Reportaje

Club Chistendo: Universo DLC (Devolvednos La Cartera)

Por Gustavo Acero
-

Pssst… Ey, chavales, ¿queréis comprar un poco de contenido extra? Tenemos trajes de colores, armas mejoradas, mapas reciclados y mucho más, aunque no garantizamos que os vaya a servir para nada útil. Es más, garantizamos que son los DLC más inservibles, caraduras y abusivos de los videojuegos, pero si a las grandes compañías les parece lícito colárnoslos, el Club Chistendo no va a ser menos. Así que echad un vistazo al género que os traemos y preparaos para una descarga de adrenalina que abrirá vuestra mente a un nuevo mundo de Disparates, Latrocinios y Cacicadas... Es la hora de los DLC: Despropósitos Lamentablemente Caros.

Hace mucho tiempo, en una consola muy, muy lejana, los contenidos adicionales se desbloqueaban mediante técnicas tan ancestrales como la ejecución de trucos que encontrábamos en las revistas Hobby Consolas (muy buena), MicroManía, Superjuegos y Mega Sega, o con los passwords que apuntábamos en aquellas páginas de “Notas” al final de los manuales de instrucciones, cuya combinación sustraíamos clandestinamente de esas mismas publicaciones o a través del típico colega con contactos en el CNI, es decir, el Club Nintendo Ibérica. Dos décadas después, el único password válido es nuestro número de cuenta bancaria.

De hecho, este fin de semana se me cruzaron los cables de la memoria y, cuando fui a sacar dinero al cajero automático, introduje inconscientemente la siguiente combinación de botones en el teclado:

Sin saberlo, activé un complejo sistema de alarma interna de la sucursal, a consecuencia del cual los billetes empezaron a salir triturados como documentos de la sede de un partido, los rociadores de incendios se dispararon sobre los enloquecidos empleados y, en pocos segundos, un grupo de geos me redujo a base de porrazos eléctricos. Me cancelaron la cuenta, la entidad quebró y perdí los ahorros de toda mi vida: 81€ que tenía reservados para un amiibo y el juego más raro de la historia (ver Top 10 aquí). Y todo por equivocarme de contraseña… Maldita Konami. Por ello, desde mi celda compartida en Alcalá de Guadaíra, me pregunto meditabundo y cabizbajo:

¿Cómo hemos llegado a esta situación? ¿Hasta qué punto es legítimo seguir pagando por contenidos que deberían venir incluidos en el producto principal, como ocurría en nuestros años mozos? ¿Cuánto dinero están dispuestos a sacarnos por un “skin” para el bakuza, un “add-on” para el buga, un “plug-in” para el navegador o un traductor que nos explique qué puñetas significan todos esos palabros? Si os habéis quedado con ganas de más material tras leer el reportaje 20 Pecados Capitales del DLC en el último número impreso de Hobby Consolas, hoy os traemos una expansión de las que ya no quedan: gratuita.

Pero antes de meternos en harina, me gustaría dirigir esta metáfora a cualquier directivo del sector que nos esté leyendo desde otra dimensión espacio-temporal:


Muy señor mío, imagine que, por alguna extraña razón, decide cenar en un restaurante de comida rápida, se pide una hamburguesa completa y le sirven una
sin lechuga, ni tomate ni pepinillo, pero no se percata del "troleo" hasta que desembolsa los 5 euros, se sienta ante la mesa y le pega el primer bocado al producto. Tras pedirle explicaciones al encargado, le responde que si quiere degustar los ingredientes que faltan, debe pagar un euro más por cada uno de ellos, pese a que en la foto de la hamburguesa no se apreciaban tales ausencias. ¿Pagaría usted los 8 euros totales o abandonaría el local para pedirse una pizza de caviar en su mansión? Entonces, ¿por qué nos hacen usted y su casta tragar con micropagos cada vez más insulsos y desmesurados?

Y todavía tendremos que darles gracias por incluir el pan, la carne y el queso, porque algunas distribuidoras ya sólo nos dan la caja… y de las patatas mejor no hablemos. Tras esta pequeña analogía culinaria, procedemos a la degustación del contenido más DeLiCioso y DeLiCado que hemos abordado en este humilde espacio. Como diría el buhonero de Resident Evil 4...

