Reportaje

Avance de XCOM 2 para PC

Por Borja Abadie
-

Firaxis Games y 2K nos traen XCOM 2, la continuación de uno de los grandes juegos de estrategia de los últimos años. Nosotros no hemos podido resistir la tentación y ya hemos jugado nuestra primera partida en las oficinas de 2K en Madrid. ¿Será esta continuación tan buena como el "reboot" de Enemy Unknown?  

2K Games y Firaxis nos trajeron en 2012 XCOM: Enemy Unknown, una especie de reboot del que fue, sin duda, uno de los mejores juegos de estrategia de la década de los 90 en PC, UFO: Enemy Unknown. El caso es que este reinicio de la saga para PC y consolas fue, para un servidor, uno de los mejores juegos de la pasada generación, una de esas experiencias que se quedan grabadas a fuego en la mente de todo jugón que se atreva a darle una oportunidad a su exigente propuesta de juego. 

El desarrollo de aquella entrega, como es marca de la saga, mezclaba la gestión de nuestra base con la estrategia de los combates por turnos durante las misiones. No tenía solo una dificultad considerable en ambas parcelas, que bien podían hacernos perder la partida y ser derrotados por los aliens después de dedicarle bastantes horas, sino que los soldados de nuestro pelotón morían para siempre y debíamos reemplazarlos por nuevos reclutas.

Esta nueva entrega, como es lógico, mantendrá estos pilares de la saga intactos, aunque llegará cargada de novedades. Antes de nada tenemos que recordaros que, desgraciadamente, el juego llegará el próximo 5 de feberero en exclusiva a PC dejando a un lado las consolas. Según sus creadores la exclusividad viene condicionada por dos factores: la potencia de los ordenadores frente a las consolas y la posibilidad de crear mods. El primer argumento no tengo más remedio que "comprarlo" y mirar hacia otro lado, es irrefutable. Pero el segundo... eso es otro cantar.

Una cosa es que los mods se hagan desde los ordenadores pero eso no debería evitar que el juego llegase también a consolas, como está demostrando Bethesda con Fallout 4. Sí, quizás sean mis esperanzas de verlo en consola y no la lógica las que hablan pero no puedo resistirme. Desde aquí hago un llamamiento a 2K y Firaxis (que son muy de leer Hobby Consolas) para que el juego finalmente vea la luz en consola. Si no hacen caso siempre nos quedará juntar firmas en Internet o, mejor aún, hacerles escrache en sus puestos de trabajo (sí, es una amenaza amistosa).

Perdimos la batalla con los aliens

La premisa de la que parte la trama de esta nueva entrega es tan dura como atractiva: los jugadores de XCOM: Enemy Unknown no conseguimos ganar la batalla contra los alienígenas y XCOM no tuvo más remedio que rendirse. Bien mirado no deja de ser una posibilidad muy real y algo que sucedía con bastante frecuencia en las partidas de muchos jugadores.

Han pasado 20 años desde que los líderes humanos se rindieron y los alienígenas dominan la Tierra a sus anchas. Lo peor no es que XCOM ahora viva siempre a la fuga y que su organización esté tremendamente mermada. Lo peor es que los aliens han construido mega ciudades en las que viven millones de humanos a los que la propaganda alien ha convencido de las supuestas bondades de los extraterrestres. Tanto es así que las nuevas ciudades están llenas de monumentos a los aliens e incluso los humanos celebramos el aniversario de la "unificación" para agardecer a los aliens su "sabio" dominio sobre nuestra especie.

Para lavarnos el cerebro han usado la propaganda o incluso han curado algunas de las enfermedades humanas más comúnes pero, como todos sabemos (y si no es que tienes algo de alien) son malos malísimos y está claro que esconden planes siniestros en los que los humanos seremos poco más que cobayas de laboratorio. Por eso XCOM resurge como una especie de movimiento de resistencia, llevando a cabo pequeñas operaciones de guerrilla con las que ir ganándole el terreno a los aliens.

Una nueva forma de luchar


Esta resistencia supone un cambio importante con respecto a la pasada entrega, ya que los aliens ya no son los invasores sino que seremos nosotros los que iremos en su busca para acabar con ellos. Esto se traducirá en que muchas misiones empezarán con los aliens patrullando a su aire y nosotros tendremos que infiltrarnos y buscar el mejor modo de eliminarlos desde el sigilo, desde las sombras. Es el llamado modo ocultación. De este modo podremos ver las casillas sobre las que los aliens ven para poder planificar las emboscadas.

Una vez que realizamos nuestro primer ataque, eso sí, los aliens ya sabrán que estamos allí e irán a por nosotros como antaño. También pueden darse cuenta de nuestra presencia si rompemos ventanas, abrimos puertas a patadas o si uno de nuestros soldados es flanqueado por nuestros rivales. Por eso las emboscadas serán fundamentales para salir airosos de los combates.

Entre los enemigos a los que tendremos que enfrentarnos habrán muchas novedades. El grueso de las tropas aliens las forma el ADVENT, una especie de fuerzas de seguridad que patrullan por todas partes. Pero habrá muchas clases. Los arcontes vendrán a sustituir a los flotadores de la pasada entrega. Su diseño será un ejemplo más de cómo los aliens prentenden darnos gato por liebre. Su misión será la misma que la de los flotadores pero el aspecto de los arcontes será mucho más "humano", al estilo de una divinidad egipcia, lo que suavizará mucho la reacción de los humanos al verlos.

