Entrevista La cura del bienestar
Reportaje

La cura del bienestar - Entrevista a Gore Verbinski y Dane DeHaan

Por Raquel Hernández Luján
-

Entrevista a Gore Verbinski y Dane DeHaan, el director y el protagonista de La cura del bienestar (A Cure for Wellness) que se estrena hoy mismo en España.

La cura del bienestar se estrena hoy mismo, 24 de marzo, en los cines españoles y gracias a 20th Centuty Fox hemos tenido ocasión de charlar con el director de la película, Gore Vebinski, y el sufrido protragonista de la misma: Dane DeHaan que nos han contado cómo fue el proceso de creación de la cinta y algunos secretillos interesantes.

Verbinski es un realizador polifacético que ha abarcado géneros muy distintos aunque mostrando siempre una especial simpatía por el terror. Es el artífice del remake americano de The Ring (La señal), dos entregas de la saga de Piratas del Caribe como son El cofre del hombre muerto y En el fin del mundo, y sorprendió internándose en la animación con Rango para luego pasarse a los reboots con El llanero solitario.

El mejor cine de terror en DVD y Blu-Ray

Su nueva película, la que hoy nos ocupa, La cura del bienestar (A Cure for Wellnes) es original, algo de lo que se siente orgulloso, así como de dirigirse a un público muy específico al que espera atrapar en su historia.

A su lado, Dane DeHaan, un joven intérprete que a sus 31 años va a ser padre y asegura que su cura de desintoxicación es su familia y que antes que actor es persona. Preguntado acerca del género en el que nunca lo veremos trabajar, se lo piensa y responde taxativo: "Jamás haré una película porno". Después de las risas, prosigue: "Cuando trabajo lo doy todo, me entrego. Pero necesito momentos para mí para ejercer de esposo y padre y para mí es muy importante. Lo necesito, no puedo ser solo actor". ¿Con quién desearía trabajar en Europa? Nombra a Michael Haneke. Pronto veremos en Life (Vida) y Valerian y la ciudad de los mil planetas aunque seguramente lo recordaréis por Chronicle.

De la película nos dice que "No se parece a nada de lo que has visto en mucho tiempo. Va a ser una aventura salvaje, aterradora y no sabes lo que va a suceder durante la proyección pero sea lo que sea te va a gustar y a disgustar a la vez".

Verbinski asegura que no trata de esconder al villano sino que quiere hacernos sentir "el precio a pagar cuando el doctor te pone la mano en la rodilla y te pregunta '¿Cuándo fue la última vez que te sentiste bien?'. Y ese es el gran engaño: los personajes no se encuentran bien pero hay esperanza. Es una especie de hipnosis que los mantiene allí".

Cuando le preguntamos por los puntos en común con algunas obras emblemáticas de Kubrick nos cuenta lo siguiente: "Todas las películas de esa era, de los 70 se tomaban su tiempo para crear ese hechizo, ese encantamento. Es la sensación de lo inevitable: algo arrastra la cámara por el pasillo y conduce al protagonista a su epifanía, ese castillo le está llamando con la música, la carta, como un perfume o una sirena que lo llama. Es la sensación de que todo tiene un sentido: la composición, el sonido, que es intencional. Esa es la enfermedad, esa mancha, ese cáncer y el protagonista vive en la negación pero está enfermo, lo está arrastrando y eso que ocurrió hace 200 años se vuelve a repetir, todo es inevitable".

Es el diagnóstico de la condición humana actual

El director no considera que sea una cinta de corte clásico sino de un "gótico actual". ¿La razón? "En el gótico clásico cuando se cierra el telón hay una separación, pero esto le está pasando al espectador. [...] Dane es el paciente, pero al observarlo tú te conviertes en el paciente. El experimento es con el espectador".

La cura del bienestar

El sanatorio "es un personaje más". "Es un lugar que lleva años ahí: ha presenciado la revolución industrial, el descubrimiento del petróleo, la informática, móviles, ordenador y las consecuencias que ha tenido todo eso".

Como referencias literarias, Verbinski señala desde Poe hasta Kafka o Thomas Mann y a películas como Don't Look Now, The Tenants, The Servent... Todo vuelve a la idea que estamos llevando a las personas a un experimento en un cuarto oscuro pero es un cuento de hadas también. El personaje de Dane llega con esa aguja para sacar esa gotita de sangre de Hannah que la hace despertar. Ese pinchacito... pero me gustaría mantener el misterio".

Es una película en la que no hay un libro, un juguete o un parque de atracciones detrás. Es algo original

Dane añade que muchas veces los periodistas tendemos a cuantificar las cosas comparándolas con otras pero que lo bonito de la película es que es original "y espero que tenga sus efectos secundarios. Que diez días después sigas jodido: ya sea por ir a un balneario o al dentista".

La cura del bienestar

"Vivimos en un mundo cada vez más irracional... el título, La cura del bienestar es paradógico y este género (el terror) nos permite rizar el rizo de un experimento psicológico. Yo espero que al final, después de haberla visto creo que la juventud actual cuestionará este algoritmo, este estilo de vida que les hemos dado: nacer, crecer, estudiar, trabajar, morir y ya no hay nada más. ¿Cuál es el sentido de todo eso? Hemos llegado al límite".

¿Qué nos pasa? ¿Cuál es nuestro problema? No tengo la respuesta pero espero que podamos detenernos para hacernos esa pregunta

Jamás me imaginé haciendo una película de terror hasta que me reuní con Gore y me empezó a hablar de ese estilo, de la inspiración de esas películas de los 70 porque son mis preferidas también.

Dane siempre ha querido dedicarse a la interpretación y dice haberle dedicado toda su energía aunque también ha hecho sus pinitos en el mundo de la moda. "Para mí Prada es mi familia. Ha sido el empleador más constante en mi carrera. Me ha llevado tiempo cultivar mi interpretación y me vuelco en los proyectos en los que quiero trabajar de lleno".

El rodaje ha sido muy exigente, y reconoce que "ha sido muy duro". "Tanto físicamente y psicológicamente ha sido una película exigente pero divertida. Estaba inmovilizado en el tanque, cableado, con el arnés, no me podía mover. En el accidente de tráfico se me desencajó el hombre: ha sido duro, pero lo extraño sería que no lo fuera, dado como es la película en cada secuencia".

"He podido hacer una película que no es para todos los públicos, es algo muy personal para mí. Si es capaz de encontrar su audiencia podremos hacer otra cinta de contenido original"

"La página en blanco no tiene límites pero cuando llegas al rodaje sí. Todo lleva tiempo, por ejemplo, la secuencia del tanque lleva mucho tiempo y tienes que dedicarle recursos y quitarlos de otra parte. Pero estábamos a nuestro aire, estábamos en Alemania con pocos recursos pero sí autonomía. Y a mí lo que siempre me asombra es que tienes tu voluntad, es tu fortaleza. Tienes piezas como un rompecabezas y cuando llegas al montaje la figura va cobrando forma y no hay más tensión, tienes que dejar que la historia te hable, que cobre vida y es un proceso fascinante. Es un giro al final".

Ya os hemos contado nuestras impresiones de La cura del bienestar, no es una película perfecta pero sí muy interesante, así que esperamos haber despertado aún más vuestra curiosidad para que no os la perdáis y abramos un debate interesante en los comentarios.

Lecturas recomendadas