RE Revelations 2: primer fascículo en tu kiosco, ¡colecciónalos!

Compañía: Capcom

Consolas: Todas menos 3DS, Wii U y Spectrum

Precio del DLC: 6 $ por cada capítulo; 24 $ por los cuatro y 25 $ por la edición física

Hablando de (di)secciones y carne de hamburguesa, empezamos con un juego de zombis. Y lo de zombi no va por PS Vita, la última consola confirmada que recibirá Resident Evil Revelations 2, como se acaba de anunciar en la Playstation Direct, perdón, Experience. Como ya sabréis, la compañía japonesa ha tenido la "impagable" ocurrencia de llamar a su carnicero de confianza Don Salvador para encargarle trocear la versión digital del juego y venderla por capítulos de pago a partir del próximo 18 de febrero, de forma que sólo podamos descargar uno por semana hasta reunir los cuatro que habrá en total. Lo más surrealista es que la edición física llegará casi un mes después, el 11 de marzo, y si algún iluso cree que los jugadores que completen la “colección” digital accederán al disco gratuitamente, o está más equivocado que François Gallardo haciendo la quiniela (y si no, desmiéntemelo), o va hasta el culo de Virus-T.


Después de todo, los nintenderos no van a salir tan mal parados con este plantón de Capcom; al menos, la precuela “ex-clusiva” de 3DS constaba de 12 capítulos en un solo cartucho desde el lanzamiento, así que le deseamos mucha suerte a su distribuidora, Planeta de Agostini, con su colección REvelación de la próxima temporada. Lo mismo hasta deciden acompañarla de algún pack de paraguas de la marca Umbrella o de la colección completa de la serie "Érase una Vez el Zombi" en VHS, para potenciar las ventas digitales de alguna forma.


De todos modos, "Resi" no es la única franquicia que se ha vendido al diablo por capítulos. Ya lo hizo don Miguel de Cervantes en 1615 con la segunda parte del Quijote, que tardó diez años en lanzarse con nuevos skins para Sancho y Rocinante, carruajes mejorados y nuevos escenarios de la Mancha, junto a una manguera de Mario Sunshine para limpiarla. Y tampoco nos olvidamos de Sonic The Hedgehog 4 o The Walking Dead, que emplearon el mismo sistema de descarga episódica, pero la lista seguirá aumentando ad infinitum. Se ve que no aprendemos a decir NO. Y mejor dejamos para otro día los atuendos adicionales para los personajes de Resident Evil 5, que encima venían bloqueados en el propio juego. Se merecen un Hadouken en todo el año fiscal.

Street Fighter III: el color del dinero

Compañía: Capcom

Consolas: PS2, PS3, Xbox, Xbox 360, Dreamcast

Precio del DLC: 3 $ por cada paquete de colores

Lo sentimos, Capcom, pero tenemos que daros un poquito más de caña, y sin espuma. Street Fighter V se acaba de reconfirmar como exclusiva blindada para PS4, una noticia que ha dejado a los usuarios de X-box más solos que la "One", o más bien, con la única compañía de su instinto asesino, o sea, Killer Instinct. Por cierto, otro que nos cobró 40 eurazos por 8 luchadores añadidos, y si no le dedico una "somanta palos" en este listado es por los buenos recuerdos que me traen los KI de SNES y N64, pero ganas no me faltan. En cualquier caso, y volviendo a SF V, ya sabemos que las “exclusivas” de Capcom valen lo mismo que las de Lydia Lozano: unos meses, así que tampoco me preocuparía demasiado.

