Reportaje

Dentro de Misión imposible: nación secreta

Por Raquel Hernández Luján
-

Superar las expectativas del respetable no es tarea fácil, pero os aseguramos que Misión imposible: nación secreta no va a dejaron indiferentes. Vamos a echar un vistazo a cómo se fue cociendo esta compleja aventura que llega a los cines el próximo 7 de agosto.

Ya imaginaréis que rodar una quinta entrega de Misión imposible no es tarea fácil. Hemos visto a Ethan Hunt realizando proezas de todo tipo como os mostrábamos en este reportaje y hemos repasado los mejores secuencias de toda la saga, pero Christopher McQuarrie ha querido empujar un poco más la línea hacia... ¡lo imposible!

Esta vez, en Misión imposible: nación secreta el emblemático personaje se enfrenta sin parar a diferentes peligros (físicos mentales y emocionales), desde los primeros momentos literalmente en el aire, pasando incansablemente de una situación frenética a otra. 

 

 

“Cada vez que pienso que ya lo he visto todo y que he pasado por todos los retos de acción que pueda presentar una película, la siguiente introduce nuevos retos de todas clases, “porque no solamente mejoramos continuamente las secuencias de acción, sino también la narrativa y los personajes”, ha dicho Tom Cruise. “Se trata de darle al público la mayor sensación de aventura y escala, manteniendo a la vez un sentido clásico del cine. Esto lo hacemos aún más que nunca en ‘Nación secreta”.  

La humanidad de Ethan se ve puesta a prueba al enfrentarse a un archienemigo que es como su imagen en un espejo oscuro: un agente que ha tirado su brújula moral: Solomon Lane, líder del Sindicato al que Benji denomina "un anti-FMI".

“En esta película, Ethan y su equipo se enfrentan a un terrorífico villano que está a su altura, alguien que les pone a prueba a nivel físico, intelectual y emocional,” dice Cruise. “Ya desde los primeros momentos de la peícula, Ethan y su equipo están al límite, pasando desesperadamente de una situación a la siguiente. La acción es apasionante pero fiel a Misión imposible y entre el suspense hay mucho humor y romance”.

Dana Goldberg, encargada de la sección creativa de Skydance, alaba la profesionalidad de Tom Cruise: "Pone muy alto el listón de la excelencia en todo lo que hace, pero creo que lo pone aún más alto cuando se trata de Misión imposible. Aborda a Ethan preguntándose: ¿Cuál es la manera real en que respondería Ethan Hunt al darse esta situación y bajo esta cantidad de presión? [...] Es un hombre que ha aprendido a confiar de verdad en su equipo, y que ha aprendido a abrirse. Se puede notar la sinergia entre el personaje y el actor”.  

 

Cruise se ha sentido muy cómodo volviendo a colaborar con los actores de Protocolo fantasma y especialemente con Simon Pegg, quien siempre aporta la comedia que contrasta perfectamente con la incesante intensidad de Ethan Hunt: “En la secuencia del coche, Simon tenía que confiar plenamente en mí.  Yo pensaba: ‘No me gustaría tener que decirle lo peligroso que va a ser esto,’” recuerda el actor. “Así que voy conduciendo a toda velocidad, metiéndome por  callejones estrechos, chocando a veces contra las paredes, intentando llevarlo todo al límite, ¡y mientras me estaba dejando loco con su actuación!”.

“Lo que me encanta de esta película es que es una historia sobre la amistad, la lealtad y la confianza, todo ello envuelto en las persecuciones y explosiones,” resume Pegg.  “La tension va siempre en aumento, pero entre toda esa locura, ‘Nación secreta’ trata acerca de un grupo de amigos que se ayudan unos a otros a salir de los peligros”.   

Y no faltó el humor durante el rodaje: “Tuvimos un desmadre absoluto en Marruecos durante la persecución de coches. Tú pensabas: ‘Por qué estoy sudando?’ ¡Y entonces te dabas cuenta de que Tom Cruise había encendido la calefacción de tu asiento! Sí que hacíamos tonterías, pero Tom también sabe cuándo toca ponerse serio y dejar a un lado las bromas, y entonces no hay quien le pare”.

 

El talento de Chris McQuarrie emana del propio guión: “Quería que esta película reuniese al Dream Team de Mision imposible y darle a todos los miembros de la FMI un papel principal. [...] Comenzando por supuesto por Ethan Hunt, pero incluyendo al William Brandt de Jeremy Renner, Benji de Simon Pegg y Luther Stickell de Ving Rhames.”

También deseaba introducir en la saga elementos inexplorados: “Se me ocurrieron dos cosas que nunca antes habíamos visto: un villano que era una auténtica amenaza física para Ethan, y una mujer fuerte e independiente. [...] Tenía muchas ganas de poner a una mujer en un papel al mismo nivel. Hasta ahora, las mujeres han desempeñado un papel más funcional dentro del universo de la FMI, pero con Ilsa Faust hemos cambiado un poco las cosas”.

Ferguson supo inmediatamente cuál iba a ser su forma de abordar el papel: ser el equivalente de Ethan Hunt de una manera femenina y sin pedir disculpas por ello. “Ilsa es Ethan Hunt en mujer,” resume.  “Y por esa razón es como si él encontrara en ella a alguien a su altura.  Lo que me encanta de ella como personaje es que tiene una parte con muy mala leche y a la vez una vulnerabilidad que encajan muy bien. Así que es muy fuerte y está muy motivada, como Ethan, pero creo que también es alguien con quien la gente se puede identificar”.