Los vipers, una especie de serpientes humanoides, evolución de los hombres delgados, serán otra de las novedades. Durante nuestra partida ya nos dieron más de un disgusto, fundamentalmente porque se moverán con una rapidez bestial, con un rango de casillas realmente amplio y podrán acabar con nuestros soldados más novatos con un solo ataque. Otra de las novedades serán los andromedon, una especie de híbridos mitad orgánicos mitad máquinas que nos han recordado a los bersekers y los mutones de la pasada entrega. Eso sí, serán mucho más letales gracias a su poderosa armadura de combate que podrá derribar paredes y obstáculos de un plumazo y gracias también a su arma que dispara un líquido corrosivo que puede acabar con varios de nuestros soldados si los tenemos colocados demasiado juntos.   

Pero habrá aún más amenazas, como el regreso de los mutones, ahora mucho más inteligentes gracias a la combinación de su ADN con el humano o los sectoides,  que también se verán beneficiados por nuestros genes pero cuyo mayor peligro volverán a ser sus poderes psiónicos con los que podrán desorientar a nuestros soldados o incluso revivir a otros soldados del ADVENT, por ejemplo. El sin cara será otro de los nuevos combatientes aliens. Su capacidad para adquirir la apriencia de cualquier humano nos hará desconfiar de cualquier ciudadano que nos encontremos.

Campo de batalla: la nueva Tierra

Los escenarios de juego también serán mucho más variados y numerosos que en la pasada entrega. Además de las mega ciudades que han construido los aliens durante sus 20 años de dominio sobre los humanos también tendremos que combatir en todo tipo de ubicaciones. Los poblados de chabolas serán colonias de humanos que viven como antaño. Su población, la que vivirá más alejada del dominio alien será objeto de férreo control por parte del ADVENT y a menudo serán atacadas por ellos.

Pero habrá mucho más: ciudades pequeñas en las que la población también trata de vivir al margen de las bondades de los aliens o incluso zonas apartadas en las que la vegetación convive con las construcciones humanas. Además, habrá muchos más climas, que teñirán los escenarios de nieve, lluvia, etc... Pero lo mejor, sin duda, será que todos los mapas estarán creados de manera aleatoria (o procedural, como dicen los anglosajones entendidos en el tema). Y es que en la pasada entrega, aunque también había un componente aleatorio para crear los escenarios, los mapas se acababan repitiendo y al final podíamos aprender los mejores lugares para atcar y hasta la colocación de los enemigos que nos aparecerían. Eso no pasará en XCOM 2 y lo pudimos comprobar durante la demo con tan solo echar un vistazo al mapa en el que el resto de periodistas invitados a la presentación pudieron jugar. Y eso, claro está, tratándose de la misma misión.

Novedades en el frente

También nos encontraremos con un buen número de novedades jugables que supondrán una diferencia notable con respecto a la pasada entrega. Además de las nuevas armas, que iremos desbloqueando al investigar en nuestra base, también encontraremos nuevos tipos de munición, como bombas flamíeras, de veneno, eléctricas, etc... Y necesitaremos de todo eso y mucho más para hacer frente a unos aliens que mandarán refuerzos durante las misiones y que tendrán muchos más modos de hacernos la puñeta por lo que habrá que estar más atento que nunca y ser incluso más "amarrateguis" con nuestros movimientos que antaño.

Entre las nuevas clases de soldado que podremos utilizar destaca el comando, que combinará la velocidad del antiguo asalto con los ataques cuerpo a cuerpo que podrá realizar gracias al machete con el que irán equipados. El especialista será otra de las nuevas incorporaciones, una nueva clase que irá acompañada de un dron que podremos utilizar para "hackear" distintos terminales, ametralladoras o incluso enemigos robóticos. Al crear soldados esta vez sí que podremos escoger su clase, por lo que podemos ir creando nuestro pelotón con mucho más control que en la pasada entrega.

Ahora, además, podremos salvar a nuestros colegas "invocando" el skyranger en alguna zona del mapa y cargando con el cuerpo caído de nuestro compañero hasta la zona de evacuación. Habrá ataques, eso sí, de los que no podremos curar a nuestros compañeros, que seguirán, como es marca de la saga, muriendo de forma permanente. También dispondremos de muchas más opciones de customización para nuestros soldados e incluso podremos personalizar las armas. Cuanto mayor sea el nivel de rango del soldado más opciones de personalización tendremos.

En cuanto a la parte estratégica de gestión al margen de los combates también encontraremos muchas novedades. Desde el inicio de nuestra partida tendremos que luchar contra el reloj del Proyecto Avatar que están desarrollando los aliens. Si la barra de progreso del Proyecto Avatar se rellena completamente habremos perdido la partida. Para evitarlo, eso sí, podremos completar distintas misiones, llamados eventos oscuros, que harán disminuir la barra al tiempo que nos pueden proporcionar ventajas para el futuro (como nuevas investigaciones) o evitar que los aliens progresen en determinados aspectos, como nuevas armaduras para los soldades ADVENT, por ejemplo.

En cuanto al apartado gráfico todo lucirá de un modo espectacular. Como suele suceder en este tipo de eventos la demo corría en unos PC's que parecían máquinas del tiempo, unos pepinos cargados hasta los topes de RAM y tarjetas gráficas, asíq ue habrá que ver cómo luce el juego en ordenadores más modestos. Eso sí, lo que allí vimos era realmente fluido, contaba con un nivel de detalle más que aceptable para este tipo de juegos y contaba con detalles realmente espectaculares, como la destrucción de los escenarios o alguno de los efectos de partículas.

Solo hemos podido probar una partida de apenas una hora a XCOM 2 y nos quedan muchas horas de juego para poder decir si realmente XCOM 2 será una entrega que supere a Enemy Uknown pero con lo que hemos visto no podemos más que estar deseando echarle el guante porque la cosa pinta de maravilla y XCOM 2 podría convertirse en uno de los mejores juegos del género en muchos años. 

Lecturas recomendadas