Reportaje

Club Chistendo: Lo que la censura esconde

Por Gustavo Acero
-

"Los hombres son criaturas muy raras: la mitad censura lo que practica; la otra mitad practica lo que censura". Benjamin Franklin pronunció esta frase mucho antes de que existieran los videojuegos, sin imaginar que tres siglos después, el mundo civilizado seguiría sufriendo los únicos recortes más temibles que los económicos. Preparaos para ver los pechotes, escenas y símbolos prohibidos que no quisieron que viéramos: Lo que la censura esconde.

Primera regla del Club Chistendo: nadie habla del Club Chistendo. Y hoy menos aún, porque vamos a tocar un tema tan prohibido como la manzana de Eva o un selfie de Yen. Desde los censores de la moral pública de la Antigua Roma hasta la propaganda de cualquier dictadura, todos los medios de difusión cultural de la humanidad han sido objetivo del Tippex de unos señores que se lo debían de pasar teta viendo las que nos tapaban a los demás, con ejemplos tan recientes como el videojuego South Park: la Vara de la Verdad, el spot de Scarlett Johansson o la portada del cómic de Las Supernenas. ¿Pero quién vigila a los vigilantes? Por un día, nosotros seremos sus Watchmen.


Vamos a repasar los casos más absurdos de censura que se han dado en la industria de los videojuegos, amén de los motivos surrealistas que llevaron a las grandes compañías a cogérsela con papel de fumar para no herir sensibilidades minoritarias, que viene a ser algo así como celebrar un concierto de rock y omitir las canciones más cañeras por miedo a despertar a algunos vecinos. Disfrutad de este primer descenso (o des-censura) a las catacumbas de lo prohibido, pero tampoco miréis mucho, que sale algún pompis.

Ice Climber y su censura foca-lizada

Empezamos por los desopilantes casos de 

baneos regionales por motivos legislativos o

socioculturales en determinados países. Ice Climber de NES fue uno de los primeros trabajos de Miyamoto, aunque muchos jugadores lo conocieron cuando sus esquimales se unieron al Club de la Lucha nintendero: Super Smash Bros. Concretamente, la edición Melee, y eso que ya no era obligatoria (chiste militar). Aunque no os lo creáis, no fueron los nombres de sus protagonistas (Popo y Nana) lo que Nintendo censuró en Occidente, sino la identidad de uno de sus enemigos: las terroríficas, salvajes e infames... focas.

Y no porque se focaran a nadie (chiste anglosajón), sino porque mostrar a niños machacando pinnípedos a martillazos podía levantar polémica en países como Canadá, donde unos pocos desalmados practican la salvaje caza de focas, por lo que el mamífero fue remplazado por una especie de pelusas con aspecto de bebés Yeti que ya no daba tanto palo cargarse. Como dato curioso, el cambiazo también se mantuvo en los trofeos del Smash Bros Melee occidental, donde lo único que se mantenía era su simpático nombre: Topis.


Algo huele a prohibido en Dinamarca

EA Sports MMA no es un juego sobre Mr. T del Equipo A, sino uno de lucha para PS3 y 360 basado en el deporte de combate de artes marciales mixtas que le dan nombre. Pues bien, ¿por qué diríais que pudo ser censurado en un país como Dinamarca? ¿Por el surtido de puñetazos, patadas y violentas llaves que desplegaban sus púgiles? ¿Por su plantel de fornidos machos semidesnudos? Prestad mucha atención a la siguiente captura, y SÓLO si os veis más perdidos que Michael Bay en público, posad el cursor sobre la imagen para recibir una pista. Quien adivine el motivo de la prohibición danesa recibirá una camiseta de Born to Play usada.

 

¿Qué, ya lo tenéis? Si habéis optado por la sugerente pose de los luchadores, el tatuaje tribal o el color de los medidores, habéis errado el tiro. MMA se censuró por el pedazo de anuncio "Energy drink" que cubre la superficie del ring, ya que en países como Dinamarca, Noruega o Francia está prohibida la venta de bebidas energéticas -excepto en algunas farmacias- al ser consideradas potencialmente nocivas para la población juvenil. Continuemos mientras me pimplo mi tercer Monster de la mañana.