Al margen de lo que acabe ocurriendo, el anuncio de esta quinta entrega ha despertado el recuerdo de los atuendos descargables que nos calzaron en Street Figter IV. Sin embargo, esta genialidad del marketing no fue fruto de la improvisación de un visionario, pues ya en el añejo Street Fighter III: Third Strike Online Edition se nos cobraba por (atención), cambiar de color a los personajes mediante una simple modificación de paletas, como todas las personas que mordieron el anzuelo. Mirad que "chuli" quedaba Chun-Li con este pedazo de timo:

Sí, eso que en otros juegos de lucha se hacía pulsando un solo botón en la pantalla de selección, pasó a costar 3 dólares por personaje para que, en el colmo del dislate, ni siquiera lo pudiesen ver nuestros rivales online en caso de que no se hubieran descargado el correspondiente pack. Es para ponerles verdes, pero bastante marrón tienen encima con las críticas de los “equisboxers”, rojos de envidia ante la exclusiva sonyer... o quizá hayan respirado tranquilos. De todas formas, ahí va un truco para todo el que prefiera rejugar a Street Fighter III en su Telefunken de tubo: bajad la saturación al mínimo y desbloquearéis dos nuevos colores: blanco y negro. Nos debéis 3 euros.

“Eres más falso que un euro de El Padrino”

Compañía: EA

Juegos: The Godfather

Consola: Xbox 360

Precio del DLC: unos 2 $ por cada 250.000 $ ficticios

Llega el momento de abordar uno de los conceptos más absurdos del mundo del videojuego: ese principio “metaeconómico” que nos permite comprar dinero imaginario con dinero real para adquirir a su vez productos que no existen, un fenómeno que hasta ahora sólo habían practicado las entidades bancarias y los jugadores del Monopoly. Encontramos demasiados ejemplos de esta incomprensible iniciativa en juegos como World of Warcraft, las granjas interactivas de Zynga (una invitación más, y le doy vuestra dirección al que sale en esta carátula) o títulos bastante más recientes como Assassin’s Creed Unity a través de los créditos Helix, así como GTA online o Gran Turismo 6. Sin embargo, todos ellos le deben pasta a los "Padrinos" de este sistema: Don Vito Corleone y, por supuesto, EA. Tal como informó Gamespot cuando se lanzó El Padrino (The Godfather), por cada 250.000 dólares virtuales había que pagar 1.8 reales, y menos mal que no se les ocurrió llevar a cabo la operación a la inversa.


Por si esto fuera peccata minuta, el asunto fue aún más sangrante, ya que los únicos que tuvieron que "pagar para pagar" fueron los usuarios de Xbox 360, ya que las versiones de PS2PSPPC o incluso la primera Xbox contaron con un código especial para desbloquear el dinero ficticio sin pagar ni un maravedí. Pero bueno, teniendo en cuenta que se trata de un juego basado en las prácticas de la mafia, la cosa (nostra) tiene su lógica. Esto es realismo y no el gameplay de Uncharted 4 mostrado en la PlayStation Experience. Trepidante simulador de escalada, por cierto. Jesús Calleja ya lo tiene reservado.

Fable III: ¿“Perro” qué tomadura de pelo es esta?

Compañía: Lionhead Studios / Microsoft Game Studios

Consola: Xbox 360, PC

Precio del DLC: 6 € (2 € por perro)

Definitivamente, un gato sale más barato que un perro, y no sólo como mascota. Visionar millones de vídeos de gatos en Internet es gratis (sobre todo si le pillamos el Wi-Fi al vecino), pero si queréis ver un buen chucho en Fable III, tendréis que apoquinar 2 euros por cada can. Es más o menos lo que costaban los 240 Puntos Microsoft necesarios para desbloquear el set de razas caninas (de ahí viene la expresión “quedarse canino”) formado por Doberman, Caniche y Pastor Alemán, para que luego dijeran que Nintendogs era exclusivo de DS y 3DS. Ya puestos, Lionhead Studios podría haber incluido en el pack el tráiler de Un Chihuahua en Beverly Hills 2, pero se conoce que no hubo acuerdo con Walt Disney Pictures.

