Reportaje

Club Chistendo: Las mayores trolleadas que nos jugaron (II)

Por Gustavo Acero
-

¿Alguna vez os habéis sentido trolleados por un desarrollador y no sólo en una presentación? Entonces os veréis muy identificados con estas memorables provocaciones virtuales diabólicamente ideadas para dejarnos en ridículo ante nosotros mismos. Si alguien pensaba que en los comentarios de la web hay más trolls que en la Tierra Media, quizá cambie de opinión cuando vea nuestra segunda parte de Maximum Trolling en los videojuegos.

¿Os quedasteis con ganas de poneros aún más en evidencia tras la primera parte de las mayores mofas jugables? Bueno, pues os vamos a ofrecer la segunda igualmente, y os vais a sentir aún más trolleados que por Raiden en Metal Gear Solid 2, la tarta inalcanzable de Portal o el sustaco esquizofrénico de Batman: Arkham Asylum. ¿Con qué clase de vaciles se miccionaron de risa a nuestra costa los programadores en esta ocasión? Estáis a punto de experimentar el asombro y el trolleo que se extienden desde lo más profundo de la mente hasta... más allá del límite del humor. Porque no hay mejor terapia que reírse de uno mismo.

GTA V: Para "GeTA", la señora del muelle

Ya sé que jeta es con jota, pero a veces hay que jugar con fuego "for de lulz". Algunos de vosotros tendréis este caso muy reciente, así que siento meter el dedo en la llaga, pero para eso me pagan, casi tanto como a Michael de Santa en la misión "Muerte en el Mar" de Grand Theft Auto V. La misión que nos ocupa comienza después de adquirir el 'Muelle de búsqueda con sonar'. Hay que acercarse al punto de 'Extraños y Locos' que aparece cerca del muelle y hablar con una doble de Letizia Ortiz llamada Abigail, quien nos contará su vida, la muerte de su marido y cómo se destruyó su submarino, una simple excusa para ponernos a recolectar todas las piezas perdidas del mismo tras prometernos una suculenta recompensa.


Como somos buenos samaritanos y estamos tiesos, nos lanzamos al agua cual Nacho Vidal en Supervivientes para recoger hasta el último fragmento de chatarra subacuática y entregárselo a esta señora con síndrome de Diógenes. Pero una vez le entregamos el material, va la muy tiparraca y nos lo agradece con la infartante cuantía de, atención: DIEZ cochambrosos DÓLARES. ¿En serio, Abigail? Con esto no tenemos ni para las palomitas del cine, ¡pedazo de estafadora! Para ver la escena del impago, os emplazo al minuto 3:00 del vídeo:


Si al menos hubiésemos encontrado el colgante de la vieja del Titanic, quizá habríamos sacado algún dólar más en Empeños a lo Bestia, pero ni si quiera ese premio de consolación nos concedieron las diabólicas mentes de Rockstar. Dicho esto, no comparto la reacción de Michael de tomarse la justicia por su mano con esta buena señora. Lo que habría hecho un servidor es tirarla por la borda con la bolsa de restos submarinos atada a la pernera. Por escati-mar pasta a un ex ladrón de bancos.

El peinado más Dante-sco de Devil May Cry 5

¿Recordáis la que lióse cuando Ninja Theory reveló el tráiler del reboot de Devil May Cry? Tal como admitió su máximo artífice, Keiji Inafune (Eleven), el estudio decidió adaptar la saga al “gusto occidental” para remontar sus tímidas ventas más allá de Japón, pero los cambios implementados dejaron a más de uno con el pelo blanco del susto. Y es que resultó que mayores quejas de los jugadores no se centraron en el renovado gameplay, la nueva historia o los remodelados gráficos, sino algo mucho más mundano y añorado por la Asociación Nacional de Alopécicos. Me refiero al PELO de Dante, o más bien su peinado, obra de la re-putada peluquería de Mujeres y Hombres y Viceberzas.

Tras el aluvión de críticas que provocó este nuevo look, el estudio decidió tomar una valiente decisión: ¿escuchar a los usuarios? No, algo mucho mejor: vacilarnos a todos con una escena que bien puede considerarse un trolleo en toda regla: durante una breve secuencia cinemática de la primera misión, Dante se mira a un enorme espejo cual Narciso mientras huye de una monstruoa criatura cuando, de repente, le cae un pelucón blanco en la cabeza. Es decir, el Dante de los juegos anteriores trollea al Dante actual hasta que éste último espeta: "Ni en un millón de años", justo antes de arrancarse la peluca ante la estupefacción (o estúpidofacción) del desilusionado jugador. Ni en un millón de años... vuelvas a hacernos esto, Inafune.

Por cierto, qué manía tienen los chicos de hoy con hacerse tonterías en el pelo, con lo bien que se está calvo, ¿verdad, Hideki Kamiya?

- Ask your mom.

- Y con razón.

