Reportaje

Batman Noel: ya hemos leido el cómic más navideño

Por Jesús Delgado
-

Batman va a vivir una Navidad muy especial, ya que va a ponerse en el pellejo del avariento Mr. Scrooge para protagonizar su particular Cuento de Navidad. ¿Os lo vais a perder?

ECC nos alegra la vista estas fiestas. Y nunca mejor dicho, ya que en diciembre la editorial publica Batman Noel, un banquete visual cocinado por Lee Bermejo, co-creador de la exitosa novela gráfica Joker. En este cómic, veremos cómo el dibujante se mete también a guionista y se recrea con un doble homenaje a la obra de Charles Dickens y al pasado, presente y futuro de Batman.

 

 

Para este fin, a lo largo de este especial one-shot, Bermejo establece un paralelismo entre la obra de Dickens, Cuento de Navidad (sí, hombre, la de los tres fantasmas no digáis que no la conocéis), y una atípica Nochebuena con el Caballero Oscuro en la que Bruce Wayne deberá hacer un autoexamen acerca de su identidad como protector de Gotham City, sus pérdidas y sus verdaderos objetivos.

 

Sin embargo, esta propuesta nada tiene de sobrenatural y tampoco guarda mucha relación con ese 'Fantasmas' de Loeb y Sale que ya vimos en Haunted Knight; En Batman Noel, el dibujante-guionista deja de lado cualquier tipo de recurso paranormal y, en su lugar, recurre a los tópicos del Universo DC para plantearnos un viaje de redescubrimiento para Batman, quien visitará las Navidades del pasado, del presente y del futuro de mano de aliados y enemigos por igual.

 

 

El tomo, uno de los mejor editados por ECC hasta la fecha, puede encontrarse en librerias especializadas y grandes supercifies por un precio de 13,50 euros. Su formato es de tapa dura y contiene un total de 112 páginas a todo color en total. Además, como extra, el dibujante nos “regala” una serie de bocetos al final del tomo que sirve para comprender cómo compuso las ilustraciones de este cuento navideño tan sui generis.

 

Pero pasemos a la crítica, que creo que es lo que estáis esperando. ¿A qué si?

¡Feliz Navidad, Sr. Wayne!

Veamos, en primer lugar, los que esperéis un guión sesudo, que reinvente el género y que sirva para comprender desde un nuevo enfoque al Señor de la Noche de Gotham City, mejor que os vayáis olvidado. Este no es vuestro cómic. Sin embargo, todos aquellos que paséis del guión y lo que queráis un espectáculo visual, no vayáis más lejos, pues con Batman Noel habréis acertado de pleno.

 

 

Como ya aventurábamos antes, esta novela gráfica es ante todo un gozo para los ojos y por lo tanto os lo debéis tomar de tal forma, no buscar complicaciones dónde no las hay. Ahora bien, no por ello debemos descalificar el trabajo Bermejo (que no es guionista, sino dibujante, cuidado) al hacer las veces de escritor. Ya que en esta materia llega a defenderse muy bien, y compensa cualquier debilidad de guión gracias a su lustroso estilo, cocinando un cómic que se nota que está hecho con amor.

 

Desde sus trazos hasta la amplia variedad de planos, el autor no escatima recursos para dotar a su obra de una gran espectacularidad. Su diseño de viñetas y la forma en la que solapa el monólogo del narrador con la acción hace que la lectura sea fluida, pero no menos excitante. Manteniendo el pulso a la atmósfera oscura y desesperada de Gotham City, Bermejo se maneja muy bien con una estética actual que no traiciona la propia esencia de los personajes.

 

 

En este aspecto, el rediseño del bat-traje y el rescate de la estética de Heath Ledger para el Joker son de agradecer; del mismo modo que la de otros personajes, sobre los que nos diremos nada para no spoilearos las pocas (pero gratas) sorpresas de la trama.

 

Paralelamente, habría que hablar de Barbara Ciardo, la colorista italiana encargada de este título, cuyo trabajo también pueden verse en Superman: Tierra Uno y Secret Invasion: Front Line. Ciardo logra un juego de colores muy rico, creando contrastes excepcionales entre fríos y cálidos, lo cual dota a las escenas de una gran diversidad y contraste de atmósferas: el pasado de Batman, las fiestas navideñas de la actualidad, los cementerios, la batcueva e, incluso, el aciago futuro que se le revela a Wayne. Todo ello queda bien diferenciado.

 

En general, tan sólo hay dos pegas al respecto de este cómic: Una, un par de incoherencias de trama, que solo los muy puntillosos notarán y no sabrán perdonar. Y dos, el hecho de que 112 páginas se pasan volando. Por lo demás, es una cómic que merece estar en la estantería de cualquier adicto al cómic, o tan sólo a Batman, por su altísima calidad visual.

 

Por tanto, si queréis acertar con un regalo, bueno, bonito, barato y batmaníaco, esta es una gran elección.

Lecturas recomendadas