Como bien saben las protectoras de animales, tres años después llegó el famoso perro de Call of Duty Ghosts con más DLCs a precios dispara(ta)dos, tales como un skin de lobo o un pack de 3 dólares con la voz de Snoop Dogg para uno de los personajes, que no es el perro Snoopy, sino el “cantante” de rap, aunque ambos suenen igual. Pero la mayor perrería que nos dedicó el crack de Peter Molyneux -lo del crack no va con doble sentido- fue vendernos los trajes de perro y gallina que vais a ver, junto a sendas vestimentas de montañés paleto (boina incluida), skins de tatuajes (que no al revés), nuevos peinados, tintes para el pelo o incluso gorros de Santa Claus, tan recurrentes en estas fechas. Y mientras tenemos que aguantar estas aberraciones, el pobre Excalibur está donde está.

B-asura’s Wrath: un final sin principios

Compañía: Capcom

Consola: PS3, Xbox 360

Precio del DLC: 15 € por el pack completo

Sí, lo de "Asura’s" con "B" ha sido el juego de palabras más previsible de la historia de la sección, pero si Capcom ni siquiera se esforzó en incluir el verdadero final del juego en el disco desde el principio, no tengo por qué estrujarme mucho los sesos. ¿Os imagináis que James Cameron nos hubiese cobrado, además de la estafa del 3D, un plus añadido para ver el final “bueno” de Avatar, o sea, aquel en el que acaba de verdad y no hay más secuelas? Vale, en este caso no ha habido suerte, pero en Asura’s Wrath tampoco, por culpa de una de las prácticas comerciales más insultantes del capitalismo desde la invención del telemarketing. Si queríamos asistir al auténtico final del juego, sólo podíamos desbloquearlo previo pago de la Parte IV: Nirvana, incluida en el pack Episodio 15.5 (esto ya parece "Aterriza Como Puedas 1 ½") que se lanzó en abril de 2012, seguida de dos episodios extra copro-tagonizados por Ryu y Akumi, siendo “copro” la raíz griega de κoπρος, “excremento”. Si ya hemos llegado a los extremos de lanzar un juego con un final mierdero para cobrar más tarde la versión definitiva, ¿acabaremos pagando hipotecas ficticias en los juegos RPG para evitar que nos embarguen la casa? Con los DLC ya se sabe: "No es más rico el que más tiene, sino el que menos se resista". Y a este paso, seremos los más ricos del cementerio virtual.

Tales of Vesperia: un paquete para "paquetes"

Compañía: Namco Bandai

Consola: PS3, Xbox 360

Precio aproximado del DLC: 20 €

Marchando otro refrán: "De Tales palos, Tales astillas". Namco Bandai irrumpe por todo lo bajo en nuestro Chistendo de la semana con una de las paradojas más inexplicables que nos hemos echado a la cara: pagar para no jugar. Hasta hoy, pensábamos que la razón por la que compramos videojuegos es el deseo de dedicarles horas de nuestro tiempo libre para evadirnos de la cruda realidad; de lo contrario, pagaríamos a un youtuber para que viniera a casa y los jugase por nosotros. Pues bien, siento comunicaros que llevamos años viviendo una gran mentira, como Matrix o el Pressing Catch. En 2009, Namco Bandai puso a la venta una serie de paquetes DLC para subir el nivel de nuestro personaje con el fin de ahorrarnos unas treinta horas de las sesenta que podía llegar a durar la aventura en total. ¿Cómo os quedáis? Es como si en Pokémon Rojo/Azul hubiésemos tenido la opción de pagar por obtener un Charizard en nivel 78 desde nuestro primer encuentro con Oak, cargándonos el principio fundamental de todo videojuego: j-u-g-a-r. El caso es que Namco puso a la venta no uno, sino seis packs de subida de nivel, dos de nivel +10, y cuatro de nivel +5, lo que hacía un total de 40 nivelacos del tirón para el chalado que se gastase casi el doble del precio del juego para pasarse la tarde en el Messenger o estudiando, y no sabría decir cuál de las dos actividades era más inútil.

Por si fuera poco, también podíamos dilapidar nuestra paga mensual adquiriendo materiales para confeccionar objetos ficticios, porque ni siquiera venían terminados, aunque pensándolo bien, ¿quién iba a querer dedicarse a otra cosa teniendo un personaje que sube de nivel a golpe de talonario? Tales of Vesperia es, por tanto, un "Imagina Ser... Padre con Pasta": matricula a tu hijo en una universidad privada y subirá de nivel solito en la mitad de tiempo que los demás. Eso sí, ninguna sale tan cara como este RPG para fans del RincóndelVago.com.

