Reportaje

Club Chistendo: Series fuera de juego

Por Gustavo Acero
-

Se avecinan días idóneos para ver series pendientes, probar juegos procrastinados o incluso fusionar ambos conceptos y probar juegos basados en series, pero hoy os proponemos algo mucho más freak: repasar las peores series basadas en juegos. Preparaos para descubrir lo que pasa cuando la televisión intenta replicar el éxito de las consolas con adaptaciones más libres que El Hobbit o un taxi en Año Nuevo. Porque no es lo mismo un juego fuera de serie... que un fuera de juego.

Como ya habréis deducido, a nosotros tampoco nos ha tocado el Gordo, así que bienvenidos un lunes más al Club Chistendo, que hoy celebra la penúltima entrega de este agitado año que ya exhala su último aliento. Durante las próximas dos semanas, las cadenas de TV repondrán películas, programas y series más trilladas que el stick izquierdo del DualShock. Sin embargo, hay otras que quizá no hayáis visto nunca, o que nunca deberíais haber visto: series de animación ochenta-noventeras basadas en videojuegos tan rematadamente malas que pasaron a la historia como series de animadversión. Poned el VHS a grabar, pues cuando vuestros nietos tengan bigote, estas producciones valdrán su peso en oro de Erebor.

 

'Street Fighter', la enésima batalla

Año de estreno: 1995 Cancelación: 1997

Número de capítulos: 26 Temporadas: 2

Cadena emisora: USA Network

 

 

Oficinas centrales de Capcom, Osaka, 1995.

Señores, la película de Street Fighter no ha cubierto las expectativas de la crítica y los fans. Debemos recuperar su confianza de inmediato con un nuevo proyecto.

 

¿Qué tal una serie de dibujos protagonizada por Guile en lugar de Ryu con cameos de... Final Fight?

 

Queda usted nombrado nuevo presidente de la compañía. Mi trabajo aquí ha terminado; mi planeta me necesita. (Se eleva a través del techo y atraviesa la atmósfera).


Como bien se colige de esta realista conversación, la serie de animación basada en Street Fighter fue concebida como la secuela espiritual de Street Fighter: La última batalla, aquel esperpento cinematográfico protagonizado por Jean Claude Van Damme y Kylie Minogue que sólo podría definirse como una vaina loca. Lo malo es que nos engañaron con el título, y ni de coña fue la última batalla, sino la primera de un largo tormento en forma de diez subproductos másLa serie de dibujos nos presentaba un comando estadounidense de luchadores liderado por el experto en artes marciales Guile dedicado a desmantelar la organización terrorista Shadaloo, liderada por M. Bison. Al Coronel Pelo-Cepillo le acompañaban Chun-LiBlankaCammyHonda, Ken y un desplazado Ryu, aunque también aparecían personajes de Street Fighter Alpha y Final Fight para hacer bulto.

 

Para que os hagáis una idea de la trascendencia del guión, ahí van los títulos de dos capítulos aleatorios: 'Cammy y la licenciatura' (cap. 15) y '¿Así que quieres ser una estrella de cine?' (cap. 18). Sólo faltaban Valle y Quimi de Compañeros y todo el elenco de Al Salir de Clase, para los que tengáis más de 25 años. Pero lo realmente inaudito eran los disparates argumentales: ¿Que Bison moría al final de la película? Pues aquí resucita. ¿Que a Guile se le veía soltero? Pues se le casca una novia llamada Lucinda y así se entretiene. ¿Que Balrog era de los buenos en la peli? Pues aquí es el "lamechulos" de Bison. Ah, y a Dhalsim se lo quitan de en medio enviándolo a su India natal para hacer estiramientos, suponemos. Lo único salvable era el diseño de personajes, bastante fiel a los videojuegos, aunque en el opening estuvieran más cerca del Equipo Ja que de Street Fighter:

 

 

'Sonic El Erizo', el héroe que pinchó una y otra vez

Año de estreno y cancelación: 1993 - 1994

Número de capítulos: 26

Se emitió en: Telecinco, KidsCo

 

El premio al mayor chupacámaras sólo puede ser para Sonic, que no Panasonic. Las mascota de Sega ha tenido nada menos que seis series de TV a su nombre, entre ellas, Sonic Underground (40 capítulos), Las Aventuras de Sonic el Erizo (65 capítulos), Sonic X (75 capítulos), Sonic Boom (actualmente en emisión) y Sonic El Erizo, la elegida para este artículo por varias razones. Primero, porque fue la más corta, con sólo 26 capítulos, y en segundo lugar, porque en España dio lugar a un fenómeno realmente insólito: sólo se dobló al castellano la primera temporada, dejándonos la segunda en español latino. ¿Os imagináis que hubiese ocurrido algo parecido con algún juego como, yo qué sé, Halo 2? Menos mal que esto sólo pasa en el absurdo mundo de la televisión... y en el caso de Sonic fue una faena, porque su director de doblaje y voz de Robotnik no era otro que el grandísimo Carlos Revilla, el alter ego de Homer y responsable del mejor doblaje mundial de Los Simpson según el propio Matt Groenning.

