Reportaje

Avance de World of Warplanes para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Si hace un par de años veía la luz World of Tanks, que a dia de hoy es el auténtico líder del género bélico online masivo y gratuito, ahora sigue sus pasos una versión aérea más que interesante. Hemos jugado a la beta de World of Warplanes y con ella hemos comprobado todo lo que es capaz de hacer esta esperadísima secuela.

Hace muy pocas fechas dimos a conocer los acuerdos por los que Wargaming.net había adquirido dos estudios de desarrollo especializados en el juego multiplataforma online. Estas adquisiciones han supuesto un paso más en su política para convertirse en el referente de los juegos online masivos con temática bélica.

La saga (World of) va camino de convertirse en uno de los títulos online más populares de todos los tiempos, y es que sus 40 millones de usuarios suscritos a la versión original con vehículos acorazados no hacen más que refrendar el éxito de este título. Y como es normal Wargaming.net está aprovechando este tirón para crear una secuela a la altura de las expectativas.

World of Warplanes es la segunda entrega de esta saga, aunque también está en marcha una tercera parte. El estudio de desarrollo ruso que está al frente de World of Tanks y World of Warplanes está desarrollando una tercera parte que se llamará World of Warships y nos pondrá a los mandos de los buques de guerra más famosos del siglo XX. Pero no vamos a desviarnos del avance que nos ocupa hoy, que no es otro que comprobar lo que la Beta de este World of Warplanes nos está mostrando durante estos días.

La tecnología es vital

En World of Warplanes lo primero con lo que nos topamos es el hangar, como es lógico, donde podremos guardar un número ilimitado de aviones. Estos aviones recorren la historia de la aviación militar de la primera mitad del siglo XX. Comenzamos con el típico avión de doble ala, que fue tan popular durante la primera guerra mundial. Pero a partir de aquí tenemos la posibilidad de crear la flota de nuestros sueños si nos lo curramos y le echamos unas cuantas horas.

Y es que al igual que en World of Tanks, el desarrollo e investigación de nuevas aeronaves se realizará a través de un árbol tecnológico, una especie de organigrama donde podemos ver las posibles evoluciones de cada modelo. A día de hoy en la Beta podemos elegir aviones de nacionalidad alemana, estadounidense, rusa o japonesa, tanto cazas como bombarderos e hibridos de ambos.

Con las nuevas actualizaciones irán llegando seguramente más naciones y muchos más aviones, se echan en falta los Spitfire ingleses por ejemplo. Se estima que frente a los modelos actuales, unos 20 por nación, podremos llegar a elegir entre 100 modelos diferentes por nación durante las futuras actualizaciones. Para poder evolucionar estos árboles habrá dos caminos distintos a nuestro alcance.

Uno es mediante los puntos de experiencia que nos aportarán los combates. La otra dependerá del dinero real que estemos dispuestos a desembolsar para adquirir nuevos aviones. De esta manera podemos equipar mejores componentes que nos permitan crear configuraciones a nuestro gusto para cada uno de los modelos. La evolución no sólo se ciñe a adquirir nuevos aviones, sino también mejores motores, armas, elementos aerodinámicos y de defensa.

Preparándonos para la batalla

Como buen multijugador masivo, lo divertido de World of Warplanes es enrolarnos en una escuadrilla y liarla parda contra todo lo que se cruce en nuestro vuelo y se adorne de un icono rojo. World of Warplanes crea de manera automática las escuadrillas que se enfrentarán entre sí, equilibrando la batalla con aviones de todas las categorías, para no encontrarnos con combates con fuerzas desiguales, de esta manera nos podemos encontrar en una escuadrilla que agrupe aviones de diferentes nacionalidades y épocas.

Los jugadores menos expertos tienen la posibilidad de luchar en combates de entrenamiento, sin enemigos reales, o bien hacerlo con otros compañeros de escuadrilla en combates para adquirir más experiencia. Una vez estemos listos para controlar nuestros aviones de manera óptima podremos saltar al ruedo de las batallas online. En estas batallas nuestros enemigos no sólo estarán en el cielo, sino también en la tierra.