Los robots nazis de Command & Conquer Generals

Y hablando de EA, allá por el año 2003, la compañía no tuvo más remedio que retirar a los terroristas suicidas y las muertes de civiles de Command & Conquer: Generals y Zero Hour (PC) en algunos países, pero lo realmente sorprendente fue lo que se vio obligada a hacer en Alemania, donde se considera delito toda exhibición de simbología nazi. Así pues, los modelos humanos de los generales nacionalsocialistas (representados por actores) se sustituyeron por espantoides robots que parecían sacados de El Hombre Bicentenario. Y ojo, que también robotizaron a los talibanes, sin reparar en el hecho de que así daban aún más miedo. Aquí tenéis el documento que lo demuestra:

Otros casos de traca

Pero si esto os ha parecido irrisorio en la forma aunque comprensible en el fondo, ojete a lo que viene: China prohibió Football Manager 2005 por reconocer a Tibet como país independiente, Mario Party 8 tuvo que ser retrasado en Reino Unido por incluir precisamente la palabra "retrasado" en un conjuro de Kamek (ver imagen), Tailandia retiró todos los GTA IV del mercado cuando un chalado mató a un taxista "para ver si era tan fácil como en el juego", y Arabia Saudí prohibió Assassin's Creed por esbozar un retrato negativo del pueblo islámico, pero levantó el veto dos semanas después, que debió de ser el tiempo que tardaron en jugárselo.

En este mismo e hipersensible territorio, Pokémon fue censurado por su defensa del sionismo (WTF!?) y se prohibió la venta de Pokémon Trading Card porque promovía... el JUEGO, y por tanto las apuestas ilegales. Tócate las Pokéballs. Suponemos que no verán Torrente 5: Operación Eurovegas. Por la misma razón ludopática, Grecia decidió prohibir en 2002 no uno, sino TODOS los videojuegos existentes, aunque su Ministerio de Cultura acabó reculando ante la indignación popular. A ver Ganning Casino, les ponía yo. Por cierto, mirad qué naipe de Pokémon la lió parda por incluir un detalle indebido. ¿Encontráis el elemento discordante? ¿No os recuerda a algo que vimos en cierto mapa zeldero?

Hablemos de SEXO

Tranquilos, ha llegado la parte que buscábais. Entramos en terreno sexual, así que, por favor, si hay menores delante de la pantalla, que cierren todas las demás páginas que tengan abiertas. Una vez más, la censura sexual en los videojuegos está irremediablemente ligada a Nintendo, que en los años de SNES y N64 tapó más desnudos que el Canal Plus. De hecho, se popularizó la brillante frase "Nintendo es como las tetas. Están pensadas para niños, pero las disfrutan los adultos". Es decir, al revés que Call Of Duty. Pero la sobreprotección de ese público prepúber dio lugar a los tijeretazos más surrealistas que ha visto el sector, y no fueron precisamente en la ropa, que se multiplicaba más que la familia Ruiz Mateos.

Final Fight, mujeres y hombres y ligereza

Un buen ejemplo es el mítico Final Fight, que sufrió algunas de las modificaciones más ridículas en su salto de recreativa a SNES, empezando por el aspecto de Jessica, la hija de Haggar, el fornido el cosfailer de la semana pasada con abdominales tintados. A ver si lográs encontrar las dos grandes diferencias entre estas dos imágenes:


 

Exacto, el Wonder Bra y el pendiente. Alguien consideró que un corsé rojo resultaría menos libidinoso que un sujetador del Bershka, y puede que tuviese razón. Aunque si os fijáis, también le quitó el carmín de los labios para reducir su nivel de sensualidad. Si alguien lo entiende, que se ponga en contacto con nuestro departamento de comunicación, aunque es posible que esté comunicando.