Psycho Mantis: el Anthony Blake de Metal Gear Solid

Tenía que estar de nuevo en esta segunda parte y lo sabéis. Si el juego está firmado por Kojima, hay trolleo. Pero cuando su relación con Konami gozaba de inmejorable salud, asistimos a una de las grandes mofas que hemos presenciado ante un videojuego: cuando el inquietante Psycho Mantis hacía gala de sus poderes telepáticos y nos leía la mente a base de adivinar nuestros movimientos o averiguar a qué otros títulos habíamos jugado recientemente ("Te gusta Castlevania, ¿verdad?") gracias a un ingenioso a la par que sencillo recurso que a nadie se le había ocurrido explotar hasta entonces: leer la Memory Card de PS2 para cotillear qué partidas teníamos guardadas. Así empezó Wikileaks y mirad cómo ha acabado Julian Assange: con la peluca de Dante.

Lo mismo ocurría en el remake Metal Gear Solid: Twin Snakes de GameCube, donde resultaba aún más sorprendente escucharle pronunciar "Super Mario Sunshine" o mover el mando sobre el suelo con la mente... o el sistema de vibración, como ya ocurriera en PlayStation con el DualShock. Y no olvidemos aquel codec oculto que buscamos hasta debajo de las piedras para contactar con Meryl y que resultaba estar (SPOILER) debajo de la caja del juego, o sea, en la contracarátula. El karma se lo hizo pagar a Kojima y ahora no encontrará su propio nombre en la carátula de ningún Metal Gear. Lo que ni siquiera Mantis sería capaz de adivinar es cuánto se ha gastado Konami en típex este año fiscal (o confiscal).

Treasure Land Adventure: En busca de la arcada perdida

Allá por 1993 (buena cosecha, la de aquel año), una modesta cadena de restaurantes que está empezando ahora a funcionar tuvo a bien lanzar su propio juego protagonizado por el payaso (y no insulto, defino) Ronald McDonald en Treasure Land Adventure, un plataformas 2D desarrollado por Treasure (Gunstar Heroes) para la nutrida Mega Drive. Aparte del concepto de manejar al logo de una multinacional de comida rápida con la crisis existencial a lo "qué estoy haciendo con mi vida" que ello conllevaba, la auténtica burla llegaba al final del juego. Tras recorrer cuatro mundos y derrotar a jefes tan temibles como un tomate antropomorfo y otros ingredientes sacados de un Big Mac en busca de los trozos perdidos de un mapa del tesoro, cuando por fin los reuníamos y encontrábamos el ansiado cofre final, ¿queréis descubrir lo que ocurría? ¿De verdad queréis saberlo? Pues no os lo voy a decir. Bienvenidos al Inception de los trolleos.

Bueno, venga, que yo no soy tan sádico como estos desarrolladores: lo que contenía el maldito arcón era un simple arcoíris que nos devolvía al mismísimo principio del juego sin más recompensa que NINGUNA. Vamos, ni un mísero McFlurry "a la postre", que a nivel de marketing habría funcionado de lujo, pero los programadores no se lo habrían pasado tan bien a nuestra costa. Minuto 1:40 para comprobar la veracidad del documento:

Devil’s Third: Itagaki haciendo amigos, pero sólo en Facebook

Este caso es particularmente curioso porque hablamos de un juego que aún no está a la venta, y que ya está armando cierto revuelo en la prensa especializada: si bien en Hobby Consolas nos está pareciendo un juego de acción aceptable como os contábamos en nuestro avance de Devil's Third hace unos días, no son pocos los medios nacionales e internacionales que le están propinando una buena somanta de palos en sus previews. Pues bien, a todos ellos, su creador Tomonobu Itagaki les ha dedicado unas bellas palabras desde su perfil de Facebook que no ayudarán a elevar la nota media del juego en Metacritic cuando Nintendo levante el embargo: "Creo que ya entiendo las reacciones negativas ante Devil’s Third: es un juego que revela directamente la habilidad del jugador". ¡ZASCA!


Y esto lo hace días después de recomendar jugarlo con el mando Pro de Wii U antes que con el GamePad para que la experiencia sea óptima. Si esto no es trollear al periodista de videojuegos, lo de Gabe Newell con Half-Life 3 se queda en un simple April Fool's Day. Vamos, que si no os gusta el juego cuando salga, es que sois unos paquetes. Ya sólo por eso, yo le pondría un 9 para no quedar en evidencia, pero esperaré a que mi compañero Roberto J. R. Anderson nos saque de dudas en su inminente análisis. Desde luego, me fiaré más de él que de Itagaki. Y pensábamos que esta escena era lo único que este buen hombre había hecho de culo... ¡Hasta la semana que viene, chistenderos!


Si os perdisteis la primera parte de Las mayores trolleadas que nos jugaron, sólo tenéis que pinchar en este enlace. Sí, os acabo de trollear.

Lecturas recomendadas