En las misiones de World of Warplanes nuestro principal objetivo es acabar con el total de las fuerzas enemigas, pero también existen otros objetivos que debemos eliminar. Estamos hablando de baterías antiaéreas, bases enemigas, refinerías, edificaciones urbanas, así como barcos de guerra e incluso submarinos. Lo que quiere decir que prácticamente cualquier elemento presente en el escenario está a nuestra disposición para ser reventado con nuestras armas automáticas, cohetes o bombas.

En combate

A todos aquellos que ya seáis expertos en World of Tanks, la interfaz y los controles de World of Warplanes os será de lo más familiar, incluso en los ajustes podemos elegir la misma apariencia que en el título de tanques. Podremos controlar los aviones con el teclado y el ratón, mandos de consola, joystick... los controles distan de los complicados de simulador y tienen un marcado caracter arcade. 

En esta beta hemos comprobado que estamos ante un simulador con muchas dosis de arcade, al fin y al cabo los combates online lo que nos proponen son batallas cortas y muy intensas donde lo principal es llegar al final de la partida con el menor daño posible. Esta circunstancia nos obliga a ser muy directos en nuestras acciones. Por ello el control está adaptado para acciones vertiginosas, más propias de un arcade.

En World of Warplanes existe la posibilidad de que los aviones, como por ejemplo los bombarderos, tengan una tripulación formada por distintos jugadores. Esto quiere decir que mientras nosotros pilotamos el avión, otros jugadores estarán al mando de las ametralladoras móviles o como artilleros calculando el momento preciso donde lanzar las bombas contra las posiciones enemigas terrestres.

Este es un aliciente más que interesante para manejar un B-17 con unos cuantos colegas y salir airosos del fuego antiaéreo. Lo mejor de World of Warplanes es crear estrategias de vuelo y dar órdenes o mensajes a nuestros compañeros de escuadrilla, manteniéndonos en la formación y realizando los ataques de manera coordinada.

A falta de analizar versión final, una de las cosas que menos nos han gustado es la ausencia de una cámara desde la cabina del avión, el famoso cockpit. De momento tenemos que conformarnos con la vista en tercera persona y de francotirador que se centra en la mirilla del objetivo. Esta es una de las características que hacen que World of Warplanes esté más cerca de un Ace Combat que del glorioso Chuck Yeager´s air combat.

Vastos escenarios

Cada escenario de World of Warplanes abarca más o menos unos 200km cuadrados de terreno, y en ellos podemos sobrevolar frondosos bosques o bahías densamente pobladas que recuerdan a las ciudades costeras de centro Europa a mediados del siglo pasado. En otros escenarios se recrean paisajes áridos que recuerdan a las batallas en el norte de ÁfricaLas islas y el océano también tienen su representación con escenarios que bien podrían estar ambientados en el pacífico y la guerra de Corea.


En todos ellos encontraremos multitud de objetivos terrestres, prácticamente todo es destruible. Lo que es un plus para los que valoramos como realización personal la posibilidad de destruir todo elemento viviente que aparezca en la pantalla de nuestro ordenador.

Gráficos vistosos y prácticos

A falta de solventar algunos fallos que hemos podido apreciar durante la Beta y que se están solventando con las actualizaciones casi diarias, gráficamente Word of Aplanes está a la altura, y nunca mejor dichoCon una configuración media y con un equipo no demasiado potente, podemos disfrutar de suaves efectos de luz dinámica tanto sobre los aviones como en elementos de los propios escenarios.

Los aviones tienen y escenarios están muy conseguidos, transmitiendo un volumen muy real, con unas texturas de calidad que le dan un realismo impresionante. Los efectos de luz son de esos que nos invitan a mover una y otra vez la cámara para observar como todos estos elementos reaccionan ante la luz del sol. Es un regalo para la vista  el hangar, donde podemos disfrutar admirando la fidelidad con que han sido reproducidos los aviones. No nos cansamos de girar la cámara alrededor de este para ver cómo se reflejan en el los distintos focos que lo alumbran.


Aun así hay algunas cosas que deben mejorar, como la física de los barcos. Ver a un portaaviones desplazarse a toda leche como una de esas lanchas de los narcos es bastante contradictorio. 

A tenor de lo visto, World of Warplanes es un diamante en bruto, ya que la beta muestra un gran potencial. Pero hay que esperar a la versión final y a las futuras actualizaciones que incluirán el adictivo sistema de clanes de Word of Tanks. para poder juzgarle en su justa medida. 

Lecturas recomendadas