Reportaje

Consolas de ayer y de hoy: 9 utilidades inútiles

Por Álvaro Alonso
-

¿Me estás diciendo que no puedo desenschufar el mando? ¿Que tengo que acercarme hasta la consola para pausar el juego? ¿Que me hace falta una tarjeta de memoria para guardar partida? ¿¡Nos hemos vuelto locos!? Pues sí amigos, cosas que ayer eran más comunes que un tutorial, hoy estarían peor vistas que los DLC en disco.

Hoy, en consoleros por el mundo, ponemos a punto el Delorean para hacer un viaje al pasado... ¡Eh, quietos ahí! No dejéis volar la imaginación todavía, porque no vamos a ver dinosaurios a bordo de un cadillac, ni a evitar que Philips desarrolle los Zelda de CDi, ni a ver en primera fila la semifinal de Street Fighter del EVO 2004. No... El pasado al que vamos es el más absurdo y disparatado de la industria: mandos que no se pueden desconectar, botones que nos devuelven a la edad de piedra, tapas de plástico para ocultar 'impurezas' y un largo etc. de complementos que incluían de serie las consolas de antes y que, si los viéramos en las actuales, nos harían llevarnos las manos a la cabeza. Para determinar el nivel de utilidad que estas aberraciones tendrían hoy en día, vamos a contar con la inestimable ayuda del analista Michael Pachter, que va a dar la cara (literalmente) por todas y cada una de ellas. Sin más dilación, os damos la bienvenida al museo de los retrorrores.

♫ Jugaaar pegaaaaados es jugar ♫

Preciosa, ¿verdad? Este era el aspecto que lucía Famicom (Family Computer), la primera consola de sobremesa de Nintendo. Los chicos de la Gran N eran tan majetes que cuando comprabas la máquina, esta incluía dos mandos... ¡DOS! Además, uno de ellos, en lugar de los clásicos Select y Start, incorporaba un pequeño altavoz que se utilizaba en ciertos juegos (¡Anda! ¡Igualito que DualShock 4!). Ahora imaginaos la situación: un amigo os invita a su casa para 'echar un Battletoads', y os pide que por favor llevéis vuestro mando. Os encontraríais con este panorama:

La única forma de desconectar los mandos es... Con tijeras. En Nintendo han sido pioneros en muchas, muchas cosas, pero damos gracias al cielo porque esto no se convirtiése en algo habitual en las consolas que llegaron después. De todas formas se lo perdonamos, era su primera vez y con nuestra querida NES no cometieron el mismo error (¡chupaos esa japos!).

NIVEL DE UTILIDAD

 

 

Michael opina que esto sería de lo más útil en la actualidad... ¡Nunca perderíamos nuestros mandos!

Blanco y Negro Mix 2600

El día que nos despedimos de los tonos negros y blancos para dar paso al color fue memorable... Para casi todo el mundo. En Atari debía trabajar algún apasionado del estilo clásico, pues la mítica Atari 2600 incluía un pequeño botón que permitía seleccionar entre jugar en color o en B&N. ¡Viajes en el tiempo a tan sólo un click! (En realidad, jugar en blanco y negro servía para diferenciar los elementos que se mostraban en pantalla, pues la gama que ofrecía la máquina hacía difícil o imposible distinguir ciertos tonos).

NIVEL DE UTILIDAD

Como apasionado de lo retro, Michael detesta que este botón no venga incluido en todas las consolas.

El peor enemigo del 'Homo Acostadus'

Es un frío domingo de invierno, estáis tirados en la cama tapados hasta arriba y disfrutáis de una partida a vuestro juego favorito con el (poco) saludable acompañamiento de una bolsa de Cheetos. De repente sentís un horrible picor en el muslo izquierdo, y decidís pausar la partida para que vuestras uñas se hagan cargo de la situación. Pero ¿¡dónde demonios está el botón de pausa!? Si Nintendo lo hizo mal con los cables de Famicon, Sega no iba a ser menos con Master System: en lugar de seguir la lógica e incluir un botón tan importante como es 'PAUSA' en el mando, lo colocaron en la propia consola. Así que cada vez que queríamos hacer un parón, ejercitábamos las piernas levantándanos del sofá. Y luego dicen que los videojuegos no son sanos...

NIVEL DE UTILIDAD

Michael asegura que el secreto para tener unos gluteos firmes es jugar dos veces al día a Alex Kidd.

