Diferencias de FIFA 18 en Nintendo Switch con las versiones de PS4, Xbox One y PC

Hace unos días que FIFA 18 aterrizaba en las consolas de todo el mundo. El simulador deportivo de EA Sports ofrece una propuesta de fútbol bastante completa en sus modos de juego y en sus propuestas jugables (aquí tenéis el análisis de FIFA 18 para PS4, Xbox One y PC), que también hacen uso del motor Frostbite para recrear este bello deporte en nuestras pantallas. Sin embargo, este año ha visto como una nueva consola irrumpía en el mercado de manera triunfal, convirtiéndose en el producto del momento. Hablamos, por supuesto, de Nintendo Switch.

Con el éxito que está teniendo en las tiendas la consola de Nintendo, es normal que en EA Sports quieran llevar su saga predilecta a Nintendo Switch. Sin embargo, las diferencias entre las cualidades de cada consola hacen que sea difícil llevar una copia exacta del juego al terreno de la Switch. Por ello, y para que conozcáis en que difieren las distintas versiones del juego, hemos jugado a FIFA 18 en Nintendo Switch durante un buen rato, y os contamos a continuación las diferencias que presenta esta versión con respecto a las ediciones de PS4, Xbox One y PC:

Motor de juego

Empezamos por la que seguramente sea la diferencia más notable, y una que se ha mencionado en más de una ocasión los últimos meses. FIFA 18 hace uso del motor Frostbite en sus versiones de PS4, Xbox One y PC, un potente motor de juego creado por EA DICE que supuso un avance en el apartado técnico de la saga con su inclusión en FIFA 17. Sin embargo, FIFA 18 para Nintendo Switch opta por emplear una variante del motor Ignite, el cual se empleaba en las versiones de FIFA de la 14 a la 16 para la actual generación de consolas.

En EA Sports no han utilizado el motor tal cual estaba, por supuesto. Desde EA Bucharest han optado por crear una versión modificada del motor optimizada para aprovechar los recursos de la consola. Obviamente, la falta del motor Frostbite significa que FIFA 18 ha tenido que prescindir de algunos modos de juego en Nintendo Switch, o que también presente unas físicas y unos gráficos distintivos (tocaremos ambos temas más adelante), pero el uso del motor Ignite garantiza una experiencia de juego "de sobremesa" incluso en el modo portátil, que no se siente muy distante con respecto a las consolas más potentes.

Jugabilidad

Un aspecto que bebe directamente del motor de juego, como la mayoría de elementos de un videojuego, es la jugabilidad. Tal y como os acabamos de comentar, FIFA 18 para Nintendo Switch ofrece una experiencia que se asemeja bastante a la de las versiones con Frostbite pero, una vez con los mandos en la mano, se puede apreciar un par de detalles distintivos. En primer lugar, cabe mencionar que esta versión de FIFA 18 presenta un ritmo de juego algo más elevado, que se siente un poco más veloz al jugar.

Esto también afecta a cómo se perciben los golpeos, y es que las físicas del balón parecen ser más rígidas, con un cuero que tiende a salir un poco más recto al golpearlo, y que no pilla efectos o trayectorias tan marcadas como en las otras versiones del juego. También las colisiones entre los jugadores y las luchas por el balón son menos encarnizadas que en PS4 o Xbox One, y se asemejan más a las de los anteriores juegos de la saga aunque, más allá de esto, la jugabilidad se mantiene muy pareja con la de los otros FIFA 18.

Los controles son exactamente los mismos, con las mismas filigranas, los mismos ajustes, el mismo sistema defensivo e, incluso, con las mismas novedades de este FIFA 18, como son los centros elevados o los tiros rasos. Y la forma de actuar de los jugadores en el campo es muy familiar para los fans de la saga. De hecho, con tan solo ponerse a jugar, uno siente que se trata de un FIFA de verdad, que transmite sensaciones muy parecidas a la de las versiones más avanzadas.

