Reportaje

Club Chistendo: 10 maneras de morir... jugando

Por Gustavo Acero
-

Desde que Wii, Kinect y PS Move revolucionaron la forma de jugar videojuegos, hace años que el salón de casa dejó de ser un lugar seguro, sobre todo si compartes piso con estos cafres del descontrol por movimiento. Hola, me llamo Gustarfox y esto es Jackass, digo El Club Chistendo.

[Advertencia sobre salud y seguridad: ponte la correa del mando y ajústala a la muñeca. Sujétalo con firmeza y no lo sueltes. Asegúrate de disponer de suficiente espacio a tu alrededor mientras juegas].

¿Cuántas veces hemos leído este mensaje... y cuántas nos lo hemos pasado por el nunchako del triunfo con un suspiro de autosuficiencia? Seguramente, no tantas como los protagonistas de la cuarta entrega del Club Chistendo, que hoy recopila los mayores accidentes domésticos provocados por los jugadores más paquetes, torpes e inconscientes del panorama planetario, también conocidos como el sueño de MediaMarkt.

Televisores de plasma, jarrones chinos, muebles con vitrina y lámparas de lágrimas (oculares) son algunas de las víctimas que ha dejado a su paso la generación del giroscopio. Sin más dilación, damos paso a "10 maneras de morir... jugando", protagonizadas tanto humanos como por sus televisores. Íbamos a hacer mil como homenaje al famoso programa de docuficción, pero si os pareció larga La última reunión de Iwata, mejor lo dejamos en diez. Eso sí, pase lo que pase, tenéis que ver el reportaje hasta el final. ¡Disfrutad de no ser vosotros los damnificados!

La importancia de llevar correa

Una de las actividades que permiten Wii Fit Plus y Wii Fit U es pesar a tu perro, pero este usuario debió de leer pisar. Nuestro primer caso reúne todos los ingredientes de un cóctel mortal sin alcohol (aunque lo parezca): un saltador de esquí que se mete demasiado en el papel, una distancia de seguridad insuficiente para tal proeza y un cameo canino en el momento más inoportuno. Todo ello conforma un efecto dominó letal que acaba con un animal en el veterinario... y no es el perro. Al menos, el muchacho batió su récord: 103 metros de salto mortal, aunque le vendría mejor cambiar su Wii Fit por un Art of Balance.

└ Manera de morir #10: ENTRE PULGAS Y PULGADAS

Un Kinectimal de carne y hueso (roto)

Jugar con un cachorro de tigre en la tele y que se cuele uno en el mundo real es un sueño dentro de otro sueño digno de Origen (Inception). Si habéis visto la película de Nolan sin dormiros, recordaréis que la denominada "patada" es el impacto físico empleado por sus personajes para despertar a la peña de sus metasueños. Bien, pues este usuario de Kinect se tomó lo de la patada al pie de la letra... con su pobre felino. No sabemos cuántas vidas ganará este tío en Kinect Adventures, pero a su gato le quedan seis.


└ Manera de morir #9: CRUCE CAT-ASTRÓFICO

Hoyo en plasma con Playstation Move

PS Move tampoco se libra de la idiocia. Lo malo de creerse golfista profesional es no serlo, además de tener la mano floja y la tele muy cerca. Mola cómo la mayoría de víctimas destroza-televisores tocan la pantalla de cristal líquido como si al cargársela se volviera táctil por arte de Bravia, o como si intentasen atravesarla para saltar al otro lado del espectro y así librarse de la inminente bronca de su progenie. Chico, acabas de palmar 600 eurípides y no tienes escapatoria.

└ Manera de morir #8: FALLIDO INTENTO GOLFISTA

Home run imbatible

Nunca me he fiado un pelo de esos apósitos de plastiquete cutre que ciertas compañías vendieron para el Wii Remote. Escopetas, pedales, palos de billar, floretes de esgrima, trompetas... Llegué a ver una caña de pescar en unos grandes almacenes cuyo nombre omitiré para no hacer publicidad. Pero para corte inglés, el que se llevó este joven anglosajón en su fiesta de cumpleaños al batear más fuerte que Joaquín Phoenix Wright en el dantesco final de Señales, (ya tardaba Shyamalan en recibir). Y es que se masca la tragedia nada más ver al angelito levantarse del sofá:


└ Manera de morir #7: ¡FELIZ CUMPLE-AÑICOS!