 

Sonic El Erizo, conocida en Norteamérica como Sonic Satam en referencia a "Saturdays AM", ya que se emitía los sábados por la mañana, fue la segunda serie animada de la mascota de Sega y, paradójicamente, la mejor que se ha realizado nunca. Entonces, ¿qué hace aquí? Pues porque nos da pie a compararla con las demás, cuyas cabeceras están reunidas en este vídeo. Manda Eggmans que la mejor adaptación (la segunda en el vídeo) fuese la más efímera...

 

 

'The Super Mario Bros Super Show', todo menos Super 

Año de estreno y cancelación: 1989

Número de capítulos: 65 (52 de Mario, 13 de Zelda)

Cadena que la emitió: Fox

 

Ha llegado el momento de Mario, otro que tampoco salió bien parado de su paso por televisión (mejor no hablemos del cine, que es Navidad). Tiene gracia que el personaje más exitoso de los videojuegos no lograse sobrevivir más allá de la primera temporada en sus dos series animadas, ya que ninguna renovó tras el capítulo 13. Primero llegó Super Mario Bros 3 (1990) también doblada por Carlos Revilla, que vendría acompañada por la no menos fallida Super Mario World (1991). No obstante, la que verdaderamente causó conmoción en el público fue la primera de todas ellas, un indescriptible híbrido entre serie de dibujos y programa con actores reales llamado The Super Mario Bros Super Show. Paradójicamente, fue la que más duró en antena de las tres, que no en Antena 3, porque aquí se emitió en Telecinco con los actores doblados en latinoamericano, según habéis apuntado los más viejales del lugar.

 

El show era una especie de Club Megatrix que combinaba dos secciones con personas reales (al principio y al final) con entrevistas a personajes famosos ante un público en directo, que servían como contenedor para la serie de dibujos. La parte de carne y hueso recaía en los hombros de los actores Lou Albano y Danny Wells, que interpretaban a Mario y Luigi como buenamente podían en su taller familiar de Brooklyn, pero si hubiese que destacar un momento de todo aquel experimento digno de El Hormiguero fue la mítica e inenarrable cabecera que vais a ver. ¿Quién dijo que Mario y Luigi sabían bailar? Como diría Krusty el Payaso tras la emisión de los dibujos soviéticos 'Proletario y Parásito' en sustitución de Rasca y Pica, "pero qué diantres es eso!"...

 

 

'El País de Donkey Kong', una serie mono-temática

Año de estreno y cancelación: 1996

Número de capítulos: 40 (2 temporadas)

Emitida por: Fox Kids

 

 

Aunque cueste creerlo, 'El País de Donkey Kong' no es el titular de la nueva portada de La Razón en alguna retorcida referencia a una república bananera, sino el título de algo mucho peor: la serie de animación Donkey Kong Country, erróneamente traducida como El País de Donkey Kong. Si tratarse de una coproducción franco-canadiense ya es síntoma de mal augurio, esperad a escuchar el estribillo de la canción del opening: "Hey, tú, ten cuidado allá, este es el simio bananas, el rey de Congo Bongo [...] Uh, ah, uh-ah, Donkey Kong". Una prosa digna de Juan Ramón Jiménez, digo de Juan Magán. Pero el auténtico impacto sensorial llegaba al verla en movimiento. Lejos de asumir las limitaciones del proyecto, sus productores tuvieron las narices de apostar por la animación 3D por ordenador en pleno 1996, quizá para aprovechar el rebufo de Toy Story, pero en su lugar, les salió el Rey Escorpión de La Momia 2.

 

La serie narraba las aventuras de Donkey y Diddy en la Isla Kongo Bongo y su constante lucha por evitar que el villano King K. Rool les tocase los plátanos (para robárselos, entiéndase), aunque también aparecían el abuelo Cranky, Dixie, Funky y Candy. La serie dio para dos temporadas de 20 episodios cada una, cuyos títulos eran mejores que los propios capítulos: 'En busca de la banana perdida', 'Orangutango' o 'Voto de Kong-fianza'. En honor a este último, vamos a darle uno: al menos, El País de Donkey Kong estaba bastante más currada que Esquimales en el Caribe, la serie de animación 3D de Emilio Aragón. Sí, amigos, siempre hay algo peor y está en España. Disfrutad de la cabecera en español de Latinoamérica y no la busquéis en castellano, porque no se molestaron ni en cambiarla.

