Reportaje

Blood, la historia de Saya

Por Thais Valdivia
-

Esta franquicia, que nació en el año 2000, tiene a su espalda cinco mangas, dos series de animación, una OVA, dos películas y un live action.

Una de las franquicias que puede presumir de tener todos sus productos licenciados en España es Blood. De una u otra manera, todos hemos visto alguna vez a Saya portar su arma especial, bien en la estantería de nuestra tienda favorita o hace años en televisión cuando emitían la serie de animación de madrugada.

A pesar de lo que pueda parecer por las imágenes, Blood no sólo es un chica de uniforme con una katana, es una serie dirigida a un público al que le guste la acción desenfrenada y la sangre a raudales. Por supuesto, también está destinada a todos los que busquen una historia nueva y diferente que tenga unos giros de guión de esos que te dejan con ganas de saber lo que ocurrirá a continuación.

Tampoco nos olvidamos de los carismáticos personajes que componen cada una de las historias. Unos protagonistas con unas personalidades muy marcadas que no dejan a nadie indiferente. Dentro de ellos hay que destacar a Hagi, el eterno guardaespaldas de Saya que tampoco se libra de protagonizar su propia historia.

A continuación, tenéis todas las obras que componen esta apasionante serie: 

Blood: The Last Vampire

Saya es una joven mitad humana y mitad vampiro que tiene la capacidad de ser la única que puede derrotar a unos peligrosos seres, los quirópteros. Estos monstruos poseen forma humana, lo que les ayuda a infiltrarse entre la gente y atacarles sin piedad.  Además, la sangre de estas personas les da una fuerza sobrenatural sólo superada por el poder que adquieren al transformarse en su verdadera forma.

En Japón, Saya debe obedecer todas y cada unas de las órdenes relacionadas con acabar con estas criaturas. Con la ayuda de su katana, la chica pasa los días cazando quirópteros e infiltrándose en lugares cada vez más peligrosos. Por ello no puede evitar preguntarse una y otra vez hasta cuándo tendrá que estar así.

Blood: The Last Vampire es un tomo único realizado por el famoso artista de geénero hentai Benkyo Tamaoki, por lo que no faltan escenas subidas de tono y desnudos de algunos de los personajes que aparecen en la obra. Además, el manga muestra con un dibujo algo tosco y de trazo grueso algunas referencias al libro Carmilla, del irlandés Sheridan Le Fanu, en el que la protagonista es una vampiresa que comienza a sentir algo más que amistad por una joven humana de nombre Laura.

Tal fue la repercusión que tuvo en Japón que posteriormente se realizó un live action y una película de animación. El live action fue una producción de hora y media de duración dirigida por Chris Nahon que no tiene ni pies ni cabeza y cuyos efectos especiales consiguen que los vistos en la no tan querida Dragon Ball Evolution sean de Oscar.

La película de animación, por otro lado, suaviza bastante las líneas del manga y en la producción se tuvo más en cuenta el material original, algo que se agradece bastante. Eso sí, preparad el chubasquero, porque llega un momento en que tanta sangre puede salpicar. 

Blood +

El éxito de The Last Vampire originó una nueva historia basada en la franquicia Blood: Blood +. Al igual que en la anterior obra, la protagonista es Saya, pero en este caso, la joven es una chica normal y corriente que vive que con su familia adoptiva. Un día, tras una dura clase de gimnasia, Saya va en busca de su hermano Riku y por el camino se topa con un violonchelista un tanto misterioso que está tocando una melodía que les es muy familiar pero no recuerda por qué. Sin más lo deja pasar hasta esa misma noche en que decide ir a dar un paseo y es atacada por un ser que intenta matarla. En ese momento el joven de esa misma tarde aparece para rescatarla, pero la criatura es demasiado poderosa, por lo que le da a la joven un poco de su sangre para que recuerde quién es y acepte su sangriento destino.

El anime Blood +, compuesto por cincuenta episodios adictivos y llenos de acción, estuvo dirigido por Junichi Fujisaku y producido por el estudio de animación Production I.G desde octubre de 2005 a septiembre del año siguiente. Además, Asuka Katsura se puso al frente de una más que buena adaptación a manga casi un mes después del estreno de la serie de animación. Cinco tomos forman la obra.

En esta ocasión, la personalidad de Saya es mucho más cercana y humana. Durante toda la obra la vemos luchando internamente por frenar su instinto y deseando que todo vuelva a la normalidad. Las relaciones con los personajes secundarios, como Hagi, también han cambiado en comparación con la anterior entrega de la franquicia. Asimismo, los elementos de otras épocas y referencias a momentos históricos están realmente bien conseguidos y le dan un toque de autenticidad (dentro de lo que cabe) al conjunto general de la obra.

