pelennor. El enfoque será bastante cinematográfico, de modo que, cuando vayamos a una fortaleza, veremos un pequeño vídeo de presentación, con los orcos bramando antes de recibir una lluvia de flechas de fuego y piedras lanzadas desde catapultas. Tendremos que conquistar las fortalezas poco a poco, por niveles. La de la demo era bastante vertical, lo que nos recordó al sitio de Minas Tirith. Así, Talion podía trepar por los muros y ayudar a su ejército desde dentro, de cara a abrir grietas en las puertas. En relación con eso, y de nuevo esto da cuenta de la grandeza del sistema Némesis, podremos infiltrar soldados en las filas enemigas, lo que tal vez sirva para contar con trampas explosivas con las que derrumbar muros o para que tengamos un francotirador a nuestro servicio. Además, cuando nos tropecemos con los mandos intermedios del ejército enemigo, saltarán escenas de vídeo y otras con tiempo bala que, realmente, nos harán sentir parte de un conflicto vivo y creíble.

La Tierra Media: Sombras de Guerra

Cuando tomemos una fortaleza, deberemos decidir a cuál de nuestros subalternos le cedemos su control, lo que, de nuevo, hará que su diseño y sus defensas se puedan readaptar de cientos de formas. Por ejemplo, habrá algunos que apostarán por la hechicería, otros por el fuego, otros por huargos… Esto será fundamental, pues las fuerzas de Sauron contraatacarán. Aparte, el hecho de tener esos enclaves bajo nuestra influencia dará pie a nuevas misiones y recompensas.

Nada puede acabar con el poder del anillo

La jugabilidad de la primera entrega bebía de fuentes muy claras, como Batman Arkham y Assassin’s Creed, y Sombras de Guerra va a seguir por el mismo camino. Habrá algo de plataformeo y parkour, pero la palma se la llevará el sistema de combate, tanto cuerpo a cuerpo como a distancia, que hará gala de nuevos trucos. Para empezar, el anillo que llevaremos nos conferirá habilidades adicionales, aunque habrá ciertos enemigos que podrán anularlas. De nuevo, habrá que analizar a cada orco para saber cuáles son sus fortalezas y sus debilidades. En cualquier caso, con mayor o menor esfuerzo, casi todos sucumbirán a la espada, con la que podremos hacer decapitaciones de lo más salvajes. El sistema de combos dará pie a espectaculares ‘coreografías’.

La Tierra Media: Sombras de Guerra

Una novedad importante es la relativa a las monturas. En la primera entrega, sólo podíamos echar mano de huargos, pero, en esta ocasión, habrá una especie de dragones con los que podremos volar y lanzar llamaradas. Esto abrirá una dimensión vertical para las refriegas, y no os preocupéis, porque habrá enemigos que sabrán cómo bajarnos, así que no será coser y cantar. Asimismo, se ha puesto más énfasis en las mecánicas roleras. La personalización será mayor, y podremos recoger equipo de los enemigos caídos. Por ejemplo, en la demo, pudimos ver cómo un mandamás enemigo soltaba una armadura de Rohirrim. En ese sentido, aunque el juego sólo se ambientará al sur de la Tierra Media, parece que los fans podremos disfrutar de todo tipo de alusiones al universo de Tolkien.

El apartado técnico nos ha dejado sensaciones encontradas. Teniendo en cuenta que esta entrega ya no será intergeneracional, esperábamos ver un mayor salto en el acabado general, pero lo cierto es que no se aprecia una gran evolución respecto a Sombras de Mordor. Puede ser porque aún sea una versión preliminar, pero su nivel parece lejano al que ha ofrecido otro sandbox como Horizon: Zero Dawn, por ejemplo. No obstante, la recreación de Mordor y de la imaginería de El Señor de los Anillos hará gala de una dirección artística genial, inspirada directamente por las películas de Peter Jackson. La música, aunque no es la de Howard Shore, también hará gala de partituras épicas.

La Tierra Media: Sombras de Guerra

Warner Bros ya ha confirmado que, en España, también recibiremos la edición Mithril, que, por 300 euros, incluirá una estatua de un Balrog luchando contra un dragón, una caja con un anillo de poder, una caja metálica, un cofre de mithril, un cofre de oro, un mapa de tela de Mordor, la banda sonora, litografías, pegatinas y acceso a los contenidos descargables. Los DLC serán cuatro en total: dos de ellos para el sistema Némesis (La tribu de la muerte y La tribu de los forajidos) y dos episodios de historia (La espada de Galadriel y La desolación de Mordor). Lo único que se sabe de estos dos últimos es que estarán protagonizados por nuevos personajes.

Con esto, damos por concluido el avance de La Tierra Media: Sombras de Guerra y os emplazamos al número 309 de Hobby Consolas, donde podréis leer un reportaje especial, con materiales exclusivos, más datos y una entrevista al director creativo Michael de Plater. Sauron y sus Nazgûl no saben la que se les viene encima: Talion y Celebrimbor van a por ellos con un nuevo anillo para gobernarlos a todos, encontrarlos, atraerlos y atarlos en las tinieblas, en la tierra de Mordor, donde se extienden las sombras.

Lecturas recomendadas