Reportaje

Club Chistendo: Festival CosFAIL

Por Gustavo Acero
-

El fenómeno cosplay ha vestido a las más imponentes chicas y hercúleos maromos con las ropas de nuestros héroes de ficción favoritos, pero la belleza es demasiado "mainstream" para El Club Chistendo. Así que esta semana nos hemos adentrado en el lado oscuro de las ferias de videojuegos, cómics y anime para presentaros los "lowcostplays" más vergonzosamente cutres del planeta.

En Hobby Consolas llevamos meses ofreciéndoos los más espectaculares cosplays en la sección Top Chicas (y Chicos) del panorama internacional, pero ha llegado la hora de destapar la cara(dura) oculta de esta moda: los disfraces frikis más casposos que en el mundo han sido. Si os resultó difícil votar al mejor cosplay en nuestro concurso de la pasada Madrid Games Week, esta vez os proponemos elegir al mayor chapucero de la sastrería virtual. Entre todos los participantes, se sorteará una cena con el cosplayer ganador, así que mucho ojito con quién elegís, que esto va en broma.

Y antes de empezar, nos hacemos las siguientes preguntas: ¿puede cualquiera hacer un cosplay? ¿Cuál es el requisito fundamental para triunfar: cuerpo, talento o presupuesto? ¿Qué ocurre cuando no se tienen ninguna de las tres cosas pero sí el suficiente sentido del humor como para saber reírse de uno mismo sin complejos? Comprobémoslo en 3, 2, 1... Advertencia: Algunas de las imágenes que vamos a reproducir pueden herir la sensibilidad del lector. Cualquier parecido con el personaje representado será pura coincidencia.

El mayor fatality de Kitana


Hasta hoy, la princesa de Mortal Kombat era conocida, entre otros muchos atribustos, por su irresistible Beso del Caos y su devastadora Decapitación, pero aún no conocíamos su ataque más mortífero: el Sobacality. Basta un leve movimiento de abanico para embriagar al oponente de un aroma letal justo antes de rematarlo con un abanicazo de Locomía. Ya podrían aprender otras cosplayers wannabe de este profesional.

Akuma Matata: lo importante es participar

Uno de estos dos personajes le ha robado la peluca a King África, el cinturón al señor Barragán y la acreditación a algún periodista, y ahí va una pista: no es el de la derecha. El número de bolas que le faltan en el collar, le han sobrado para cargarse el mono azul del taller de su padre y posar para el fotógrafo con esa cara de "por favor, matadme". Aunque en horror a la verdad, ya está más currado que cualquier caracterización de Steet Fighter: la película (la que queráis).

Cammy kaze, "la" soldado definitiva

He aquí la delgada línea roja y verde que separa el concepto cosplay del escándalo público, y puede que de algún delito más. Aunque parezca mentira, la dama del fotograma no es Karmele Marchante con paquete, sino un asiático habitual del travestismo gamer que ya ha levantado pasiones en otras mallas. Ojalá todas las imitadoras de Cammy fuesen así de atractivas y fieles a la original, no como otras...

Haggar, antes y después del método Osmin

Final Fight habría hecho honor literal a su título si el protagonista hubiese sido el de la izquierda. Con esas pintacas, cualquier pelea puede ser la última. Y si algún malpensado cree que esa tableta de chocolate está pintada con rotulador, que sepa que es porque las otras están dentro del tripamen. Ya de paso, también podría haberse pintado el bigote y las patillas en lugar de dejárselos crecer a pelo, por el bien de la sociedad civil.

God of Bar, Kratos en horas bajas

Puede que Kratos sea el hijo del mismérrimo Zeus, pero incluso el Rafa Mora de Esparta puede perder fuelle si deja de tomar sus batidos de proteínas durante una temporada. Gracias a estos dos individuos, sabemos que si Kratos abandonase el gimnasio unos años, acabaría hecho polvo, o sea, convertido en Powder (izquierda); y si cambiase los quilates de sus brazaletes por los kilitos de los bracetes, mutaría en un hincha aleatorio del Liverpool. Eso sí, la calva la han clavao los dos.

El Héroe del Tiempo perdido

Zelderos, tapaos los ojos. Esto es lo que pasa cuando Link niño se pone la ropa de Link adulto sin lavarla previamente en las aguas termales del Lago Hylia para encogerlas un poquejo. Aunque tampoco le vendría mal pasarse por el bazar de la Ciudadela para que le den un escudo no invisible. También podría visitar una Fuente de Hada para que le afeitase ese mostacho de trapecio isósceles que tanto desentona con los pelos oxigenados del pelucón. It's dangerous to go alone... like this!

