Reportaje

Club Chistendo: El Festival de Eurorrisión

Por Gustavo Acero
-

¿Habéis escuchado el temazo con el que Edurne nos representará en Eurovisión? Nosotros tampoco, pero seguro que suena mejor que las peores canciones de videojuegos que hemos reunido en este "recopilatordo": el Blanco y Negro Mix (Dorado y Azul, según el vestido) del Club Chistendo. Guardemos un minuto de estridencia por el mayor artista del siglo XX: el que inventó el botón MUTE del mando a distancia. ¡Que empiece la "sin fonía" de Beethoven! Qué gran perro.

El mundo recuerda el 13 de febrero de 1959 como el día en que murió la música, y con ella, los pioneros del rock 'n' roll Buddy Holly, Ritchie Valens y The Big Bopper. A ellos se refería Don McLean en esa obra maestra de los setenta titulada American Pie, pero "the day the music died" no fue aquel en el que Madonna versionó este temazo, sino el día en que se lanzó el primero de estos videojuegos. El apartado sonoro suele ser el más injustamente ninguneado a la hora de analizar un juego y, sin embargo, resulta tan decisivo y en ocasiones épico como el visual, narrativo o jugable. Final Fantasy, The Legend of Zelda, Metal Gear Solid... Hay bandas sonoras tan inolvidables como sus títulos, pero como ya os imagináis los veteranos de la sección, aquí sólo nos interesan las demás.


En homenaje a La Nave del Chistendo, que hoy pospone su emisión al próximo lunes por motivos logísticos, recagamos (recabamos, mil disculpas) las diez cacofonías más "pegadizas" jamás compuestas, por la paliza que se van a llevar vuestros tímpanos. Aquí vienen las notas que de verdad deberían generar polémica, y no las de The Order 1886, Destiny ni 50 Sombras de Mordor, como diría un chistendero VIP. De los creadores de Grandes Mierdoblajes, Tu Plagio Me Suena, y Tu Plagio me Suena 2, se une al cuarteto musical el primer Festival de Eurorrisión de Hobby Consolas: las desbandadas sonoras cuyo CD debería lanzarse sólo en formato agujero. ¡Tócala otra vez, Satán!

Resident Evil: Cuando los zombis abren el Music Maker 2.0

Autor: Mamoru Saguragochi (Capcom) 
Año de descomposición: 1997 
Consola: PlayStation

Ubicación: Mansion Basement

Ocurrió año y medio después del lanzamiento del primer "Resi". Para compensar el retraso de Resident Evil 2, Capcom se sacó de la manga este RE: Director's Cut (que viene de Cut & Paste) para la primera PlayStation y le añadió la compatibilidad con el mando DualShock, el "revolucionario" Rumble Pak de Sony. El "doble shock" venía dado por las vibraciones del mando y más aún por las acústicas, a tenor (o barítono) de su banda sonora, recompuesta por Mamoru Saguragochi, que en español debe de traducirse como Mamado, porque hay que estar muy pedo para descifrar la sinfonía de flatulencias que se escuchaban en el sótano de la mansión; de hecho, se parece mucho a lo que oímos cuando nuestra madre nos echa/ba la peta al llegar a casa de empalme un domingo a las nueve de la mañana: 

Como díría nuestro primo Fistro Mejide en el nuevo Top 10 que estrenaremos esta semana, "no existe un sonido para describir lo que acabamos de escuchar, y si existe, no es un sonido que sale de la boca". ¿Qué clase de sensaciones pretendían transmitirnos con esta diarrea trompetera? ¿Qué extraño mensaje escondían estos acordes sin cordura? ¿Debería Saguragochi haber sido incluido en Ocho Apellidos Vascos a juzgar por el suyo? Para tratar de esclarecer los deshechos, hemos localizado la fuente de inspiración que motivó esta obra: Edna Krabappel cuando Homer se intoxica con chile alucinógeno, que a su vez está basada en la profesora de Charlie Brown (Snoopy), como genialmente nos habéis apuntado. 

¡Ya decía yo que me sonaba! Pero no dejemos que la estupefacción nos aleje de la cuestión principal: ¿cuántas versiones "actualizadas" del primer Resident Evil se han lanzado desde 1996? No hay ábaco lo suficientemente avanzado para saberlo. Por cierto, se abre el telón y aparece Kim Jong-un. ¿Cómo se llama la película? pResidentE vil. Contrataciones para fiestas de cumpleaños y otros eventos: @Gustarfox / Tlf: 63695732.