Soltero + Wii: Desmadre literal

Hay gente que nunca crece, y no me refiero a los Hobbits. Este señor (porque de chavalín ya tiene poco) imparte una impagable lección de inmadurez al reventar su televisor de un wiimotazo mientras juega a los clásicos bolos de Wii Sports, pero atención a su grito de auxilio cuando el canal AV empieza a emitir rayos y centellas. "¡Mama!, ¡¡Mama!!" ¿Habéis visto a alguien tan ridículo? Yo también. Ya sé a quién me recuerda este individuo...


└ Manera de Morir #6: SOLO EN CASA 5

Otro tonto del "bolo" sin mamá en casa

El siguiente caso es digno del Libro Ginés... o de Germano Mayor. No sólo estamos ante el primer niño embarazado de la historia, sino ante el más embarazoso. Un nuevo caso de televisor hecho mierder, pero de la forma más penosa. Tuve un amigo que me hizo esto mismo en mi habitación, precisamente jugando a los bolos. Aunque la tele quedó intacta, el mando salió disparado a pocos centímetros del marco hasta estamparse contra la pared. A pesar de todo, no era mal tío, así que al día siguiente fui a verle al tanatorio. En fin, bienvenidos a Impacto TV... de plasma.

└ Manera de morir #5: 'PLENO' IDIOTA

Una chica con pocas luces

El sexo (toma, mil visitas del ala) femenino también tiene representación en nuestro hall de la infamia. Tras pasarse más de un minuto de charleta con la amiga, a la joven del chándal se le va la interacción de las manos y toca techo... con ellas. Concretamente, le suelta un sopapo del quince a la lámpara cenital del salón con tal fuerza que no puede evitar tirarse al suelo del dolor. Pasad al minuto 1:20 para ver el momento que estáis buscando, amigos del sadismo.

└ Manera de morir #4: PAGANDO LA FRACTURA DE LA LUZ

Por qué no existe Kinect: Bricomanía Edition

"Hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana, y no estoy seguro de la primera". Qué razón tenía Alberteras Einstein, y eso que no vio el vídeo que vais a contemplar en menos que canta un cuco. Vamos a ver, ¿a qué pareja se le ocurre subirse a una escalera manual mientras tu colega fanegas se echa unas partidas al Kinect Sportsaparte de Manolo y Benito? Y todo para colgar un muñeco de edición colecionista de la pared... Se merecen un Donde Mueren los Frikis como una casa, y si la caída es fake, más aún. Nota: confirmo que la risa no es del Joker.

└ Manera de morir #3: ESCALERA AL INFIERNO

Tele-tienda sin "tele"

Salimos de casa por un momento, pues los "profesionales" de la televenta tampoco se quedan atrás en necedad. Atención a la demostración de este experto, que nos muestra cómo se juega al Wii Tenis mientras la presentadora se parte casi tanto como la pantalla. Seguro que se le quitó la risa cuando les notificaron que tenían que pagarla de su bolsillo. "And there goes the tennis racket!". Y tú detrás, champion.

└ Manera de morir #2: DESPEDIDO CUAL WiiMOTE

Kinect Adventures: Un Papá en Apuros

Como siempre, dejamos lo mejor para el final. Llamadme insensible, despiadado o gamer, pero el mamporrazo involuntario que le propina este padre a su pobre hijita es de una hilaridad soberbia. Tranquilos, que a pesar del impacto, la chiquilla no sufrió ningún daño (no se lo cree ni el Tato) más allá del susto y la semivoltereta aérea, que tanto me ha recordado a aquella otra del break dancer con la música de Street Fighter. Os dejo con el accidente doméstico de la centuria, aunque a quien habría que domesticar es al padre, que tiene toda la pinta de recién divorciado, y con razón.

└ Manera de morir #1: LA FAMILIA (DE)CRECE

¿Veis? Esto con el GamePad no pasa. ¿Cuál ha sido vuestro mayor accidente doméstico al mando de un Wiimote o frente al ojo de Sauron de Kinect? ¿Qué ha sido lo más caro que habéis roto y qué día os echaron de casa, ya sean padres, casero o ayuntamiento? Personalmente, mi manera de morir favorita es la de Kinect, bueno, la de Rare cuando pasó a formar parte de Microsoft.

Nota: Todo lo que habéis visto en este documental es falso; ningún participante resultó herido y todos los accidentes son ficticios. Nos hubiera gustado contaros la historia real, pero no hemos podido. En cualquier caso, no intentéis reproducir nada de cuanto habéis visto en casa. Y si lo hacéis, al menos no os grabéis en vídeo como estos lumbreras, o podríais aparecer en un próximo episodio del único club en el que no hay que pagar ni los platos rotos. ¡Hasta el lunes que viene, chistenderos!

Lecturas recomendadas