Sonic, el cosplay más rápido del mundo

Por si no fuera suficiente lo que le están haciendo a Sonic en términos artísticos, va este caballero y profana su memoria de esta guisa. Pero bueno, si obviamos ese pasamontañas de atracador de banco, esas púas de papel y esas deportivas guarrindongas envueltas en cartulinas, se podría decir que los brazos están idénticos. Y encima saca el dedo de la mano contraria, todo un homenaje al modo espejo de Sonic & All Stars Racing Transformed.

La verdadera Samus "Arab"

Acabamos de descubrir el gran secreto de Metroid FusionSamus Aran nunca llevó casco, en realidad era un burka. Bueno, un niqab, para ser más exactos. Y el calzado de su Fusion Suit constaba de unas simples deportivas con calcetines. Además, se nos pasó por alto su mejor arma: el carñón, o sea, el cañón de cartón, más ligero y manejable que el original. Y además se incendia con cada disparo, lo que confiere al disfraz un poder más mortífero que un yacimiento de Phazon. Lo malo es que el primero en morir chamuscado es su portador.

Solid Snake de bajo presupuesto

Vale, reconozcamos que aquí hay más ingenio que en todos los puzles de Layton Vs Phoenix Wright juntos. El máquina que va dentro de la caja se ha ahorrado toda la vestimenta de Snake, y además puede escrutar la lencería fina de las doncellas de la feria a través del otro agujero (de la caja). Eso sí, como le descubran, este no vuelve a pisar ni el GameFest, que ya no existe. Y terminamos así nuestro Festival de Cosfails internac... Un momento, ¿qué demontres ha pasado? ¿¡Habéis oído eso!?

¡Qué guapada, niño! ¡Otros diez contendientes del mundo del cómic, el anime y el cine se unen al certamen del esperpento! A ver si son capaces de subir el nivel de bochorno.

Estela Plateada en su mejor papel... Albal

Nuestro primer cosplay comiquero es poco menos que fantástico, o sea, fantás. Como diría don Matías, ¿¡pero esto qué es!? No sabemos si este "aluminado" va de Silver Surfer o de bocata de la merienda, en cuyo caso, el pan comido sería para los Los 4 Fantásticos, a quienes les bastaría construir un microondas gigante para dar boleto a uno de sus mayores archienemigos. Ahora bien, el proceso de vestimenta debe de ser un rollo... de papel de aluminio. 

Flash corriendo hacia la nevera

¿Cuántas veces hemos escuchado la frasecita "Qué tiene que ver el tocino con la velocidad?" Pues aquí tenéis la respuesta gráfica. Y que no os despiste la telaraña de Spiderman que este crack se ha dibujado en el barrigal: Flash sigue siendo el superhéroe más veloz del Universo DC. Aunque es más probable que haya confundido a Flash con la marca de helados. Por cierto, ¿a vosotros también os dejaban la boca como al Joker? Parecían katanas del No More Heroes, chaval.

El nuevo Capitán Panceta

¡JAAAAJAJAJAJAJA! Perdón. He perdido la objetividad por un momento. Este muchacho se ha tomado el ecologismo del Capitán Planeta demasiado en serio. Bravo por esos guantes de fregar, esa cara embadurnada de pintura acrílica de Art Attack con tropezones, ese pelo de Bitelchús recién salido de una piscina con más cloro que agua y esa camiseta mojada por vaya usted a saber qué. Una obra merecedora del Premio Planeta, tanto por similitud nominal como por valor cultural del galardón: ninguno.

Thor, ¿dios del trueno o guerrero de la basura?

Una bolsa de basura amarilla a modo de áurea melena, unos cuantos CD's de Paco Pil colgados de la pechera y una lata de fabada atada a un rollo de papel de plástico transparente. Eso es todo lo que necesitó el dios Thor para dominar el clima y Chris Hemsworth para conquistar a Elsa Pataky. Lo mejor es que el muy friki se lo cree tanto como para dibujar en su rostro ese gesto de circunstancias que sólo las deidades nórdico-germánicas saben emular.