Para los más curiosos, Blood + está relacionado directamente con The Last Vampire. El elemento clave entre ambas series son los recuerdos que tiene Saya acerca de su participación en la Guerra de Vietnam. 

Blood + Adagio

La corte de los zares antes de la revolución rusa es el escenario principal de esta precuela que vuelve a tener a Saya y a Hagi como dúo principal. En este lugar, la joven debe derrotar a los quirópteros que amenazan con matar al zar Nicolás II y a su familia. Para ello, debe infiltrarse en el Palacio de Invierno e investigar a todos los miembros de la familia y personas que viven allí. Así descubrirá que la dulce Anastasia y el maquiavélico Rasputín no son lo que parecen.

Kumiko Suekane recoge el testigo de Asuka Katsura al frente de los mangas de Blood y narra en sólo dos tomos unos hechos que nos presentan a personajes que existieron de verdad a través de una historia de ciencia ficción y acción con unos giros que, si bien no sorprenden, son muy interesantes. Para darle mayor veracidad al proyecto, la mangaka introduce algunos elementos reales como la complicidad entre Rasputín y Alejandrá Romanov y muestra en varias ocasiones al pequeño de la familia, Alexei, sufrir debido a su problema de hemofilia. 

Blood + Ciudadela Nocturna

Shangai, 1993. El policía Nishi investiga una serie de asesinatos en los que las víctimas han muerto desangradas. Cuando todo parece tener cierto sentido, una extraña organización se hace cargo del caso y pide a Nishi que olvide todo lo que ha visto, pero le es imposible ya que es atacado por un quiróptero. Quiróptero que Hagi, quien va en busca de Saya, derrota ante sus ojos. Este suceso lleva a Nishi a unirse a este violonchelista para descubrir por su cuenta qué es lo que de verdad ha ocurrido.

Hirotaka Kisaragi, conocida por su trabajo dentro del mundo del yaoi (género en el que las relaciones amorosas entre dos chicos son el eje central de la historia), es la autora de este manga de tomo único que bien se aleja de todo lo visto hasta la fecha.

En comparación con el resto de obras de la saga Blood, Ciudadela Nocturna es la más floja de todas en lo que a trama se refiere. Bien es cierto que ver a Hagi protagonizar su propia historia es plato de buen gusto para sus seguidores, pero la relación que tiene éste con Nishi es lo que hace que la obra pierda puntos. Y es que después de ver tantos momentos entre él y Saya, resulta extraño presenciar el acercamiento entre los dos chicos de la serie.

Aparte, el estilo de dibujo maduro y adulto de anteriores entregas se guarda en un cajón para mostrar unas ilustraciones con un trazo más fino y ligero propio del género shōjo.

Blood-C

En la última serie de la saga Blood, Saya vuelve a tomar el control de la historia y nos trae lo que, en un principio, parece una serie de instituto con toques gore. Ahora, Saya Kisaragi es una estudiante de segundo de bachillerato que vive junto a su padre en un templo situado en un humilde pueblo. Su madre, por otro lado, fue una poderosa sacerdotisa que falleció tiempo atrás legándole a la joven su espada y un destino sangriento que la obliga a derrotar a los Furukimono antes de que acaben con los humanos. Con el paso de los días, cosas extrañas van ocurriendo en la pequeña población donde vive. Todas ellas están relacionadas con la verdad que se esconde tras la propia Saya.

Bajo los diseños del cuarteto de mangas CLAMP, el manga de Blood-C se compone de cuatro volúmenes recopilatorios que están a nombre de Ranmaru Kotone. Posteriormente, se realizó una adaptación a serie de animación de doce episodios que narra de manera fiel y correcta los hechos de los tres primeros tomos. Aparte, existe una película, también de animación, titulada Blood-C: The Last Dark que adapta el último volumen.

Tanto el manga como el anime de Blood-C bien podrían calificarse de sorprendentes. Al empezar a leer la obra, o a ver la serie, parece que estamos ante un producto que no se asemeja nada a la franquicia Blood salvo por la violencia y la sangre. Y es que esos momentos de Saya cantando sinsentidos mientras va a algún lugar dan cierta vergüenza ajena. Pero esto no es todo, ya que cuando pensamos que la cosa sólo puede tener una única solución, ocurre cierto suceso que pone todo patas arriba y hace que la serie cobre un rumbo diferente. Cuidado con el tomo final y la película The Last Dark no vaya a ser que os la cuelen si ya visteis/leísteis lo que ocurre anteriormente. La sorpresa está más que asegurada.


Tenemos muchas otras recopilaciones de mangas y animes. Aquí las tenéis todas:

Lecturas recomendadas