Aquí habría que destacar también la posibilidad de jugar dos personas en una misma consola cada uno con un Joy-con, tanto conectados al televisor como en el modo portátil. Básicamente, se reducen algunos controles para adaptarlos al esquema de botones un solo mando. Esto supone que se prescinde del stick derecho para las filigranas, y de algunos gatillos para realizar tiros con el interior o pedir la doble presión en defensa, lo cual da lugar a un estilo de juego más arcade, y bastante divertido, sin siquiera modificar la propia manera de funcionar de los partidos, para enfrentarnos a nuestros amigos en cualquier lugar con la consola.

Modos de juego offline

Aquí es donde más se nota la diferencia con respecto al actual FIFA 18 de PS4, Xbox One y PC. La llegada del motor Frostbite a FIFA 17 supuso el estreno de El Camino, un modo de juego narrativo en el que se narra la historia de un joven delantero inglés. Al no contar con este motor, la versión de FIFA 18 para Nintendo Switch carece por completo de este modo, y no nos ofrece la posibilidad de vivir la historia de Alex Hunter en nuestra consola.

De la misma manera, el Modo Carrera presenta también alguna diferencia con respecto a las otras versiones del juego. En éstas se ha renovado todo el apartado de los traspasos y de las renovaciones de contrato, con nuevas escenas interactivas en las que negociamos en persona con mánagers como José Mourinho o Antonio Conte, así como con los jugadores y los representantes. También se incluyeron cambios como una mejor gestión de la plantilla y nuevas noticias dinámicas, pero ninguno de estos elementos están presentes en Nintendo Switch. El Modo Carrera de FIFA 18 en Nintendo Switch es prácticamente el mismo modo de FIFA 17 pero con el nuevo diseño gráfico de los menús juego.

No todo son diferencias para mal, y es que FIFA 18 en Nintendo Switch cuenta con un modo que no está presente en las otras versiones. Se trata de las Temporadas Locales, las cuales aparecen en el juego entre los modos online pero, como técnicamente no son en línea, las incluimos en este apartado. Se trata de un modo de juego idéntico a las Temporadas Online (las cuales mencionamos más adelante), pero con la particularidad de que se juegan a través de la conexión local de la consola. De esta manera, basta con tener cerca a un amigo que posea una Nintendo Switch con el FIFA 18 para echarle un partidillo rápido, y llevar la cuenta de quien gana a quien en todo momento.

Modos de juego y funcionalidades online

En cuanto a los modos online, viene bien empezar por un detalle muy destacado: FIFA 18 para Nintendo Switch no permite invitar a nuestros amigos. Tal y como ya os comentamos en una noticia hace unos días, el juego de EA Sports no presenta ninguna opción para invitar a nuestros amigos y jugar con ellos en línea. Esto nos lleva directamente a otra de las ausencias, como son los Clubes Pro. Obviamente, al no poder invitar a nuestros amigos, FIFA 18 ha prescindido de los Clubes Pro en Nintendo Switch, un modo que nos instaba a crear a nuestro propio jugador y formar un equipo con amigos para tratar de ascender hasta la primera división mundial.

Los que sí están presentes son los modos Temporadas Online y Ultimate Team. El primero se mantiene como siempre en un FIFA, y nos hará enfrentarnos a jugadores de todo el mundo para tratar de ascender por las diez divisiones que forman este modo. Hay distintas opciones de matchmaking, para restringir el tipo de oponentes en función de su tipo de controles, su porcentaje de abandonos, la calidad de su club elegido... Vamos, que aquí sí que se presenta la misma propuesta que en las otras versiones de FIFA 18.

Conoce los mejores juegos de fútbol de la Historia.

