Reportaje

Avance de Tomb Raider: Definitive Edition

Por Borja Abadie
-

Lara Croft dará el salto a la nueva generación con Tomb Raider: Definitive Edition, una puesta a punto técnica de uno de los mejores juegos de 2013. En Square-Enix están empeñados en darle un nuevo lavado de cara a Lara, pero... ¿no es demasiado jovencita para este tipo de cirugía poligonal?

No se cumple ni un año desde que apareció en PS3 y Xbox 360 la novena entrega de Tomb Raider, el reinicio de la mítica saga que para muchos (entre los que se incluye gentuza como yo) ha sido de lo mejorcito del 2013. Como nadie debería perderse algo tan bueno, en Square-Enix han decidido lanzar una versión en PS4 y Xbox One, aprovechando la mayor potencia gráfica de las nuevas consolas.

Aunque ni Square-Enix ni Crystal Dynamics han dicho nunca lo contrario conviene aclarar, antes de todo y tras haber jugado nuestras primeras partidas en PS4, que el desarrollo es exactamente igual al de PS3 y 360. Se han incluido todos los contenidos descargables aparecidos para el juego, pero no esperéis vivir una nueva aventura o que Lara tenga nuevas habilidades. Se trata de un lavado de cara a nivel técnico al que se le han añadido unos cuantos regalitos: las versiones digitales del cómic de Dark Horse, el libro de arte de Brady Games y los vídeos del documental The Final Hours. Los que reserven la nueva versión, además, recibirán un libro de arte Premium en formato físico.

Lavado de cara poligonal

Lo más llamativo de esta versión será su nuevo aspecto gráfico. Como no puede ser de otra manera (aunque algunos aún no se hayan enterado de que el estándar mínimo debería ser éste) el juego correrá a 1080p nativos y 60 frames por segundo, lo que de primeras ya supondrá un cambio significativo en el acabado final. Además, el modelo de Lara ha sido completamente rehecho utilizando varias técnicas.

Por un lado se ha aumentado la cantidad de polígonos de la cara de lara hasta en 5 veces y se ha implementado la tecnología TRESS FX que simula a la perfección los movimientos del pelo de Lara (como ya vimos en la versión de PC). Y esto sólo hablando de Lara. Para alguien que, como yo, haya jugado la versión original resulta extraño. Y es que la nueva Lara es algo distinta. El acabado es tan realista que esos pequeños cambios hacen que la protagonista parezca otra. No es nada malo, todo lo contrario, pero es un detalle que llamará la atención de los que repitan aventura.

La calidad de todas las texturas se ha cuadruplicado para ofrecer mucho más detalle y los efectos de partículas han ganado en calidad y en cantidad (entre 4 y 15 veces más efectos dependiendo del escenario) para que todo sea más espectacular. Incluso han mejorado las simulaciones físicas para hacer que el entorno (se nota sobre todo en la vegetación) reaccione de un modo mucho más realista al paso de Lara, las explosiones, el fuego, la lluvia, etc...

Las sombras y la iluminación también han sufrido mejoras, con partículas que sólo se pueden ver cuando la luz pasa por ellas (como la lluvia) y con una recreación más realista de los efectos que produirá la luz al chocar con distintas superficies, como la vegetación, los edificios y hasta la propia piel de Lara.

¿Un cambio sólo superficial?

Como véis, la gran novedad de esta entrega será su nuevo aspecto gráfico, pero también aprovechará algunas de las otras capacidades de las nuevas consolas. En Xbox One aprovecharemos Kinect para algunos comandos de voz (aún no han desvelado para qué valdrán), para girar los coleccionables que encontramos en el menú o para mover la cámara en determinadas escenas. En PS4 también habrá comandos de voz, e incluso veremos como el indicador luminoso de nuestro DualShock 4 se vuelve rojo y naranja al llevar una antorcha, por ejemplo.

Aún es muy pronto para saber si merecerá la pena jugar a esta nueva versión habiendo completado la original, pero en nuestras primeras partidas nos ha quedado claro que la aventura será la misma que ya pudimos jugar. Tanto es así que la localización de los coleccionables será exactamente la misma. Parece que, de ahora en adelante, nos vamos a tener que acostumbrar a este tipo de versiones o adaptaciones de grandes éxitos de PS3 y 360 en las nuevas consolas. Aunque sabemos que será la mejor versión de todas, echamos en falta novedades jugables que justifiquen su recompra. ya sé que suena a imposible, pero tenemos el ejemplo en uno de los juegos de lanzamiento, NBA 2K14, que no sólo aporta mejoras técnicas, también nuevos modos y opciones.

Eso sí, con lo poco que hemos jugado, ya hemos comprobado que cualquiera que no lo haya jugado en su momento y que sea un afortunado poseedor de una Xbox One o una PS4 no tendrá excusas para no hacer con Tomb Raider: Definitive Edition a partir del próximo 31 de enero.

Lecturas recomendadas