Reportaje

Avance de Total War Attila para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Hace unas semanas os adelanté lo nuevo de Creative Assembly, Total War Arena, un juego que pudimos probar en la cumbre Total War celebrada en el museo británico de Londres con el objetivo de experimentar de un solo vistazo toda la gama de productos Total War en los que la desarrolladora está ahora mismo involucrada.

Con una franquicia que cada vez va tocando más plataformas y temáticas, sigue conservando intacto su sello de identidad Total War, del que esta nueva entrega de su saga más importante, llamada Attila, viene a sentar las bases de las futuras entregas.

En este evento pudimos ratificar el especial momento en que se encuentra Creative Assembly, con una diversificación de la saga Total War a la que no habíamos asistido antes, con Total War Arena especialmente enfocado a los eSports y Total War Kingdom que será la punta de lanza de la compañía en el Cross Plattform, con las tabletas como principal objetivo. Pero mientras tanto, Total War sigue adelante, y los seguidores originales de la serie esperan ya con impaciencia qué es lo que les ofrecerá Total War Attila. Tanto en esta cumbre como posteriormente hemos podido tener acceso a una versión de Preview bastante limitada, pero que nos ha servido para hacernos una idea de lo que podremos ver en la versión final que aparecerá próximamente.

En los albores de la Edad Media

Esta nueva entrega de Total War nos traslada a una antigua era donde la guerra sigue siendo el único lenguaje de entendimiento mayoritariamente aceptado. Nos encontramos a punto de entrar en la Edad Media, en un momento donde el hambre, las enfermedades y la guerra son el foco del que todos los refugiados quieren alejarse. Las oleadas de destrucción y muerte parecen no terminar nunca, dando paso a nuevos círculos de poder, que se enfrentan al cada vez más decadente imperio romano.

Este último, está más dividido que nunca y da sus últimos coletazos. A perro flaco todo son pulgas, y en este caso, esos bichitos los encarnan las tribus bárbaras, que se unirán en contra lo que queda del imperio romano. Con este panorama que nos advierte de un gran cambio a la vuelta de la esquina, en las estepas de Escitia se reúne uno de los ejércitos más grandes que haya conocido el hombre, liderado por uno de los guerreros más legendarios y con peor fama de todos los tiempos, hablamos del denominado, azote de dios, el heraldo del apocalipsis, Atila el Huno.

La comunidad manda

Si, hoy cada vez es más común que las desarrolladoras escuchen a los jugadores, al igual que las grandes empresas comienzan a hacerlo con sus clientes, es imprescindible saber qué es lo que necesitan tus jugadores para poder ofrecerles algo de lo que realmente vayan a disfrutar. En este caso, Creative Assembly ha realizado este trabajo con Total War Attila, ¿en qué aspectos? en aquellos que muchos ya pensaban que no volverían a ver más en el juego.

Estamos hablando de aspectos como el regreso de los árboles familiares y de habilidades. Estos dos elementosse habían perdido en gran parte en anteriores entregas, perdiendo profundidad de aspectos como las relaciones con otras facciones, que a través del árbol familiar podían mejorarse con distintas fórmulas de alianza a través de la sangre en forma de enlaces matrimoniales. Con el regreso de este aspecto ahora podemos admirar el nuevo árbol familiar con los emparejamientos actuales y las vacantes disponibles en nuestra familia, con las que poder negociar con el resto de facciones el hermanamiento de estas a través de la unión de sus miembros. Normalmente con un enlace y el pago de una pequeña suma tendremos un estado fiel a nuestros intereses, salvo que les toquemos demasiado las narices.

Otro de los aspectos que han vuelto a Total War Attila han sido los árboles de habilidades, que proporcionan personalidad propia a nuestros mandos y al desarrollo de nuestra civilización. Podemos desarrollar en una dirección la evolución de nuestras ciudades y las distintas habilidades que nuestra propia civilización será capaz de aportar en beneficio de sus aspiraciones. Además podremos enfocar en una dirección concreta la huella que queremos que nuestra civilización deje en las facciones que nos rodean, que no son pocas.