Pero lo realmente imperdonable fue sustituir a las estetaculares Poison y Roxy por los punkies Billy y Sid para evitar controversias occidentales sobre violencia de género. Para acabar de "arreglarlo", Capcom se sacó de la manga que las primeras eran transexuales, lo cual parece creíble, teniendo en cuenta que Poison en español se habría llamado La Veneno.

El caso es que a raíz de aquella polémica, la sexualidad de Roxy

 y Poison es todo un enigma. ¿Qué opináis vosotros: carne o pescado? Mientras lo meditáis, os mostramos una comparativa entre las versiones de recreativa y Sega CD: otro ejemplo de puritanismo textil. Pero no os vayáis todavía al baño, que hay más: los nombres de los primeros jefes del juego también fueron sustituidos para evitar problemas. Así, Sodom (sodomita) y Damnd (maldito) fueron rebautizados por los menos controvertidos Katana y Thrasher. Qué estupidez, ¿eh?

Lesbianismo alienígena en Mass Effect

Pasamos de Capcom a Bioware y su saga Mass Effect, que incluía más tramas erótico-festivas que Física o Química, pero concretamente una de ellas motivó la prohibición del juego en Singapur, donde deben de estar en contra de las relaciones interplanetarias, porque una de sus protagonistas era humana (la versión femenina de Shepard) y la otra, alienígena (Liara). Y hemos encontrado la escena del revuelo tras meses de investigación. Por favor, no miréis si sois de Singapur.

Como estos vean Avatar les da un parraque. ¡Si no hacen ni la tijera! Nos quedamos con la escena sexual equivalente de Mass Effect 3 (ver vídeo), aunque si yo fuese censor, ya sólo con la música me pondría nervioso. El caso es que el sentido común acabó imperando en la república insular asiática y acabaron levantando el veto del juego, donde también hubo lío con God of War 2, The Darkness y GTA por motivos similares.

Con el Duke, sin tetas no hay paraíso

La versión Duke Nukem 3D para Nintendo 64 fue uno de los casos más memorables de censura, y no sólo por la música, que tuvo que eliminarse por falta de capacidad del cartucho, sino por los desnudos que poblaban algunos de sus escenarios. Por ejemplo, a esta damisela se le puso un camisón para disimular su exuberancia corporal.

En este caso, la biblioteca para adultos también fue censurada, pero atención al cambiazo: ¡se sustituyó por una armería! Pues yo veo muchas más connotaciones fálicas en un kalashnikov que en el kamasutra.

Lo de Fire Emblem tiene tela

Los citados casos se recuerdan con cierto cariño, pero parece increíble que aún hoy sigan vigentes. Hace un par de meses os contamos que la versión occidental de Bravely Default para 3DS abrigó un poquito a dos jovenzuelas, por si el +12 de PEGI fuera poco aclaratorio. Pero queremos mencionar un caso aún más incomprensible, el de Fire Emblem: Awakening, cuyo DLC 'Trifulcas' ya era premonitorio desde el título.

En él se incluían imágenes de Chrom, Cordelia y Tharja en traje de baño. Para evitar otro tipo de "Awakening" en los usuarios, se decidió tapar las impecables (de pecado) nalgas de la maga negra Tharja, por si hechizaba a algún jugador más de la cuenta.


Al censor de Fire Emblem le da un infarto como vea un anuncio de Calzedonia. Pero lo más gracioso es que a los otros dos personajes, Cordelia y Chrom, se les dejó intactos que en la versión japonesa, y eso que el sostén desabrochado de Cordelia se antoja bastante más hot que el de Tharja. O a lo mejor soy yo, que estoy peor que el censor.

La sirenita teutona de Link's Awakening

También hubo Tippex para Zelda: Link's Awakening. En la versión original de Game Boy debíamos encontrar un objeto que fue censurado en la versión americana y algunas copias europeas: el top del bikini de la sirena Martha. Un objeto demasiado fetichista para el público americano, que vio sustituido el sujetador por un collar de perlas, que había que entregarle a la sirena a cambio de una escama de su cola. O sea, una chica con cola y lo que censuran es el top. Pistonudo. Sin embargo, por una vez, Alemania y Francia se libraron de la censura. Y para prueba, el sexy bikini de la sirenita teutona (por alemana).

