Reportaje

Batman: de la película al videojuego

Por Daniel Quesada
-

Llevamos poniéndonos en la piel de Batman desde los tiempos de Spectrum. Sin embargo, no han sido tantos los juegos basados en las pelis del Hombre Murciélago. A continuación tenéis un compendio de todos los videojuegos basados en los diferentes films, ordenados cronológicamente.

Hemos de retroceder hasta 1989, fecha en la que Tim Burton tenía listo el salto de Bruce Wayne al celuloide. Hasta ahora, el cómic y, en menor medida, la televisión habían sido los medios naturales del héroe. Con su desembarco en la gran pantalla se produjo un boom cuya onda expansiva duró años. El merchandising y, por tanto, los videojuegos, no podían quedar impasibles ante este filón. Con todos vosotros, he aquí la lista de los juegos que nacieron a partir de las películas. ¡Rodando!

Batman (Tim Burton, 1989)

La primera película coincidió en los cines con Indiana Jones y la Última Cruzada, pero aún así no tuvo problemas para reventar las taquillas. La Gotham decadente y los gadgets de los que gozaba el Señor de la Noche llamaron la atención del gran público, que se rindió a la fiebre por el merchandising que se desencadenó a raiz del estreno. Tener una camiseta con el murciélago sobre fondo dorado era lo más a principios de los 90.

Los videojuegos oficiales se dejaron ver en todos los formatos de la época. La versión de máquinas recreativas llegó en 1990 a EEUU. No tenemos constancia de que llegara a nuestro país, pero en aquellos locos años de importación "piratilla" todo era posible.

Las animaciones eran "cutre-salchicheras" y el desarrollo era un mero clon de juegos como Rolling Thunder o Shinobi, pero contaba con el aliciente de incluir muchas imágenes y voces digitalizadas de la peli. A los jugones les bastaba con oir ese "I´m Batman" carraspeante mientras se veía una foto de Michael Keaton y Kim Basinger para meterse de lleno en la ambientación de la peli. Los niveles a bordo del Batmóvil y el Batwing, que tiraban del clásico escalado de sprites, también eran dignos para la época.

Los ordenadores de la época (Commodore 64, CPC, MSX, Spectrum, Atari ST, Amiga, PC) recibieron un juego oficial en 1989, a cargo de Ocean y Data East. Obviando las diferencias inherentes a cada máquina, todas las versiones de este juego eran iguales: se tartaba de una mezcla de plataformas y acción, en la que hacíamos uso de la bat-cuerda para balancearnos a lo Bionic Commando.

La variación reseñable estaba en los niveles de conducción, que en los ordenadores de 16 bits aprovechaban la perspectiva trasera (una vez más, escalado de sprites), mientras que en los modestitos 8 bits recurrían a una visión cenital.

La versión de NES mezclaba la jugabilidad de títulos como Megaman o Ninja Gaiden (por aquello de los saltos laterales)... y, de hecho, era igual de difícil.

No tomaba demasiadas referencias de la película (¡si hasta los enemigos eran robots!), pero compensaba con una buena banda sonora y un uso variado de las armas secundarias, como nuestro fiel batarang.

También era "especialita" la propuesta para TurboGrafx, que sólo se vio en Japón. El parecido con la peli era ínfimo y el desarrollo se basaba en la exploración de laberintos isométricos, muy al estilo Pac-Mania, pero dando puñetazos por el camino...

La recién llegada Game Boy no se quedó sin su correspondiente juego, que apostaba de nuevo por la acción 2D, pero con mucha presencia del plataformeo...y los disparos. Sí, porque en este juego Batman tenía una pistola.

La fase de vuelo incluida era puro "shoot ´em up" de la época y, de hecho, la dificultad se las traía. La música, aun sin ser oficial, era tan buena como la de la versión de NES (seguro que tuvo que ver que Sunsoft se encargara de ambos títulos).

La última bat-versión en llegar sería la de Mega Drive, a la que no vimos el pelo hasta 1991. Fue un título bastante bueno, con animaciones fluidas y una satisfactoria mezcla de acción "a lo Shinobi" con niveles de shoot ´em up 2D a bordo del Batmóvil y el Batwing.

Lamentablemente, lo tardío de su llegada y lo enano de sus sprites hizo que no tuviera el éxito merecido en una época en la que ya se miraba hacia otros juegos más potentes.

ASÍ LOS PUNTUAMOS EN HOBBY CONSOLAS

Hobby Consolas acababa de nacer en aquella época, pero nos dio tiempo a analizar un par de títulos (preguntad a José Luis y Juan Carlos, que eran los "pipiolo-redactores" de la época):

  • Batman de Game Boy: comentado en el número 1. Puntuación: 90
  • Batman de Mega Drive: comentado en el número 11. Puntuación: 92

Batman Vuelve (Tim Burton, 1992)

Su nombre original (y el que ha permanecido en nuestra memoria) es Batman Returns. Michael Keaton volvió a encarnar a Bruce Wayne y se incorporaron personajes tan jugosos como el Pingüino y Catwoman (esa Michelle Pfeiffer en pleno apogeo). El director se soltó su rizada melena en este film, que acertaba al transmitir sensación de desasosiego y oscuridad, más aún que en la primera parte. La recaudación no respondió tan bien, pero para muchos esta es una de las películas más interesantes (por rara) del amigo Burton.