Respecto a la relación con Cruise parece ser que él y el director tienen una química especial para complementarse en el set de rodaje: “Me encanta trabajar con él, aunque abordemos la realización de dos maneras diferentes. Yo soy todo lógica, orden y resolución de problemas. Tom es todo emociones y creación de retos. Y todo eso junto al parecer nos motiva a ambos. Tom siempre me dice: ‘¿Cómo meter peronaje y humor en este momento? Puede que esté cruzando la calle, pero quiere rematar del todo cada segundo, cada gesto, cada frase del personaje, y eso es lo que hace que esta serie funcione por encima y más allá de su fantástica y emocionante acción”. 

El proceso creativo de la película se llevó a cabo en estrecha colaboración con Wade Eastwood, el coordinador de especialistas de la película: “Tom es tan bueno en esto que podría haber sido un gran especialista si no fuera ya un gran actor. Así que trabajar con él es como trabajar con el mejor de los especialistas… solo que él combina la interpretación y la acción de manera extraordinaria. Hace él mismo el cien por cien de sus escenas peligrosas, y no lo hace de cara a los medios de comunicación, es la pura verdad,” afirma Eastwood.

“Para él nunca se trata solo de la escena peligrosa, sino de crear plenamente su personaje como un agente que ha aprendido a sobrevivir al límite. Y para muestra un botón, la archiconocida ya escena del abordaje del avión A400 en pleno despegue de Misión imposible: nación secreta.


Cruise cuenta la historia de cómo se consiguió filmarlo: “lLa noche anterior no podía dormir. Me venía una y otra vez a la cabeza. Sabía que, una vez que hubiéramos despegado, si algo salía mal nadie podría hacer nada. Pero al día siguiente me sentía muy seguro con nuestro equipo, con el piloto, con Wade… y cuando me subí al lateral del avión estaba muy ilusionado. Solo pensaba en los espectadores, en los planos que íbamos a conseguir, en la interpretación".

"Comenzamos a movernos por las pistas, y recuerdo que estábamos al final de la pista de despegue y agarré a Chris gritando: ‘Venga, vamos ya, vamos, vamos.’ Y de repente, se acaba el ir despacio y estamos saliendo disparados por la pista como unos condenados. ¡Dios, vaya fuerza!  Pero luego pensé: ‘¿Digo ahora mi frase? ¿La iluminación es buena? ¿Estoy en la sombra?’ así que todas esas cosas empezaron a ocupar mi mente”.

Aunque cada vuelo aumentaba el riesgo y helaba la sangre de Cruise, repitió ocho veces esa escena que desafiaba a la gravedad para garantizar que McQuarrie tuviera toda la cobertura que necesitaba. 

Dice Eastwood: “Es una de mis secuencias cinematográficas favoritas de todos los tiempos, pero lo que no se ve es cuánto trabajo logístico implicó. Comenzó con nuestro director de producción, Tom Hayslip, peleando la batalla para garantizar que pudiéramos hacerlo con un A400 de verdad. Luego tuvimos que convencer a una legendaria tripulación del Airbus para que lo hicieran. Luego, a mí me tocó empezar a hacer un montón de bocetos y trabajo de pre-ingeniería para conseguir que Airbus confiara en que no íbamos a dañar su aeronave. Y cuando nos ganamos su confianza, todo salió de manera impecable.”

¡Pero hubo exigencias físicas mayores para Cruise en Misión imposible: nación secreta! Tuvo que entrenar diligentemente tanto para aguantar cada vez más tiempo la respiración como para realizar maniobras subacuáticas con veteranos atletas en Florida y las Islas Caimán, consiguiendo alcanzar una profundidad de 40 metros en inmersión libre y todo para sumergirse en el Torus, una instalación de alta seguridad situada en agiuas profundas. 

“Tengo que decir que, a nivel físico, fue sin duda el aspecto más difícil de esta película,” afirma Cruise. “Estábamos haciendo planos largos, y cuando tu cuerpo se mueve tanto estás quemando oxígeno más rápidamente, así que había mucho estres físico. Físicamente tardé mucho más en recuperarme de eso que de cualquier otra secuencia”.  

La Öpera de Viena o las calles de Londres son parte de otro tipo de secuencias muy estéticas y también cargadas de acción pero si hay algo característico de la saga de Msión imposible son las persecuciones por carretera. Cruise tuvo ocasión de manejar un coche que está a la altura de la mezcla de lo clásico y lo exhilarante: un BMW M3 sedan ligero y de alta gama, así como una motocicleta deportiva BMW s1000rr. 

El productor David Ellison señala: “Utilizamos unos arneses que nunca antes se habían utilizado, y el resultado es que se tiene ocasión de ver a Tom de verdad a toda velocidad en una moto. No hay efectos especiales".

Parafraseando al jefe del Equipo A... ¡Me encanta que los planes salgan bien! Y lo cierto es que Misión imposible: nación secreta es una gozada así que ¡disfrutadla a partir del 7 de agosto en cines! Ya veís todo el curro que lleva detrás para maravillarnos. ¡Y si te quedas con ganas de más repasa con nosotros las claves de la película!

Lecturas recomendadas