Kingdom Hearts 2: Bajo el mar... debería estar

Autor: Yoko Shimomura, Hikaru Utada
Año de descomposición: 2005 
Consola: PlayStation 2

Ubicación: Mundo Atlántica

¿Ya habéis votado a la mejor canción Disney de la historia? Pues ahora sabréis a cuál botar, gracias a este incalificable karaoke que inauguraba el mundo Atlántica de Kingdom Hearts II, un sonoro homenaje a los VHS de Magic English o esas atracciones en barca infestadas de terroríficos muñecos animatrónicos para niños de tres años acompañados por un adulto de pocos más. A diferencia de Square-Enix con Dream Drop Distance, aquí sí traducimos los juegos, así que os ponemos la versión en español latino del temazo 'Diversión Submarina', interpetado (me he comido la "r" aposta) por Sora, Ariel y Sebastian, como el pianista de Parada cuando Cine de Barrio molaba. La disonancia no estaba tanto en la melodía (que también) como en la letra, digna de Leonardo Dantés en sus años más creativos. Prestad atención: 

"Tú ven nadando, goza bailando, es muy fácil si lo intentas, ven y choca esa aleta, apunta bien y atento tan solo. ¡Zap, zap, zap!". - Edgar Allan Poe.

Corred, buscad un cristal o superficie reflectante ahora mismo para ver la cara que se os ha quedado. Ese es el mismo gesto que provocó esta bella cantinela hace diez años entre los usuarios de PS2, y no penséis que en inglés sonaba mejor. De hecho, mirad cómo se quedó el niño de El Sexto Sentido tras pasar varios años doblando a Sora: el pobre pasó de ver muertos a comérselos para aliviar la ansiedad laboral. Había otras canciones al estilo Quick Time Event en el juego, pero ninguna tocó fondo (del mar) a tal nivel de profundidad. "Y qué pasa con las burbujas? Con poquito y pronto saldrá un pop, pop, pop". Mejor no saber a qué se refería el letrista.

Yoshi's New Island: Para huevazos, los del compositor

Autor: Masayoshi Ishi (Arzest)
Año de descomposición: 2014

Consola: 3DS

Ubicación: Pantalla de título

Nintendo se caracteriza, entre otras muchas cualidades, por fabricar tres amiibo de cada personaje, pero también por haber compuesto algunas de las más brillantes partituras del mundo poligonal... excepto cuando Koji Kondo se deja la batuta en el taxi y se la birla otro señor. Cuando eso sucede, puede pasar cualquier cosa como, por ejemplo, la banda sonora de Yoshi's New Island. La secuela -más bien remake- del segundo mejor plataformas de SNES fue una decepción para muchos jugadores entre los que no me vi incluido (ya sabéis, los maletines), pero lo que parece indiscutible es que su banda sonora resuena entre lo peor que ha escuchado en una 3DS abierta.

Dejando al margen sus insípidas y repetitivas canciones, a años luz del magistral Yoshi's Island original, aún nos preguntamos qué demontres hicieron con las voces de los Yoshis en la pantalla de título, cuando la portátil tenía sobrada capacidad para reproducir los entrañables coros de Yoshi's Story, que aquí fueron sustituidos por una especie de patitos de goma con fondo tribal de Ciudad Goron, dando como resultado esta composición a la altura de Alex O'Dogherty en los Goya. Esta es la principal razón por las que Arzest no debería volver a tocar una saga sagrada de Nintendo ni con un stylus.

Sólo podemos citar a don José Mourinho en una de sus más lúcidas reflexiones: "¿Por qué?" En nuestra obligación periodística, hemos localizado al compositor de la pieza en un bar, pero nos ha mandado a tomar instrumento de viento, como el silbato que usó para reproducir las voces de los pobres saurios. Se trata de Masayoshi Ishi (sí, Masa-yoshi; a veces la vida nos guarda guiños macabros), y quizá eso lo explique todo: fue el director musical de Mario Party 9 y ha trabajado en otras psicofonías para Sengoku Basara y juegos como Sonic Rush. Por cierto, un saludo a todos los que dicen que nunca doy palos a Nintendo. Espero que al menos hoy sí leáis el texto.

The Terminator: Basta la pista, Baby

Autor: No quiere dar al cara (Radical Entertainment)
Año de descomposición: 1992

Ubicación: Nivel Las Alcantarillas

Consola: NES

Exclusiva: Transcripción de la llamada telefónica del director creativo del juego al compositor de Radical. Algunos elementos se han dramatizado por motivos estilísticos.

- ¿Ernesto? Qué pasa, tío. A ver, mira, te cuento: me he metido en una movida muy gorda que ya te contaré, pero el caso es que necesito YA MISMO una pista musical para el Terminator este que me encargaron ayer y me acabo de sentar ahora. Siento las prisas pero es que lo tengo que entregar mañana y voy más hasta el cuello que el escote de Jessica Nigri de gira. Además, me ha dicho Contreras que te van a pagar tres euros por nota musical, que tal como están las cosas es un pellizco. ¿Cómo lo ves?

- Te la acabo de componer mientras hablabas. Aquí la tienes:

Sí, podéis pararlo ya, que no vais a escuchar nada más que esto. Como lo oís, el "músico" de Radical Entertainment tecleó un par de notas en su Casiotone y las repitió más que un capítulo de los Power Rangers, en lo que parecía una secuencia de números primos traducidos en ondas sonoras procedentes de algún planeta vecino. El tema, que fue número 1 en las radios de Belchite durante dos semanas, se podía escuchar en el primer nivel del juego titulado The Sewers, es decir, Las Alcantarillas. Al menos fueron honestos con el nombre. Terminator merecía algo más; por ejemplo, la no menos espantosa canción de la pantalla de título, interpretada por dos mosquitos dipsómanos.

