Reportaje

Avance de Yoshi's Woolly World para Wii U

Por Rafael Aznar
-

El hocico de Yoshi’s Woolly World está asomándose ya a Wii U, y hemos podido catar un avance de lo que ofrecerá cuando se ponga a la venta el 26 de junio, a la vez que un adorable amiibo que promete convertirse en una codiciada pieza de coleccionista. Tras su excelente trabajo detrás de los hilos de Kirby’s Epic Yarn, el estudio Good Feel parece haber cardado la lana con esmero. Las plataformas con el sello de Nintendo no se acaban en Mario o Donkey Kong.

Yoshi’s Woolly World es una de las tres exclusivas que llegarán a Wii U en apenas mes y medio, y hemos podido catar un jugoso avance en una versión casi definitiva, que, lejos de ser una demo, estaba ya traducida al español (con el genial humor que caracteriza a las localizaciones que hace Nintendo) y contaba con los dos primeros mundos. Será el 26 de junio cuando podamos disfrutar de este título y de su entrañable amiibo lanudo, justo tras la vorágine del E3. Antes, en mayo, llegarán Kirby y Splatoon, lo que supondrá un buen empujón para la consola.

Lejos de ser un plataformas del montón, hay que poner en valor a la nueva creación del estudio Good Feel, que ya demostró su pericia con Kirby’s Epic Yarn para Wii. El título lleva en desarrollo desde 2012 y se anunció en enero de 2013, lo cual es significativo, y más en el caso de Nintendo, que es de las pocas compañías que, hoy en día, sacan sus productos terminados, sin necesidad de parches que corrijan errores o añadan contenidos desde el mismo día de lanzamiento… Yoshi es uno de los personajes más queridos de la iconografía nintendera, pero lo cierto es que apenas se le ha dado bola como protagonista. Ha salido en muchas de las ‘reuniones’ del Reino Champión (Mario Kart, Mario Golf, Mario Tennis, Mario Party) y ha servido de montura tanto al fontanero más famoso como a su versión de bebé en varios títulos, pero sólo dos veces ha sido el actor principal. Fue en Yoshi’s Story, en Nintendo 64, allá por 1998, y en Yoshi’s Universal Gravitation, en DS, en 2005. Por suerte, en apenas mes y medio, podremos volver a ver al dinosaurio más simpático tal y como se merece, engalanado para la ocasión con sus mejores trapos y luciendo narizota.

¿El juego más cuco del año?

En una era en que los juegos indies se suelen llevar la palma en cuanto a diseños y estéticas diferentes, Woolly World se postula como principal favorito al galardón honorífico de juego más encantador de 2015. El desarrollo será el de un plataformas en 2D, con una estructura de niveles bastante clásica, pero el apartado técnico promete dejarnos embobados con su apariencia textil.

La aventura transcurrirá en la Isla Remiendos, situada en el océano Hechoamano. Nada más empezar, Kamek se presentará en el lugar y convertirá a todos los Yoshi en madejas de lana, de modo que nuestro objetivo será superar diversas fases para rescatarlos de dicha transformación. Habiendo visto el interfaz del menú, parece que podría haber cinco mundos en total y cerca de 55 niveles. Por lo que hemos probado hasta ahora, las primeras fases resultarán bastante facilonas, pero, conforme vayamos avanzando, entrarán en juego nuevas mecánicas de salto que nos obligarán a estar ojo avizor. Eso sí, habrá un modo de dificultad relajado, pensado para los más pequeños, que permitirá recorrer los niveles con ayuda de unas alas, de modo similar a lo que sucedía, por ejemplo, en Super Mario 3D Land cuando moríamos repetidas veces.

En líneas generales, el protagonista podrá saltar, patalear en el aire para impulsarse y flotar ligeramente (su cola se transformará momentáneamente en una simpática hélice), caer con fuerza para romper cosas… En esta ocasión, Yoshi no pondrá huevos, sino que, al tragarse a los enemigos, los convertirá en ovillos de lana que podrá lanzar con un sistema de apuntado semiautomático y que serán primordiales para el desarrollo, pues servirán para derrotar a los enemigos, para activar mecanismos, para romper cosas, para generar caminos de nubes, para hacer aparecer ciertas plataformas… Hay que destacar que, durante los niveles, también nos toparemos con algunos canastos de los que obtener matojos de lana.