¿Qué hay de los juegos? Nos plantamos en una época en la que las consolas de 8 y 16 bits coexistían en armonía, así que las versiones se dispararon.

Vamos a empezar con la de PC, que sin duda es la más diferente. Las aventuras gráficas triunfaban en la época, así que se optó por ese desarrollo. El héroe tenía que buscar pistas que demostraran el lado malvado del Pingüino, así que tocaba investigar, hablar con los comerciantes...

El control y el guión no llegaban al nivel de clásicos como Monkey Island o Loom, pero había algunos elementos originales en el desarrollo: por ejemplo, sólo podíamos ser Batman por la noche y ciertos personajes olo estaban accesibles durante el día. Además, había que resolver el juego contra reloj, mientras Danny de Vit... estooo, el Pingüino hacía de las suyas.

Vamos a por las versiones consoleras. La sufridora Atari Lynx cargó en sus tripas un juego pensado para masoquistas, en el que solo teníamos una vida y en el que las explosiones no paraban de sucedeserse a nuestro alrededor.

Era un beat ´em up bastante clásico, que mantenía ciertos puntos en común con el film pero no nos regalaba ni una triste imagen digitalizada del mismo.

Bastante más digna resultó la aventura de Mega Drive. En el desarrollo se apostó por lo clásico: puñetes 2D, plataformeo ligero y duelos contra los iconos de la película.

Sin embargo, la ambientación sí estaba a un nivel alto: Batman lucía un aspecto estilizado y agresivo, mientras que la ciudad representaba muy bien la decadencia y hostilidad que vimos en el celuloide. Aún así, las animaciones no eran buenas y la curva de dificultad estaba desajustadísima, así que no gustó demasiado a los jugadores.

Ese mismo juego llegó, corregido y aumentado, a Mega CD. Aunque en esencia era el mismo, se incorporó una contundente banda sonora (¡pistas de audio en CD! ¡la pera!) y niveles especiales de conducción, repartidos entre el Batmóvil y el Batskiboat.

Aunque no era la primera vez que se usaba el escalado de sprites en un juego de Batman, sí fue la que obtuvo el resultado más impactante. Los tiroteos en marcha eran frenéticos y los efectos gráficos eran lo más de lo más en la época. Eso sí, una vez más, la dificultad no era apta para Robins del videojuego.

Game Gear y Master System también tuvieron su oportunidad de brillar (o de oscurecer, que todo esto es muy gótico), con un juego clasicote, pero que contaba con el aliciente de bifurcar su contenido.

En cada nivel podíamos elegir por la ruta fácil o la difícil. En la segunda había más saltos complejos en los que balancearnos con la batcuerda. Por lo demás, había unas animaciones y música decentes (eso sí, el Hombre Murciélago era microscópico).

NES seguía dando guerra y ofreció, por cortesía de Konami, un juego realmente solvente. Esta compañía era especialista en beat ´em up (¿quién puede olvidar los juegos de las Tortugas Ninja o Los Simpson?), así que dio ese enfoque a la versión para la 8 bits de Nintendo.

Jefes finales, avance 2D con cierta profundidad y buena música saciaron a los jugadores, aunque un buen multijugador habría sido interesante. Yo que sé, con Pafman o algo...

En 1993, los murciélagos llegaron a Amiga. No hubo sorpresas: beat ´em up 2D del montón, con saltos ocasionales y un Batman que compite con su versión LEGO en cuanto a volumen craneal.

La música era machacona a más no poder, pero los jugones aguantaron el tipo hasta llegar a los combates con Catwoman y el Pingüino. En cualquier caso, una entrega bastante olvidable.

Pero, sin duda, fue la versión para Super Nintendo la que partió la pana en esta etapa. Una vez más, Konami apostó por el beat ´em up y el resultado cumplió de sobra con lo que se esperaba.

Hombre, es verdad que parecía que a los malos (con perdón) les habían metido un palo por el culo de lo hieráticos que iban, pero las animaciones del protagonista eran muy buenas (molaba eso de chocar las cabezas de los malos) y éste lucía más "badass" que nunca. La banda sonora, con extractos de la peli, también era una gozada.

ASÍ LOS PUNTUAMOS EN HOBBY CONSOLAS

Esta vez podimos abarcar casi todas las versiones. He aquí las puntuaciones:

  • Batman Returns de Lynx: comentado en el número 11. Puntuación: 89
  • Batman Returns de Mega Drive: comentado en el número 15. Puntuación: 90
  • Batman Returns de Game Gear: comentado en el número 15. Puntuación: 89
  • Batman Returns de Mega CD: comentado en el número 24. Puntuación: 93
  • Batman Returns de Super Nintendo: comentado en el número 27. Puntuación: 90

Batman Forever (Joel Schumacher, 1995)

Mike Rivers, digo Val Kilmer se puso la máscara en la película más llena de estrellas de la saga. Por eso y por muchas cosas más esta es la película del exceso: Jim Carrey elevó el listón de su propio histrionismo al encarnar a Enigma, mientras que Tommy Lee Jones puso el piloto automático al encarnar a Dos Caras. Eso sí, Nicole Kidman todavía no se había metido bótox y salía guapísima. Por lo demás, la peli era un despropósito en cuanto a ambientación y guión, pero fue un éxito en cines.