Novedades en batalla

Sin duda, más allá de la gestión de nuestra facción, el campo de batalla es la auténtica razón de ser de esta franquicia desde sus comienzos, por lo que los chicos de Creative Assembly se han puesto manos a la obra de nuevo y han introducido nuevos factores que pueden decantar de un lado u otro la batalla, así como mermar ampliamente los recursos de nuestras ciudades o las enemigas en los turnos sucesivos. Hablamos de la inclusión de un factor clave en las batallas “urbanas”, aquellas que libramos al asediar una fortificación enemiga o capital.

Como sabéis, cuando nos dispongamos a la batalla frente a uno de estos núcleos de población, esta se desarrollará en los alrededores y en el interior de ella. Pues bien, Total War Attila incorpora un nuevo elemento en las batallas que resultará decisivo a la hora de desequilibrar las fuerzas. Hablamos de la introducción del fuego dinámico en las batallas, esto quiere decir que cuando entremos en batalla en uno de estos núcleos, toda la destrucción que podamos crear a partir del fuego, se trasladará a la ciudad, sus edificaciones, a las unidades enemigas y en general a todo lo que nos rodea. Si somos lo suficientemente buenos en nuestra estrategia de ataque, seremos capaces de conseguir que la ciudad enemiga sea pasto de las llamas a la vez que sus unidades pierden fuelle y se ven doblegadas por nuestras fuerzas. No obstante, aunque no seamos capaces de derrotar al enemigo, el deterioro de su ciudad a causa de las llamas será un factor clave en el desarrollo posterior de su ciudadela y en la capacidad de reacción que este tenga.

Y lo mismo nos ocurrirá a nosotros, debemos tener muy en cuenta al enemigo que nos enfrentamos, porque ya no estaremos tan seguros en nuestras ciudades y fortificaciones como antes, ahora ya sabemos que nuestro entorno puede ser pasto de las llamas, un factor a tener muy en cuenta. Sin duda este es el aspecto más relevante de Total War Attila. La palabra con la que los responsables de Creative Assembly han descrito esta entrega es “supervivencia”. Entorno a esta palabra se añaden nuevos factores como la inclusión de civiles y un aspecto muy importante que redunda en la calidad de la simulación militar, la inclusión del modo avanzado de guerrillas, que llevarán el combate a una nueva dimensión, y que no limitará al campo de batalla nuestro movimientos para desestabilizar al enemigo y hacerle frente con armas no convencionales.

Aspecto técnico

Una entrega más, la pregunta es obligada ¿servirá mi ordenador para mover Total War Attila? La pregunta es si, aunque gráficamente se han introducido mejoras en su motor, en lo que se refiere a los requerimientos mínimos no hay cambios, por lo que será igual de compatible con vuestros ordenadores como lo ha sido hasta ahora. Personalmente, sí he notado diferencias, el ordenador donde lo hemos probado es un i7 con 16GB de RAM y una Nvidia GTX 770 que se ha comportado a las mil maravillas.


En general se nota una mejor optimización del rendimiento con unos movimientos aún más suaves y pulidos que en anteriores entregas y con un aspecto gráfico en general mucho más fluido. El efecto del fuego en las batallas está muy conseguido, así como los diferentes elementos que son pasto de ellas mientras nuestras unidades batallan. Esta edición preview sólo la hemos podido jugar en inglés, pero como es de esperar la versión final estará totalmente traducida al castellano como viene siendo habitual.

Primeras impresiones

Sin duda este Total War Attila ofrece novedades interesantes, más incluso que en la anterior entrega Rome II. El principal reclamo es la inclusión de un entorno más dinámico en las batallas, con todo el protagonismo de las llamas, así como el regreso de algunas funcionalidades que los jugadores más fieles ya echaban de menos, como el árbol familiar o de habilidades. Pero más allá de estas “novedades”, hay que decir que este Total War Attila nos ofrece una apasionante época de la historia que poder visitar militarmente, así como un juego en su conjunto bastante más pulido que anteriores entregas. Son detalles muy puntuales que mejoran la experiencia ostensiblemente y que convierte a esta nueva entrega Attila en todo un caramelo para los incondicionales de Total War, no obstante, esperaremos a la versión final para verlo en su justa medida, ahora sólo lo hemos probarlo en una dosis muy pequeña. Sólo nos queda recordar que el próximo 17 de Febrero es la fecha de lanzamiento de Total War Attila, y ahí estaremos nosotros para transmitiros lo que nos ha parecido.

Lecturas recomendadas