En nuestra primera partida larga, hemos conocido una mecánica muy interesante. En medio de muchas fases, saltarán algunas secciones especiales en las que Yoshi sufrirá diversas transformaciones: un paraguas, una moto, un topo, una versión gigante de sí mismo… Todas esas secciones tendrán un desarrollo plataformero diferente, lo que aportará mucha variedad. Por otra parte, en algunas fases, habrá objetos especiales, como sandías, de modo que, si el saurio las engulle, podrá ponerse a disparar pepitas. Ojalá todos pudiéramos hacer eso tan fácilmente, ¿verdad? No faltarán, por supuesto, los jefes finales, como un gordinflón al que habrá que deshilacharle el pantalón. Todo estará atado a la estética lanuda y, por lo que hemos visto hasta ahora, nos encanta.

Aunque tiene pinta de que no será un plataformas particularmente exigente, parece que Good Feel sí que ha puesto mucho empeño en que el título sea muy rejugable. Así, en cada nivel, habrá cinco flores y cinco madejas, de modo que, si las cogemos todas, obtendremos recompensas. De la primera, no os podemos revelar nada, pero, en el caso de la segunda, la recompensa nos ha parecido una genialidad. ¿Recordáis lo que decíamos al principio de que el punto de partida argumental será el hecho de que Kamek haya convertido en madejas de lana a los Yoshi? Pues bien, si cogemos todas las de un nivel, recompondremos a ese Yoshi y pasará a ser controlable. Por lo que hemos podido ver, habrá más de 50 versiones diferentes, con las combinaciones de colores más estrambóticas que podáis imaginar, pero todas igual de entrañables. ¿Qué tal una con los patrones de una flor? ¿Y una con las tonalidades de un árbol?

Como suele ser habitual en los plataformas de Nintendo, habrá cooperativo para dos jugadores. En ese sentido, cabe reseñar que se podrá jugar tanto con el Gamepad como con el mando Pro o el Wiimote, porque no se aprovechará la pantalla táctil de ningún modo especial. Lo único que nos disgusta del multijugador es que se reduzca a la misma consola, sin posibilidad de jugar online. Mucho está tardando la Gran N en explotar esa faceta del juego online, que, de momento, parece reducirse a títulos competitivos como Mario Kart, Super Smash Bros o Splatoon, lo que nos parece una lástima, ciertamente.

Plataformas con mucha tela que cortar

Yoshi’s Woolly World basará mucho de su encanto en el diseño de sus niveles, con una cuidada estética y una estructura que dará mucha cancha para que el avance sea variado. Todo estará hecho con materiales textiles: lana, algodón, hilo, esponjas, lentejuelas, botones, alfombras… Por lo que hemos visto hasta ahora, parece que eso no será impedimento para que veamos escenarios muy variados, como un bosque, una playa, una cueva… Lo mejor es que estarán plagados de recovecos y, para descubrirlos, habrá que tirar de ciertos hilos, atinar con el lanzamiento de ovillos de lana a elementos sospechosos, empujar ciertas estructuras… Aunque la perspectiva se situará en 2D, en algunos niveles, habrá diversos planos de profundidad. Por ejemplo, en una de las primeras fases del mundo 2, habrá ciertas secciones contrapuestas, de modo que, pasando por una pequeña puerta, pasaremos a lo que sería la parte ‘trasera’ del nivel.

Dado que, en buena medida, es un ‘spin off’ inspirado en el Reino Champiñón, la iconografía del juego será muy familiar, en especial en lo que respecta a los enemigos, entre los que no sólo se contará Kamek, sino también los típicos Shy Guy, las plantas carnívoras, los peces Cheep Cheep… No faltarán tampoco las tuberías por las que colarse o las bolas con la cara de Chomp Cadenas.

Mención especial merece la banda sonora, que ofrecerá más de 60 tonadillas tan desenfadadas como pegadizas. Para muestra, el tema principal del juego, que podéis escuchar en este enlace. En el menú principal, habrá un apartado que nos permitirá volver a escuchar todos los temas, siempre que los hayamos desbloqueado previamente.

Puede que haya quien no congenie con su particular estilo naíf, pero Yoshi’s Woolly World tiene muchas papeletas para ser no sólo el juego más encantador, sino también uno de los mejores plataformas del año. Ya era hora de que el dinosaurio más saltarín y risueño de la historia de los videojuegos volviera a gozar del protagonismo que se merece y del que tan poco ha disfrutado a lo largo de la historia. Mientras espera a Link, Fox y quién sabe si Samus Aran, Wii U va a entrar en el verano de un salto y por todo lo alto. Ataviarse con lana en el estío nunca fue tan placentero.

Lecturas recomendadas