Reportaje

Call of Duty Black Ops lo hemos jugado

Por Paco Delgado
-

Al fin le hemos hincado el diente a la nueva joya de Treyarch. En esta ocasión Infinity Ward le ha cedido el testigo a los chicos californianos. El nuevo Call of Duty, con el sobre nombre de Black Ops, nos sitúa en plena guerra fría, con un guión ficticio donde daremos vida a un miembro de la Black Ops Unit, un pelotón de operaciones especiales que nos llevará por todo el mundo cumpliendo todo tipo de misiones: acción, sigilo e infiltración.

La demos que nos han dejado jugar en el stand de Activision en el E3 cuenta con dos niveles. El primero, nos invita a infiltrarnos en una fábrica de armas de Rusia, donde controlaremos un Blackbird sr71 –el piloto parece un astronauta- para despegar manualmente. A pesar de que estamos jugando, la sensación es de estar viendo una película de una calidad soberbia. Una vez en el aire, debemos localizar los objetivos en superficie con la cámara espía del avión, cosa sencilla ¡somos superbuenos en esto! A continuación, marcamos el objetivos y enviamos a los soldados al asalto.

Así, todavía con la boca abierta ante tal espectáculo, comenzamos a manejar uno de esos soldados.

La infiltración es fundamental para no perder el factor sorpresa. Nuestro grupo se ha agazapado en la nieve para evitar que una patrulla enemiga le detecte. Una vez fuera de peligro, nos disponemos a bajar por una pared montañosa con nuestro equipo de rappel… ¡¡Mierda!! Un compañero se ha caído. ¡Será torpe el tío!

Una vez tenemos el objetivo delante de nosotros, todavía subidos en la cuerda, comienza la acción. Entramos a saco rompiendo las ventanas y comienza el tiroteo, todo es muy rápido, ya que nuestro equipo es especialista en asalto y acaba con todos los enemigos de la habitación un plumazo.

Lo demás, en esta misión de Call of Duty Black Ops es avanzar por los nevados bosques que conforman el escenario colocando explosivos, y terminando con cualquier soldadito de a pie que ose cruzarse en nuestro camino. ¡La que hemos liado en un momento en la fábrica! ¡Esto es espectacular!

Todavía con el corazón en un puño, afrontamos la segunda misión de este Call of Duty Black Ops, se llama Payback, y comenzamos como prisioneros. Como es lógico, no tardaremos mucho en escaparnos. ¡¡Madre mía que calidad!! Fundido en negro,  comienza la acción de nuevo, estamos en Laos, la jungla, atacamos un campamento enemigo y nos metemos en un helicóptero ruso enemigos con un colega y nos lo llevamos. ¡Controlamos el helicóptero! Atacamos lanchas, lanzamos misiles contra los enemigos del campamento… ¡Esto parece Apocalyspe Now! ¡Dios mío qué masacre! Ni los puentes se libran de nuestra furia. ¡¡Puff!! Se acercan helicópteros enemigos… ¡A nuestra espalda! ¡Nos han alcanzado! Se acabó…

Todavía estamos extasiados de lo vivido. Si has jugado cualquier otro Call of Duty, a buen seguro que este te va a encantar. Mucho más varidado que el resto, con un montón de acción, misiones pensadas al milímetro y, sobre todo, una calidad técnica que quita el hipo. ¡Cómo hemos disfrutado con este Call of Duty Black Ops!

La pena es que hasta el nueve de noviembre de 2010 no esté disponible.

Lecturas recomendadas