Iron Man, un superhéroe en celo

Vaya dos patas pa' un banco. No sabemos si van de Iron Man o de Paper Boy. Lo que está claro es que tal nivel de cutrez es sólo comparable al mierdoblaje que os mostramos la semana pasada en el Club Chistendo. Y atención a los repulsores (que no repulsivos, aunque también) recreados con un lacito azul de regalo (izquierda) y una servilleta arrugada (centro), por no hablar de la careta de cartulina que les tapa el rostro, quizá, lo único acertado de todo el disfraz.

Bunny Tsukino, la "Conchita Wurst" de Sailor Moon

¿Os acordáis de Sailor Moon? Sí, hombre, el mítico anime protagonizado por un grupo de colegialas guerreras lideradas por Usagi Tsukino, conocida como Bunny en España y Serena en Hispanoamérica? Pues desterrad todos esas nimiedades de vuestra mente, porque este señor se las acaba de zampar... a todas. Y a nuestra infancia con ellas. Si alguien os llama agún día acomplejados, imprimid esta foto y pegádsela en la frente.

Gundam o cómo partirse la "caja"

Regla nº 1 del cosplayer: si tienes que escribirte el nombre de tu personaje en el pecho, es que algo has hecho mal. El sujeto de la izquierda goza de tal popularidad en la red que cuenta con sus propios memes e incluso ha creado escuela, pero el maestro de la imagen central también merece un digno reconocimiento. Es la sublimidad del minimalismo: garabatear el concepto que se desea transmitir y apelar (o apalear) a la imaginación del espectador para que "complete la imagen" mentalmente. Glorioso homenaje a la psicología de la Gestalt.

El adolescente Robin... ¿o el viejo Dumbo?

Y, en efecto, lo de Dumbo no va por las orejas. Lo que aquí ha habido es demasiado roce con la muchacha, cuyo pelo no es el único que se ha puesto morado antes de tomar la foto. Ni con Batman te ponías así de palitroque, Robin "Hook" (por el garfio, ya tú sabeh). Fuentes cercanas al evento nos cuentan que algunos visitantes le llegaron a confundir con el perchero para colgar los abrigos. A mí me habría pasado lo mismo, y no sólo me refiero a los visitantes.

Morrocop, el fin de las caceroladas

Es la Ley de Murphy: basta creer que era imposible empeorar el Robocop de la última película, y aparece este concursante de MasterChef. Nada mejor que un par de cazos, dos bandejas atadas con celofán y el recurrido papel de aluminio para protegerse de los maleantes de Detroit... o del metro de Madrid, que en estos días viene a ser lo mismo. ¿Vendrá "Metroid" de esa fusión? En fin, imaginad que sueltan a este colega en plena batalla campal de una manifestación. Pues yo me iría de Robocopas con él antes que con esta otra robotina. ¿Vosotros no?

Las siete vidas de Pi

La Vida de Pi es una fábula sobre el poder de la imaginación y la fuerza de la fe para sobrellevar los obstáculos que nos pone la vida, y parece que este chavalín interiorizó su moraleja mejor que el propio Yann Martelautor de la novela original. Total, ¿qué es un tigre sino un gato ciclado? Queda claro que no hace falta dinero para crear un cosplay fiel al modelo original, aunque no por este ejemplo.


Bonus: por lo que más queráis, NO miréis esta imagen

Esto es tan absolutamente grotesco y bizarro que lo hemos excluido de la lista oficial para que no aplaste a sus rivales, nunca mejor dicho. Ni siquiera sé a quién se supone que representa esta criatura, ni cómo le dejaron acceder al recinto, ni cómo me vais a perdonar el haber grabado para siempre esta imagen en vuestra memoria. Quien piense que me refería a un pendrive, que sepa que está enfermo.

En cualquier caso, supongo que soy el menos indicado para mofarme de los cosplays de nadie... Sí, fui a un evento de superhéroes disfrazado de SuperNES, así que mejor me retiro a mis aposentos. Y vosotros, ¿con qué disfraz os quedáis? ¿Conocéis algún cosplay aún más infame que enseñarnos? ¿Seríais capaces de presentaros de esta guisa a una feria pública? El lunes que viene, más y peor en el único club al que se puede entrar sin llamar, excepto a la policía. Un beso muy fuerte y estamos en contacto.



En anteriores entregas del Club Chistendo:


Nota: la intencionalidad del autor del artículo no es reírse del físico de sus protagonistas, sino del valor (en los dos sentidos) de sus disfraces en relación con los personajes representados. O sea, un simple entretenimiento sin ánimo de mofa, que para eso es una sección de HUMOR.

Lecturas recomendadas