Y aquí llega el número 1 absoluto de nuestra lista de listos...

Train Simulator 2015: Asalto al Tren del Dinero

Compañía: Rail Simulator

Plataforma: Steam

Precio del DLC: Mejor, leedlo vosotros mismos...

“¡Ding, dong, ding! Próxima estación:
el pack DLC más absolutamente sinvergüenza de la Humanidad. Final de trayecto”. Ya lo habéis oído, toca apearse del tren “ding topic” del descar(g)o, y como no podía ser de otro modo, la última parada de este viaje deja atrás a cualquier otro golfo de la micotransacción. Si creíais que Train Simulator 2012 era el caso más "loco-motor" de la historia de las descargas, existe un maquinista capaz de superarlo: el de Train Simulator 2015. Desde septiembre, la última entrega de este inaudito simulador ferroviario se puede comprar en Steam por 41.99 € en su versión más completa (la "capada" cuesta 29.99 €), ¿pero sois capaces de imaginar la cifra a la que asciende el total de contenidos DLC diseñados para este juego? Agarraos, que vienen curvas como para descarrilar de una montaña rusa: 3.060,03 euros. Repito: tres mil sesenta euros con tres céntimos (la propinilla) para obtener los malditos 197 elementos descargables, desde nuevos trenes y locomotoras como la Network Southeast Clase 47 por 3,99 € hasta rutas como la Liverpool-Manchester por 29,99 €, lo mismo que cuesta la versión "light" del juego. 

Sí, nos saldría más barato montar nuestra propia compañía ferroviaria y construir el AVE de Medina a La Meca, sin Corinna llevándose comisión. Podéis corroborar que todo esto es cierto en la página oficial del juego en Steam, o solicitando la concesión de semejante obra pública al Ministerio de Fomento. Vosotros llevadle este documento y seguramente os la concendan de aquí a nunca. Como bien ha apuntado nuestro fiel chistendero Mask de DeMasque, ni el maquinista del Monorraíl de Springfield tenía tanta jeta. Mirad, mirad...

Otros 20 casos de DLC imperdonables

Mensaje del administrador: Lo sentimos, para acceder a este contenido, debes abonar 2,99 € en tu quiosco más cercano para obtener el número 281 de la revista Hobby Consolas, donde podrás disfrutar de otros casos tan absurdos como las armaduras para caballos de Oblivion (Bethesda), los cutre-juegos para el Smartphone virtual de The Amazing Spiderman (Activision) o el nudismo de pago en The Saboteur (EA), cuyo pack Midnight Show permitía ver a las estrípers de la burlesque en pelotas a cambio de 400 Puntos Microsoft o 5 dólares en PSN, y le sobra la S. Ya estamos dando demasiada información, así que soltad la guita si queréis más datos.


Antes de cerrar la barraca por hoy, no quisiera transmitir la idea de que toda la industria DLC está corrupta por la codicia: en el otro lado de la balanza existen contenidos y expansiones de verdad (que es como se las llamaba originalmente) por los que sí vale la pena abonar sus respectivos importes, como es el caso de The Last of Us, Bioshock Infinity, Alien Isolation o Mario Kart 8, honrosas excepciones de las que muchos desarrolladores deberían tomar nota.

Sin más deseo que convertir este Universo DLC en el único mundo habitable donde hasta ahora no nos freían a impuestos, os emplazo a compartir otra tanda de risas el lunes que viene, y ojo, que nos acercamos peligrosamente a las fiestas navideñas y, en menos que canta un gallo o un perro de Fable III, estamos dándole la zambomba y montando el Belén. ¿Qué desternillantes sorpresas nos tendrá deparado el Club Chistendo en las primeras Navidades de su joven historia? Hasta entonces, os dejo con las cuarenta entregas anteriores que nos han llevado hasta aquí. Aprovechad ahora que son gratis...

En anteriores entregas del

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Las mejores bromas ilustradas del mundo pixelado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lecturas recomendadas