Reportaje

Avance de Tomodachi Life

Por Laura Gómez
-

¿Un simulador de vida? Hablando de Nintendo, las comparaciones que unen a Tomodachi Life con Animal Crossing estaban más que claras, aunque también suenan los Sims como un referencia. Tomodachi Life comparte características con ambas franquicias, pero tiene unas particularidades que lo alejan de ellas y lo convierten en algo único. La isla paradisíaca de (coloque aquí su nombre ingenioso) es un lugar en el que los Miis de Nintendo conviven en -relativa- armonía y crean una serie de relaciones según nuestros comandos. Tras vender 5,5 millones de juegos en Japón, en junio aterriza en Europa. 

Lo primero que haremos al comenzar Tomodachi Life en nuestras 3DS será crear a nuestro propio Mii, que no será realmente “tú”, sino un clon que funcionará y evolucionará de forma independiente. En definitiva: nosotros actuaremos como seres omnipotentes presentes en esencia pero no en forma, e iremos manejando a nuestros títeres a través de la toma de decisiones, pero nunca adivinaremos sus consecuencias. Una vez hayamos elegido a nuestro clon podremos empezar a llenar el edificio de vecinos: amigos, familia, estrellas de cine, seres paranormales, futbolistas, personajes de videojuego…

 


Un culebrón muy variado

La gracia de la residencia es que cada jugador podrá crear su propio universo personal acorde a su vida y preferencias. En mi primera hora de juego creé a amigos y familiares, a Mr. Miyamoto y a varios personajes ficticios como Khaleesi, Catwoman, Bayonetta o Peter Griffin. Aunque nosotros elegiremos cinco características básicas de cada Mii (lento o rápido, alegre o triste, reservado o directo, expresivo o no, peculiar o normal), ellos evolucionarán por diferentes derroteros de tal forma que nuestro mejor amigo puede acabar casado con Lady Gaga pero estar enamorado en secreto de Iwata. Lo que hará la experiencia mucho más única serán precisamente esas conexiones tan personales: puede que dos de esos amigos que no se caen muy bien en la realidad acaben siendo padres en Tomodachi Life.

Además de esas características de personalidad y su físico, tendremos que dar a los Miis una voz. El juego contará con seis predeterminadas (niños, adultos y ancianos), pero Tomodachi permitirá modificar tono, entonación, timbre y velocidad de cada voz para que se parezca a cada “yo” real. Todas sonarán intencionadamente robóticas gracias a ese punto de humor que caracteriza al juego, pero te fascinará cómo puede una voz determinada asociarse tanto a una persona (o ser). Los personajes creados empezarán a pedirte que les des de comer, que juegues con ellos para mantenerles entretenidos o que crees otros personajes para que les hagan compañía. Al principio serán necesidades y deseos muy sencillos, pero irán complicándose a medida que avanza el tiempo en el vecindario.

El objetivo principal de Tomodachi Life es mantener lo más contentos posible a nuestros Miis. Comprándoles la comida que les gusta, jugando con ellos a los minijuegos que nos proponen o intercambiando regalos incrementarán su barra de felicidad, y cuando suban de nivel podremos regalarles una canción para cantar, un objeto, un diseño de interior para su casa, una muletilla o directamente dinero.

 

Todas estas compensaciones, combinadas con el dinero que irás ganando con cada encuentro exitoso con los vecinos, serán tus incentivos para mantenerlos contentos, pero no tienes porqué ser bueno. Habrá un punto cruel muy cómico dentro de Tomodachi, y es que dejar sin comer durante mucho tiempo a nuestros Miis te permitirá verlos sentados en el suelo sujetándose las rodillas y mirando al infinito; y las peleas entre nuestros vecinos seguirán hasta que nosotros intervengamos en la disputa. Nuestros Miis también dormirán, pero algunas veces tendrán sueños surrealistas que podrás vivir con ellos.

 


Altamente adictivo

Al contrario que en Animal Crossing New Leaf, esta isla está dotada de tiendas y diferentes espacios (parque de atracciones, puerto, playa, cafetería, sala de conciertos, casa de empeño…) que se abrirán cuando completes ciertas misiones (conseguir que dos de tus vecinos se casen, solucionar 30 problemas, regalar una canción…), y una vez abiertos nunca se cerrarán.

 

Los jugadores más nocturnos agradecerán este detalle. Podremos tener acceso a todas las localizaciones de la isla en poco tiempo, pero éstas renuevan el stock cada día u ofrecen diferentes actividades. Por ejemplo: cuando aparezca en nuestro mapa la fuente del pueblo, habrá ciertas horas del día en las que se celebrarán concursos, duelos musicales o juegos de palabras. Uno de los detalles más curiosos: las novedades sobre la isla aparecerán en pantalla como un informativo, al más puro estilo Gotham, aunque este lo presentarán tus personajes.

 

Los miembros del equipo de desarrollo dotan al juego de muchos momentos de risas, y no es de extrañar viniendo de los creadores de la franquicia Wario Ware. Sin embargo, la mayoría de los grandes momentos surgirán de las relaciones entre personajes que tú mismo habrás creado, y la sensación de ser una parte tan importante del juego será impagable.

Después del éxito de Animal Crossing en cuanto a conectividad, Nintendo volverá a sumarle a Tomodachi Life un sistema de capturas (X para la pantalla superior, Y para la inferior) y la publicación de imágenes de Nintendo 3DS, dos ingredientes vitales para el sistema social. Las primeras horas de juego son adictivas y coquetean con la realidad virtual, y los líos y cotilleos del patio de vecinos van a mantenerte pegado a la consola. Aunque eso será a partir del 6 de junio.

Lecturas recomendadas