Estamos ya en 1995 y el éxito de franquicias como Mortal Kombat propagó la concepción de que los gráficos digitalizados añadían realismo a los juegos (cuando la mayoría de las veces, en realidad, quedaban super artificiales). Así, todas las entregas jugables basadas en esta peli usaron esa técnica. Todas.

Batman Forever: the Arcade Game salió para recreativas, PlayStation y Saturn. De nuevo, peleas callejeras al uso, aunque esta vez un segundo jugador podía encarnar a Robin.

Resultaba curioso el uso de super ataques energéticos, que parecían más propios de Dragon Ball que de Batman. El resto era un pastiche de fondos pre-renderizados, personajes digitalizados y voces que parecían grabadas en lo más profundo de un pozo.

ASÍ LO PUNTUAMOS EN HOBBY CONSOLAS

  • Batman Forever en Super Nintendo: comentado en el número 49. Puntuación: 90
  • Batman Forever en Mega Drive: comentado en el número 49. Puntuación: 83

Batman y Robin (Joel Schumacher, 1997)

Se culminó el despropósito. Esta película terminó de hundir el glamour de la saga con unos escenarios que parecían sacados del Tren de la Bruja, unas actuaciones vagas a más no poder y unos diálogos de vergüenza ajena. Ni Schwarzenegger, ni Uma Thurman, ni Alicia Silverstone (¿qué ha sido de esta chica?) se esforzaron por levantar una película que confiaba en que el nombre bastara para triunfar. Pero no fue así. George Clooney, menos más que con Nespresso te fue mejor...

La pereza fue tal que solo salió un juego oficial, para la consola del momento: PlayStation. Como la tecnología había avanzado bastante, esta vez se creó una aventura 3D en la que teníamos libertad para movernos por Gotham.

Había posibilidad de elegir entre Batman, Robin y Batgirl y entre nuestras tareas estaban buscar pistas, superar peleas, pilotar todos los vehículos de la película.... Curiosamente, el juego se dividía en días y, dependiendo de la hora, podíamos acceder a unas misiones u otras. La ambientación era bastante maja, pero el control no respondía como era de esperar.

ASÍ LO PUNTUAMOS EN HOBBY CONSOLAS

  • Batman Returns de PlayStation: comentado en el número 83. Puntuación: 87

Batman Begins (Cristopher Nolan, 2005)

Con el tiempo, las heridas cicatrizaron y el público estaba listo para un "reseteo" cinematográfico del Hombre Murciélago. Y vaya si se hizo bien. La elección Christian Bale no pudo ser más acertada, la reinterpretación del "viaje del héroe" que plantea Nolan y un diseño artístico muy bien modernizado hicieron de esta peli un éxito que sólo pudo superar El Caballero Oscuro.

En cuanto a los juegos, hubo dos propuestas. La primera salió simultáneamente para PlayStation 2, Xbox y GameCube. Era una aventura muy similar a lo visto en los Splinter Cell: misiones en las que podíamos optar por eliminar a los malos con sigilo o hacerlo a lo bruto, a costa de revelar nuestra posición.

Un elemento interesante es el terror. Podemos explotar objetos cercanos para asustar a los vigilantes y hacer que estén más a nuestra merced. Sin embargo, esa idea se queda en la superficie y nos quedamos con ganas de explotar más el filón. De hecho, el principal problema es que el juego resulta demasiado lineal y predecible, aaunque en cuanto a gráficos y sonido resulta muy fiel al film.

El otro juego salió solo en Game Boy Advance y tenía una propuesta similar, pero adaptada a las posibilidades de la portátil. Al igual que la otra, toma prestados elementos de la versión de Splinter Cell que vimos en ella, así como de otros títulos como Prince of Persia.

Los niveles están bien diseñados y se hace bastante entretenido, pero la verdad es que no llega a sorprender en ningún momento. Sin duda, la infiltración es lo más interesante del título.

ASÍ LOS PUNTUAMOS EN HOBBY CONSOLAS

  • Batman Returns de PS2, Xbox y GameCube: comentado en el número 166. Puntuación: 80
  • Batman Returns de Game Boy Advance: comentado en el número 167. Puntuación: 74

Y de esta forma concluimos nuestro repaso. Sí, aquí se cierra el grifo de juegos basados en pelis de Batman. ¿Y qué pasó con El Caballero Oscuro y la peli que hoy se estrena? Pues no han tenido juego oficial (bueno, para móviles sí que ha salido), pero es que, con juegazos como Batman Arkham Asylum y Batman Arkham City... ¿quién necesita imitar al cine?

Lecturas recomendadas