Reportaje

Batman Returns - Análisis retro

Por Martín Amechazurra Falagán
-

Batman Returns fue la primera incursión de Konami en los Beat´em Up de SNES. La adaptación de la película homónima de 1992 nos mete de lleno en Gotham para acabar con El Pingüino.

Batman Returns no fue el primer videojuego inspirado por las aventuras del mejor detective del mundo, pero sí el de mayor éxito cuando salió. Lanzado en 1993 para SNES, el juego de Konami supuso un éxito de ventas global, llegando a ser el más vendido en diversos países. El primer Beat´em Up de la compañía nipona en la consola de Nintendo guardaba muchos parecidos con otro juego de su mismo género, con Final Fight para ser exactos. Si bien algunos podrían pensar que se trataba de un Final Fight con un protagonista con capa, el título tenía suficientes elementos a su favor para triunfar por si mismo.

El juego en sí es una adaptación directa de la película Batman Returns de 1992. Dirigida por Tim Burton y con figuras de la talla de Michael Keaton como Batman, Danny DeVito como El Pingüino o Michele Pfeiffer como Catwoman, entre otros, la película de Warner Bros. fue un éxito tanto de taquilla como para la crítica. Con un tono más oscuro y violento que el de otras películas anteriores del superhéroe, el director estadounidense quiso mejorar su trabajo en Batman (1989), volviendo a crear un Gotham en el que todos los personajes tenían un punto de locura del que no se libra ni el Caballero Oscuro.

Dividido en 7 "escenas", Batman Returns presenta varios momentos de la película a lo largo de su recorrido. Desde la transformación de Selina Kyle en Catwoman, o luchar a golpes con la banda del circo Triángulo Rojo, hasta un enfrentamiento final contra Oswald Cobblepot para acabar con sus macabros planes, la historia estaba presentada mediante escenas estáticas entre los niveles. Dichas escenas no solían ser muy largas y asumían cierto conocimiento de la trama por parte del jugador, evitando asi cortar el ritmo de la partida.

La ambientación era, sin lugar a dudas, el punto fuerte de Batman Returns. Las decoraciones navideñas, las luces por las calles, la propaganda electoral del Pingüino,... todos los elementos del juego conseguían capturar el aspecto de la película y su esencia. Lo más destacable es la banda sonora. En colaboración con Danny Elfman, el Beat´em Up de Konami lograba recrear la banda sonora de la película en los 16 bits de la SNES, acompañando al jugador en todo momento durante sus combates por Gotham. A esto hay que añadirle la calidad de los efectos sonoros que se podían escuchar al combatir, creando una experiencia completa para los jugadores.

Pero no sólo de música se vive. Los combates del juego estaban completamente a la altura de su diseño.. Batman poseía una serie de movimientos muy fluidos y bastante cómodos de utilizar al luchar. Como ataque principal, Batman podía lanzar una serie de golpes rápidos contra su enemigo con sólo pulsar varias veces el botón de atacar. Por otra parte, el caballero oscuro tenía la capacidad de dar golpes en el aire o lanzar Batarangs a los enemigos más alejados. Finalmente, nuestro héroe podía agarrar a todo tipo de enemigos para golpearlos o lanzarlos contra el suelo, escaparates, bancos y demás elementos del escenario. Los agarres eran especialmente útiles en el juego de Konami, incluyendo la posibilidad de agarrar a dos enemigos a la vez con facilidad. Esto aportaba dinamismo a los combates para evitar hacer repetitivo el luchar y dar más opciones al jugador.

Uno de los principales problemas de los Beat´em Up de la época era que los niveles se podían hacer repetitivos y tediosos. En Batman Returns, las escenas en las que se dividía el juego estaban, a su vez, divididas en distintos niveles. Aparte de las típicas fases de ir avanzando hacia la derecha derrotando a los malos, el juego tenía niveles donde Batman sólo podía usar sus Batarangs para combatir. Estos niveles, con una cámara diferente para cambiar la perspectiva, solían tener secciones de plataformas y saltos, requiriendo el uso de la Batgarra para avanzar y sortear obstáculos. También nos podíamos poner a los mandos del Batmóvil en algunos de los niveles. Con ello se trataba de aportar algo de variedad a la jugabilidad y darle un buen ritmo para ofrecer una mejor experiencia de juego.

En cuanto a su duración, el juego podía ser completado en algo menos de una hora. Con sólo un modo de juego, Batman Returns estaba un poco falto de elementos que te hicieran querer volver a jugarlo. El Beat´em Up carecía de modo cooperativo entre otros, asi como de más personajes con los que poder enfrentarse al Pingüino. Al ser una adaptación directa de la película, hubiera sido raro incluir a personajes que no aparecen en ella como Robin. Por suerte, la aventura tenía hasta cinco modos de dificultad diferentes para aquellos que quisieran afrontar un verdadero reto en las calles de Gotham. 

Batman Returns es un de los títulos más divertidos del Caballero Oscuro del pasado siglo. La película de Tim Burton también inspiró otras versiones del juego, como una aventura gráfica para ordenadores y varios juegos producidos por SEGA. Tras diversas iteraciones del mejor detective del mundo a lo largo de los años, la última aventura de Batman se encuentra ya en nuestras pantallas. Batman v Superman: El amanecer de la justicia es uno de los lanzamientos más importantes del año y un must-see para los fans de DC Comics. Si os han entrado las ganas de encarnar a Batman en consolas otra vez, aqui os dejo el análisis de Batman: Arkham Knight para PS4, Xbox One y PC.

 

Lecturas recomendadas