La Génesis del sonido

Y al contrario que Nintendo, Sega no aprendió de los errores del pasado: Mega Drive tenía el botón de pausa en el mando, sí, pero el control de volumen y la salida de audio para auriculares estaban en la propia consola. Y teniendo en cuenta que la longitud de los cables que acompañan suele ser bastante limitada, jugar con cascos significaba hacerlo pegado a la pantalla. Hagamos una prueba: ¿cuántos de los aquí presentes tuvieron en su día una flamante Mega Drive y actualmente llevan gafas? Si sois más de cinco, amenazamos a Sega con llevarlos a los tribunales si no desarrollan Dreamcast 2.

NIVEL DE UTILIDAD

Pachter no necesita cascos ni control de volumen. De hecho, siempre juega con el sonido en off: prefiere escuchar su melodiosa voz.

Amstrad GX4000 aka "la enchufes"

Si sois de los que se hacen un lío a la hora de enchufar una videconsola a la televisión, entonces estaréis con nosotros en que Amstrad GX4000 es EL INFIERNO. En la parte frontal (abajo en la imagen) encontramos, de izquierda a derecha: salida de audio para auriculares stereo, puerto para mando 1, puerto para joystick analógico, puerto para mando mando 2 y salida de RF. Como si eso no fuera suficiente, en la trasera encontramos: toma de alimentación de 5 voltios DC, toma de alimentación de 11 voltios DC, entrada para conectar el monitor y el siempre recurrente euroconector. Casi tantos enchufes... Como juegos tuvo la consola.

NIVEL DE UTILIDAD

"¿Enchufe? ¿Yo? No sé de dónde sacas eso..." *esconde disimuladamente un maletín a rebosar de billetes*

Hemos oído que te gustan los botones...

... Así que le hemos puesto botones a nuestra consola para que pulses botones hasta aburrirte tanto de los botones que no desees volver a tocar botones en tu vida. ¿Por qué  narices iba alguien a plantar semejante cantidad de pulsadores EN la propia máquina? Muy sencillo: Pippin fue la primera y única consola que Apple lanzó al mercado, y la gente terminó tan harta de pulsar, que cuando la manzana podrida (perdón, mordida) presentó un teléfono SIN botones... Llovieron billetes. Os hemos pillado, granujas.

NIVEL DE UTILIDAD

Michael no ve problema alguno en la abundancia de botones. Al fin y al cabo, es un romántico que siempre defendió el "gran" mando de Atari Jaguar.

La consola más vergonzosa de la historia

No, no nos referimos a que Turbografx (PC Engine para nuestros lectores japoneses) fuese una mala máquina, más bien todo lo contrario (Castlevania: Rondo of Blood es agüita bendita). Lo que pasa es que la pobre era tan, tan tímida... Que incluía una tapa para esconder sus vergüenzas. Y por vergüenzas nos referimos a un puerto para conectar add-on's feo con ganas.

NIVEL DE UTILIDAD

Michael acaba de saber de la existencia de la tapa... Y ya la está buscando en eBay para esconder su Wii U.

Dos son compañía, cuatro son Multitap

Aunque los Multitap existen desde la época de los 8-bits, probablemente el más conocido de todos fue el que Sony lanzó para PS2. ¿Quieres jugar con tres amigos? Pues compra el juego, los mandos y... El Multitap para enchufarlos. ¿Tan complicado era poner dos puertos de conexión más en la consola? ¡Menos mal que la siguiente fue la generación del juego online..! O no.

NIVEL DE UTILIDAD

Pachter nunca ha necesitado un multitap. Para jugar acompañado, hay que tener amigos...

Las tarjetas opacas de Sony

Probablemente nos encontremos ante el mayor caso de corrupción y estafa de la historia de los videojuegos: después de crecer ejercitando nuestra memoria con contraseñas kilométricas o disfrutando de los placeres que ofrece una memoria interna, Sony entró en el negocio de los videojuegos y lo primero que nos dijo fue que para guardar nuestra querida partida, era necesario pasar por caja. ¡Y lo peor de todo es que picamos! Como denuncia, voy a jugar a Alundra de principio a fin SIN Memory Card. Nos vemos dentro de un año.

NIVEL DE UTILIDAD

Michael no sólo utiliza la Memory Card para jugar, también le saca partido en su día a día. Pero creednos, no queréis saber donde la inserta.

Lecturas recomendadas