Bar de videojuegos Oh My Game
Reportaje

El bar de videojuegos: un feliz punto de encuentro para jugones

Por Alejandro Alcolea
-

¿Hay algo mejor que jugar a un determinado videojuego? Por supuesto, por ejemplo el poder hacerlo junto a amigos mientras nos tomamos un refresco o un tentempié en un ambiente creado por y para jugones. Supongo que esa fue la motivación para que un grupo de emprendedores crearan ''el bar de videojuegos'', un espacio donde compartir nuestra afición con personas que puede que no conozcamos pero que están ahí por lo mismo que nosotros: tomar algo mientras disfrutan del ambiente con personas cuyos intereses son comunes.

Australia, China, Estados Unidos y, sobre todo, Japón, han sido los países pioneros en esto de los bares de videojuegos. Sin embargo, en España también nos hemos sumado (hace poco, eso sí) a estos bares temáticos donde podemos comer o tomar algo rápido con amigos mientras disfrutamos de nuestro hobby favorito. Y es que, en locales como el Oh My Game Bar de Valencia, Meltdown (también en Valencia), el Pixel Bar de Madrid, el Afterlife o BlitzBar de Barcelona o el Gold Sauce Bar y el GLHF de Granada, entre algunos otros, las pantallas de televisión no muestran partidos de fútbol o cualquier otro deporte, sino enfrentamientos en el League of Legends u Overwatch, por ejemplo.

Carta de OMG
¿Os apetece una de chocobos doraditos o preferís un cóctel Metal Gear?

Cuando entras a un bar de videojuegos la primera reacción es, sin duda, el exclamar ''guau, esto es lo mío''. Las pantallas, la iluminación, los menús o cócteles con nombres que recuerdan a nuestros juegos favoritos y la posibilidad de disfrutar de un buen ambiente que gira entorno al mundillo de los jueguicos atrapa, al instante, a cualquiera que sienta pasión por los videojuegos. Se trata de espacios donde relajarse, pero también donde disfrutar de presentaciones de videojuegos y demos de juegos en estados alpha o beta que los usuarios no podrían catar de otra forma.

Estos bares dedicados a los videojuegos suelen tener en sus respectivas webs o cristaleras un calendario semanal con las actividades más importantes que se realizarán cada día. Torneos de Counter, Overwatch, LoL, Hearthstone, Super Smash Bros. Brawl o Street Fighter V copan el calendario de eventos de estos bares, por lo que siempre habrá algo que ver o disfrutar. Sin embargo, estas dos últimas semanas hemos sido testigos de presentaciones de videojuegos con mucho peso a nivel internacional.

El apoyo a la comunidad indie por parte de estos locales es evidente, patente tanto en diferentes eventos organizados últimamente como en retransmitir el streaming de una partida ''de prueba'' de un videojuego español que se encuentra en desarrollo.

El pasado 16 de septiembre nos desplazamos a Valencia, ya que el en Oh My Game de la capital del Turia, tres estudios con un futuro muy prometedor presentaron sus respectivos videojuegos y dejaron, durante más de cuatro horas, que todo aquel que quisiera disfrutara de algunas partidas. Esto es algo muy interesante, porque hasta hace unos años los únicos que podían probar los videojuegos antes del lanzamiento en eventos dedicados a ello eran los miembros de la prensa.

Vale, no ha cambiado, siguen existiendo eventos de este estilo, pero ahora los desarrolladores (sobre todo los independientes) buscan que todo aquel que quiera, pueda jugar a un determinado videojuego antes del lanzamiento, algo que les sirve para dar a conocer dicho videojuego.

Ambientación OMG
Posters, carteles, televisores con videojuegos y, por supuesto, joyas de coleccionista para ambientar estos locales.

En el OMG Bar de Valencia, Digital Sun Games, SuperMegaTeam y Quantum Goose presentaron en sociedad sus videojuegos: Moonlighter, Rise&Shine y Quantum Quest, respectivamente.Todo aquel que se acercó al bar pudo disfrutar de partidas a estos juegos, además de conocer a parte del equipo creativo tras los productos y conocer más sobre la industria del videojuego. 

OMG Bar Rise and shine
Poder probar la primera fase de un videojuego en un ambiente relajante es un gustazo.

El viernes pasado estuvimos en el Pixel Bar de Madrid para asistir a la presentación en sociedad de otro videojuego y, además, a la celebración de un torneo. Mientras que los tres estudios que presentaron sus juegos en el OMG Bar de Valencia tienen en común su veteranía en el sector, el evento del Pixel Bar fue algo llevado a cabo por un equipo amateur que se encuentra ultimando el desarrollo de su primer videojuego para PS4 al amparo de, nada más y nada menos, PlayStation España y una personalidad como Shahid Ahmad, responsable de que, por ejemplo, juegos como No Man's Sky hayan aterrizado en la plataforma de sobremesa de Sony.

Moon Factory, un estudio forjado en U-tad, realizó en el Pixel Bar un torneo de Rollin' B.O.B., su primer y original videojuego para PS4. Los asistentes al evento pudieron competir en varias categorías para llevarse videojuegos de PS4. Sin embargo, lo más importante es que, el torneo sirvió a Moon Factory para que gente que, a lo mejor, no tenía ni idea de la existencia de su videojuego, lo conociera y pudiese charlar con algunos de sus responsables.

Pixel Bar Madrid
Los estudios pueden presentar sus creaciones y organizar competiciones, como la de Rollin' B.O.B. en el Pixel Bar.

¿Cómo no conocía la existencia de este sitio?

Tanto en el evento del OMG Bar de Valencia como en el de este viernes en el Pixel Bar de Madrid, he podido escuchar esa frase por parte de compañeros de la prensa y de personas que esperaban en la puerta hasta que se diera el pistoletazo de salida al evento. Y es que, lo genial de este tipo de locales es que no tenemos que ir cargados con una consola o un ordenador para poder pasar, se puede ir a cenar tranquilamente y disfrutar del ambiente con gente que sabes a ciencia cierta que comparte tus mismas aficiones.

Pero, además, lo bueno es que parece que distintos desarrolladores independientes están utilizando estos espacios para llegar a más personas y dar a conocer mejor sus videojuegos. Es muy fácil hoy en día llegar al público gracias a las redes sociales, pero qué mejor que poder jugar por nosotros mismos a esos videojuegos que estamos esperando con las manos abiertas... o todo lo contrario, descubrir un proyecto del cuál no teníamos constancia de su existencia.

Gente charlando en OMG
Los asistentes a estos bares de videojuegos pueden, además de jugar, charlar de forma distendida con los creadores de los videojuegos que se presentan.

Larga vida a los bares de videojuegos, ojalá algún día haya uno en cada ciudad o, al menos, un restaurante temático, como es el caso de GG WP Bar & Restaurant que está buscando financiación en estos momentos tras su Kickstarter fallido.

Lecturas recomendadas