Además, el traductor alemán consiguió colar frases tan anti-nintenderas como Nie ohne kondom!, que significa ni más ni menos que ¡Nunca sin condón!frase que por supuesto no apareció en la versión americana, donde también se censuraron los pechos de un hipopótamo semidesnudo en una de las casas de la villa, al que sólo le faltaba decirle a Link: "píntame como a una de tus chicas francesas", como Rose a Jack en Tetanic. Aquí la comparativa de ambas versiones.

Versión japonesaHipo   Versión ameriplanaHipo

Después de esto, yo sólo os digo una cosa: menos mal que los americanos no se pisparon de que el elemento que presidía la montaña de Isla Koholint era un huevo gigante.

Escudados en la religión

Hace tres semanas, tratamos la

censura que recibió Ocarina of Time por los cánticos islámicos del Templo del Fuego, pero no fue el único tajo que sufrió el cartucho por el mismo tema: el escudo espejo de Link tuvo que ser modificado por

las protestas de grupos islámicos que mostraron su rechazo al uso del símbolo, que constaba de una luna y una estrella en clara referencia a la bandera de Turquía (ver aquí). ¡Y luego nos dejan destrozar gallinas a espadazos! Pero mientras no recemos por ellas, no pasa nada.

Hay muchos otros casos de prohibiciones religiosas similares. Por ejemplo, God of War se prohibió en Arabia Saudí por incluir la palabra Dios... y no War. Y en el citado Final Fight se cambió la fase Oh my God! por la famosa Oh, my Car! Lo raro es que el "Pokémon" Brachydios aún se esté librando de la quema con ese nombrecito...

El caso más sangrante de Zelda

Ya que hablamos de Ocarina, recordamos el otro elemento censurado en Occidente: la batalla final contra Ganondorf. El esputo (con perdón) de sangre que el Rey de los Gerudo tosía justo tras asestarle el último espadazo en su forma humana fue todo un impacto para los estándares de 1998, por lo que Nintendo decidió cambiar el rojo pasión (ver vídeo) por el verde más cantoso que había en la paleta. Tanto que daban ganas de darle un frasquito de Bisolvón Mucolítico para morir con dignidad. Como podéis ver, el color también se cambió en la batalla final contra Ganon en su forma taurina (prohibida en Dinamarca por su ley seca energizante). Qué inocentes éramos, madre...

Ganondorf

Lo más gracioso es que se censurase una inocente tos y sin embargo nadie fregase el suelo de una de las mazmorras, que aparecía encharcado de sangre bajo una cruz con cadenas de madera empleada para practicar torturas más crueles que oír a Navi. Menos mal que el Ministerio de Cultura español no reconocía a los videojuegos como industria cultural hasta 2009, porque después de prohibirnos SAW VI calificándola como película X, igual habríamos tenido que jugar a Ocarina of Time en el asiento pegajoso de alguna sala clandestina. Y seguro que se habría parecido a esta:

Hace bien poco también asistimos a otras limpiezas de hemoglobina, como en el caso del último Tomb Raider de Square-Enix, que en su versión primigenia mostraba a una Lara Croft completamente bañada en sangre que más bien parecía Carrie.

Existen muchísimos más casos de censura videolúdica, pero a lo tonto ya van 2500 palabras y tampoco quiero partiros el día. Eso sí, no podría concluir esta primera parte de Lo que la censura esconde sin lanzar un mensaje de absoluta repudia a toda forma de censura, una lacra social que, por desgracia, sigue extendiendo sus tentáculos sobre sectores como el nuestro. Y aprovecho para decir que tanto este reportaje como su autor me han parecido absolutamente inmorales y repugnantes. Hobby Consolas antes molaba. Ojalá esta sección no vuelva hasta el lunes que viene.


En anteriores entregas del Club Chistendo:


Lecturas recomendadas