Saint Seiya - juguetes de los 90
Reportaje

Los Caballeros del Zodiaco - Las primeras figuras de Saint Seiya

Por Benjamin Bruna
-

Seguimos viajando en un Delorean para repasar esas colecciones de figuras que marcaron a los niños de los años 80 y 90. Hoy toca elevar al máximo el cosmos, encontrar el sexto sentido y hablar de Caballeros del Zodiaco.

Los Caballeros del Zodiaco o Saint Seiya, si preferís su nombre original, es una de esas colecciones de figuras de la que antes o después teníamos que hablar por aquí. El estreno de la serie de animación Caballeros del Zodiaco pilló a toda ese generación, que hoy tiene treinta y tantos, de vacaciones y conocimos a Seiya, caballero de Pegaso, Shiryu, caballero del Dragón, y al resto de los Caballeros de Bronce en la playa o en el pueblo de los padres. Y es que su primera emisión, o al menos la que yo recuerdo, tuvo lugar en el verano de 1990. La verdad, es muy difícil olvidar la primera vez que se escucha esa sintonía.

A la par de estos primeros capítulos, Bandai, de la que ya hablamos en el especial de Tortugas Ninja, decidió traer a España algunas de las figuras de la colección de los Caballeros del Zodiaco. Para no arriesgar demasiado, la primera oleada se trajo directamente desde Francia. Si alguno de vosotros pudo tener una de estas figuras, recordareis que el logotipo de la caja era el del país vecino: Chevaliers du Zodiaque. Sí, en aquellos años vivíamos en un país al que el resto nos llevaba mucha ventaja. Los franceses ya llevaban algún tiempo disfrutando del anime inspirado en el manga de Masami Kurumada.

¿Fan de Caballeros del Zodiaco? Consigue la serie completa en DVD

Bandai tenía una parte del terreno ya abonado y la aprovechó. Aunque, una vez más, el lanzamiento se hizo de aquella manera en que se hacían las cosas por aquí, y que hemos visto en otras colecciones como G.I.Joe. El desembarco se produjo con un primer surtido algo especial y que nos dejó a mas de uno descolocado. Mientras que en la serie veíamos a Seiya, Shiryu, Shun, Hyoga e Ikki con lo que mas tarde se ha conocido como armaduras V1, las de los cascos, las figuras correspondían a las armaduras V2, con diademas. Un nuevo chasco: de nuevo, tu figura no se parecía en nada a lo que veías en la pantalla.

Y en este caso dolió mucho más, porque pocas cosas duelen tanto como las que afectan a la cartera.  Aunque ahora mismo 18 euros pueda parecer poco, en 1990 eran la aterradora y escalofriante cantidad de 3000 pesetas (puede que los que no conocierais o no recordáis la peseta no lleguéis a entender nuestro dolor en la época). Mi figura de Pegaso con diadema (por si no ha quedado claro yo quería el del casco), me costó 3200 pesetas de mis ahorros veraniegos. Pero hay que ser sincero, la presentación y el concepto de figura eran muy diferentes a todo lo visto hasta entonces.

Por todo lo que he dicho, hasta ahora podría parecer que odiaba a esa figura de Seiya de Pegaso V2. Todo lo contrario: jugué una barbaridad con ella. Tanto, que la resplandeciente armadura perdió todo su brillo y la figura llegó a parecer un muñeco de trapo. No había forma de que la armadura se sujetara y mucho menos de que el cuerpo se mantuviera en pie. Seguro que os pasó lo mismo a mas de uno, así que ya sabéis de lo que hablo. Todo eso, unido a la retirada de la serie debido a las acusaciones de colectivos de padres de ser extremadamente violenta (y eso que llegó a España censurada) hizo que mi Caballero del Zodiaco quedase guardo en su caja por una larga temporada.

Las figuras de los Caballeros del Zodiaco, al mejor precio

Ese corte de emisión nos dejo sin ver muchas de las cosas que prometían las figuras. Los duelos de los Caballeros de Bronce contra los Caballeros de Oro, o el momento en que los protagonistas cambiaban de Armadura. Años después, llegó Telecinco al rescate de todos aquellos que queríamos saber cómo continuaban las aventuras de Seiya y compañía. Entre bocata de Nocilla y vasos de leche, descubrimos las nuevas aventuras y las no tan nuevas de los protectores de Atenea. En esta ocasión, Bandai no defraudó y realizó un despliegue mucho mayor de figuras.

Aunque los caballeros de Bronce en su primera versión siguieron sin llegar, esta vez acompañaron a los protagonistas, además de los caballeros de Oro, los Guerreros Divinos de Asgard y los Generales Marinos de Poseidón con el Dios del Mar incluído. Para no perder la costumbre, no llegaron todos los personajes de las nuevas sagas, ni tampoco figuras de protagonistas como el Patriarca, o los caballeros de Acero. Pero la colección se vio sustancialmente ampliada. Eso sí, el precio seguía siendo el mismo que en su primer lanzamiento, así que había que ser muy cuidadoso con los personajes que se escogían para Navidades o cumpleaños. Las nuevas figuras fueron las mismas que las de nuestros vecinos, otra vez.

Segunda oleada de los caballeros del zodiaco de Bandai

Por desgracia, la calidad de la figuras era la misma, y aunque muchos ya habíamos aprendido con las primeras, era inevitable que las piezas terminaran aflojándose, el metal poniéndose feo o los cromados de algunas de las piezas de plástico saltando.  Aun así, esta colección de delicadas figuras de los Caballeros del Zodiaco y el anime consiguieron enamorar a toda una generación que se ha mantenido fiel a Seiya.

Lo que os voy a contar ahora no es ninguna novedad, como habréis visto a lo largo de todos estos reportajes dedicados a las colecciones de figuras de los años 80 y 90. A principios de siglo, allá por el 2003, se produjo en España un resurgir del coleccionismo de Saint Seiya y empezaron a llegar reediciones de figuras desde el mercado asiático, que hicieron que a más de uno se le volviera a incendiar el cosmos. El anime por fin continuó la historia del manga gracias a la excelente Saint Seiya: Capitulo de Hades-Santuario y sobre 2004 apareció la colección de figuras que por fin traería su deseo a todos los fans lo que llevaban media vida esperando. 

Saint Seiya Myth Cloth fue la apuesta de Bandai para dar ese toque de calidad que faltaba a las figuras. Las dotaron de una escala mayor, mejores acabados y un nuevo sistema en que la armadura realmente vestía al maniquí. Esta colección se extendió por todas las aventuras de la saga clásica e incluso abarcó a algunos personajes de The Lost Canvas. Después, ha habido nuevas colecciones como Myth Cloth Ex, pero la original es la culpable de desatar en muchos la fiebre del coleccionismo.

Al contrario que otros fenómenos que se han apagado algo mas con el tiempo, Saint Seiya sigue estando muy presente con nuevas series u OVAS de animación, nuevos mangas e incluso han llegado al cine con "La Leyenda del Santuario" la película de los Caballeros del Zodiaco en animación digital. No hay que olvidar que también permanecemos a la espera de esa prometida cinta de acción real. Todo esto ha favorecido que sigan apareciendo nuevas gamas y modelos, pero para muchos siempre ocuparán un lugar privilegiado aquellas figuras destartaladas con las que jugamos al grito de “Dame tu fuerza, Pegaso”.

Los caballeros de Bronce de Saint Seiya

Lecturas recomendadas