Sonic The Hedgehog Spinball: El erizador de tímpanos

Autor: Howard Drossin (Sega Techical Institute) · Año de descomposición: 1993

Consola: Mega Drive, Game Gear, Master System

Ubicación: Menú de opciones

Por segunda semana consecutiva, el viejo Sonic vuelve a ganarse una merecida posición en su sección predilecta. La saga del erinacino ha estado acompañada por temas musicales no poco prescindibles desde los noventa, pero creemos haber encontrado el peor de todos: el del menú de opciones de Sonic The Hedgehog Spinball. Nunca antes se nos había animado de una manera tan persuasiva a activar el modo OFF de la opción 'Música', ni tampoco el de la consola. Para hacerlo posible, Howard Drossin inventó un nuevo instrumento musical nunca antes aplicado al mundo del arte: un tazer eléctrico que lanzaba potentes descargas directamente al cerebro a través de las vías auditivas. Otros afirman que la compuso introduciendo una cubertería envuelta de papel albal en un microondas, pero otros se decantan más por la teoría del rastrillo sobre una pizarra. Disfrutad del des/concierto y perdón por la hemorragia interna:

¿Alguna vez habíais escuchado un "Sonic-quete" más bonito? El señor Drossin tiene más peligro con un editor de música que Anna Allen en el Museo de Cera, pero también os digo que esto lo presentamos a Eurovisión y nos venimos con más puntos que con Rosa de OT. Al menos despertaría a toda Europa, y desde un solo televisor, que ya es más de lo que venimos consiguiendo desde 1956. Es más: esta va directa al iPod.

El rap de Donkey Kong: El "Langui" de Nintendo 64 

Autor: Grant Kirkhope, George Andreas · Año de descomposición: 2

Año de descomposición: 1999

Ubicación: Secuencia de introducción

Mirad que no quería incluirlo, pero no he tenido más remedio que rendirme a la unanimidad de la opinión pública. Foros, webs, blogs y rankings musicales de toda índole coinciden en que el Rap de Donkey Kong merece entrar en este podio, pero ese fue el riesgo que Rare asumió en los tiempos de Nintendo 64 al marcarse este freestyle monaural. Su ideólogo, el compositor George Andreas, se granjeó todo tipo de platanazos por motivos que no compartí ni por Napster, pues la canción tenía su gracia, que era de lo que se trataba. Tal como afirmaron ciertos medios norteamericanos, el rap era "tan malo que era bueno". Hubo quien incluso lo criticó por incluir la palabra "hell" en su delirante letra, que fue cambiada a "heck" en su versión para Super Smash Bros Melee para evitar infartos, como si fuese lo único malsonante de estos tres minutos.

¿A que no estaba tan mal? Tras recordar este clásico de la métrica sólo podemos sacar una kongtundente kongclusión (asesinadme): hasta un mono rapea mejor que Antonio Resines. Y sólo por eso ya merece todo nuestro respeto. 

Crazy Bus: "Muera nuestro conductor, conductor, tor" 

Autor: Belcebú en la Tierra

Año de descomposición: 2003

Ubicación en el juego: Pantalla de título

Consola: Mega Drive

Agarraos, que vienen curvas... isofónicas. Ni los trípodes de la Guerra de los Mundos, ni un ejército de gatos en celo lanzados a una piscina, ni un concierto de Abraham Mateo ni todas las psicofonías registradas en la historia de la parapsicología alcanzan el nivel de aberración de Crazy Bus para Mega Drive, un (di)simulador de autobuses que se lanzó en 2004 sin licencia de publicación. ¿Recordáis el ruidaco que producían los módems de conexión telefónica el siglo pasado? Pues imaginad encender treinta al mismo tiempo, y la SGAE os reclamará derechos de autor por reproducir la peor "canción" jamás compuesta no ya para un videojuego, sino para cualquier medio de comunicación. Y está hecho en Venezuela. A ver cómo justifica esto Monedero. Que suenen las Siete Trompetas del Apocalipsis, si es que os atrevéis a pulsar el "play".

Moraleja: No volváis a utilizar el transporte público en vuestra vida. A partir de hoy, andando a todas partes. Pero cuidado con las alcantarillas: dicen que en sus profunidades os esperan Terminator y la Sirenita con un repertorio de canciones alegres en modo "shuffle". ¿Se os ocurre alguna banda sonora o tema musical más bochornoso que los que acabamos de recordar? Si es así, no dudéis en compartirlas con nosotros para efectuar vuestra justa venganza. La verdad es que ahora me siento mal por haberos sometido a esta tortura, así que os lo voy a compensar con un poco de buena música. Os espero en la nave el lunes que viene... y no traigáis bebidas, que de eso ya se encarga Santiago Vázquez.

 

Sí, soy un cabrón. Y encima no podréis despegárosla de la cabeza en todo el día.

Lecturas recomendadas