Por otra parte, el modo Ultimate Team, protagonista indiscutible entre los modos de juego de cualquier FIFA, presenta algunas diferencias que pueden ser más o menos importantes en función de si se es un jugador competitivo o no. Y es que en Nintendo Switch se ha prescindido de los partidos de FUT Champions, y tampoco se han incluido las nuevas Squad Battles de FIFA Ultimate Team. Sin embargo, más allá de esto, todo lo demás se mantiene idéntico al resto de versiones, con la misma experiencia de juego de FIFA Ultimate Team de siempre. Tenemos temporadas offline y online, desafíos de creación de plantilla, modo FUT Draft, desafíos diarios, los mismos tipos de sobres especiales y, por supuesto, la misma oferta de jugadores, con jugadores IF y con tiradas de jugadores especiales como los Ones To Watch, por poner un ejemplo.

Ya para terminar con el tema del online, uno de los elementos en línea que están presentes en la saga desde hace bastantes entregas es EA Sports FC. Se trata de un sistema online que, con nuestra cuenta de EA conectada, nos permite ganar puntos con todas las acciones que realicemos al jugar. Luego podemos cambiar esos puntos por recompensas como uniformes clásicos y nuevas botas, celebraciones de gol especiales, bonificaciones de monedas y jugadores cedidos para el modo Ultimate Team o un impulso económico para nuestro Modo Carrera. Sin embargo, y de manera un tanto inexplicable, esto no está presente en la versión de Switch del juego.

Apartado técnico

El aspecto técnico del juego, y los gráficos en concreto, es otro apartado donde se aprecian ciertas diferencias en la versión de Nintendo Switch, algunas de ellas se ven a simple vista, mientras que otras están más disimuladas. Entre las primeras destaca de entrada la iluminación en el terreno de juego, con unos efectos que no alcanzan la calidad del motor Frostbite, pero que igualmente lucen muy bien en pantalla, y son más que dignos para un juego de esta generación. También se nota cierta diferencia en las texturas, las cuales son de menor calidad que en las versiones de PS4, Xbox One y PC.

Los jugadores en concreto muestran unos modelos y unas equipaciones menos detalladas, algo que se nota bastante en las repeticiones y en las celebraciones, en especial si jugamos en el modo portátil. Aquí habría que mencionar que las animaciones faciales son pocas, por no decir inexistentes, y los futbolistas muestran la misma cara ya hayan marcado de chilena como si les hubieran metido un gol en el minuto 93.

Sin embargo, durante los partidos, y con la cámara típica de juego, tanto el campo como los jugadores de FIFA 18 para Nintendo Switch muestran un aspecto muy resultón, que no muestra tanta diferencia como cabría esperar con las otras versiones. Obviamente todavía hay pequeños detalles que se notan, como la falta de los cámaras por la banda, un público menos detallado, la falta de muescas en el terreno de juego, equipaciones lisas que no se arrugan durante el partido... Pero, por lo general, estas diferencias no perjudican al ambiente de los partidos de una manera muy notable.

Y ya que hemos tratado el tema de la presentación de los partidos, así para terminar, solo queda mencionar que FIFA 18 en Nintendo Switch no cuenta con los paquetes de retransmisión oficiales de la Premier League, la Liga Santander o la MLS (presentes los tres en las otras versiones), por lo que las introducciones de los partidos y el HUD muestran un estilo genérico en lugar del propio de esas competiciones. Eso sí, hablamos solo de los paquetes de retransmisión. Las licencias son exactamente las mismas que en los otros FIFA 18, tanto en las ligas como en los equipos y las selecciones masculinas y femeninas.

Por lo general, los partidos en este FIFA 18 cuentan con un aspecto más que digno para un FIFA de esta generación. En el modo de sobremesa se juegan a 1080p y a 60 fps, y en el modo portátil a 720p y, de nuevo, a 60 fps, lo cual garantiza que la experiencia de juego sea óptima en todo momento, y hace que sea todo un espectáculo poder jugar a un juego de este nivel en cualquier lugar con total facilidad. Este no ha sido el único gran lanzamiento deportivo en atreverse con la Nintendo Switch, y es que 2K Games ha hecho lo propio con su saga NBA 2K. Por ello, os dejamos con las diferencias de NBA 2K18 en su versión de Nintendo Switch.