 

 

'Mortal Kombat: Defenders of the Realm', ¿realm-ente hacía falta?

Año de estreno y cancelación: 1996

Número de episodios: 13 (1 temporada)

Emitida por: Fox Kids

 

 

Cuando un producto necesita "Defenders", es que a lo mejor no goza de mucha calidad, y si ese producto es la película de Mortal Kombat (1995), no hace falta decir nada más. De los productores de las series animadas de La Máscara Niño Rico, llegó esta infamia de dibujos animados como secuela de la película de Paul W. S. Anderson, que sólo sirvió para traernos el mejor temazo de introducción de la historia del cine hasta que llegó Iron Man 3. La serie era tan buena que duró sólo trece capítulos y fue incluida en las listas de peores series animadas basadas en videojuegos "ever lanuched", junto a epítetos tan amables como "abominación" (cortesía de GameFront), pero lo más criticado fue el hecho de que ningún luchador pudiese morir... en una serie llamada Mortal Kombat. En efecto, todo aquello fue una versión "happy flower" del oscuro universo del juego, justo al contrario de lo que ocurrió en la película de Super Mario Bros, y mira que había prometido no hablar de ella. Pues toma, me acaba de salir una crítica completa.

 

Argumentalmente, la serie estaba protagonizada por un grupo de luchadores convocados por Raiden para defender el Reino de la Tierra, pero la ausencia total de violencia y sangre sólo les permitía derrotar a las Fuerzas Oscuras a base de buen rollo, colegueo y chistendos. Al lado de esto, la sangre verde de Lo que la censura esconde es el Evil Dead de los videojuegos. Como era de esperar, lo único que murió aquí fue la propia serie, lo que otroga mayor valor de culto a su única temporada, cuyas temáticas podéis consultar en esta detallada listaMilagorsamente, la serie sirvió para algo: introducir a Quan Chi en la saga, pero a costa de ningunear a otros como Kintaro (hermano de Jesús Kintero), Mileena, Goro, Kung Lao o Johnny Cage. Si queréis pasar 60 segundos de bochorno, dadle al Play y regocijaos con el doblaje latino en esta épica intro.

 

 

'La Leyenda de Zelda': No hay "discuuuuuulpa" que valga, princesa

Año de estreno y cancelación: 1989

Número de episodios: 13 (1 temporada)

 

 

Llega uno de los momentos más esperados de la historia del Club Chistendo: dedicar dos párrafos a la mayor aberración jamás cometida en nombre de Hylia. Cuesta creer que la mejor saga de Nintendo ostente la peor adaptación animada que se recuerde, y quizá por su culpa nunca veamos una película. Link, otrora valeroso Héroe del Tiempo en los juegos, aparece retratado como un cargante adolescente cuyo único objetivo es babear a Zelda, olvidando que en el mundo virtual lo único que le ha llegado a tocar es la Ocarina. Pero lo mejor son los temas en torno a los que giraban sus episodios. ¿Qué inolvidables acontecimientos podrían tener lugar en un bucólico mundo de fantasía épica como Hyrule? Pues entre los más destacados, hay un capítulo en el que Ganondorf monta un parque acuático y otro en el que Link se convierte en rana. Nada más que añadir.

 

Y como no podía ser de otro modo, dejamos para el final la frase que lo resume todo: "Well, excuuuuuse meeeeee, princess!", la insufrible muletilla que soltaba Link en todos los malditos episodios que acabó convirtiendose, y con razón, en uno de los memes más célebres de Internet. Estaba escrito que la serie duraría menos que un jarrón del Pueblo Kakariko, y así fue: una temporada, y aunque ya fue más que la adaptación española de Cheers con Antonio Resines, se podría decir que la audiencia no disculpó a Link. Con todos vosotros, la apertura más (in)olvidable de nuestras vidas. No Ganon para disgustos...

 

 

 

 


 

Si queréis seguir la fiesta, no os perdáis los ránkings de los 10 peores juegos basados en series de TV o los 10 peores juegos basados en series de dibujos, aunque muy pronto tendréis la segunda parte de Series Fuera de Juego, con tras joyitas que me he guardado en la recámara. Hasta entonces, os dejo con uno de los mejores vídeos que he visto en 2014: un grupo de góticos bailando el tema de Farmacia de Guardia. Esa sí que debería volver remasterizada y no todos los juegos de PS3. Con que la hicieran los productores de Super Mario Bros Super Show nos conformaríamos. De momento, ya tenemos el videoclip:

 

 

 

Agradecimientos: Jesús Delgado, por proponerme tan descacharrante tema. El de las series basadas en juegos, no el de Farmacia de Guardia.

 

 

 

 

En anteriores episodios del

  


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las mejores bromas ilustradas del mundo pixelado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lecturas recomendadas