Reportaje

The Division - Análisis de David Martínez

Por David Martínez
-

Además del análisis de The Division, que publicaremos en breve, os vamos a ofrecer las distintas experiencias que hemos tenido en la redacción con este "shooter" táctico online, basado en el universo de Tom Clancy.   

La operación Dark Winter, en la que el ejército de los Estados Unidos comprobó el efecto de una amenaza biológica sobre la población civil, ha inspirado un juego tan ambicioso como Tom Clancy´s The Division. Lo que nos propone el desarrollo de Ubisoft es que nos alistemos en una unidad "latente", con agentes infiltrados esperando a que se dispare una amenaza.

En este caso, la amenaza es un brote del virus de la viruela, capaz de barrer la población en pocas semanas. Y eso ha obligado a aislar la ciudad por completo... Ahora la gran manzana en una zona de guerra, donde la JTF (Joint Task Force) tiene que mantener el orden y restablecer los servicios.The Division es parte de esa JTF, y su labor consiste en cumplir misiones de rescate, abastecimiento y eliminación de amenazas.

 

Nosotros comenzamos como un miembro de The Division: un antiguo agente de policía, al que editamos (en aspecto, pero no en habilidades) nada más arrancar. A partir de ese momento, iremos viendo cómo nuestro personaje evoluciona, gracias a un complejo sistema propio de los juegos de rol, hasta convertirse en el héroe que la ciudad necesita. Pero un héroe no trabaja sólo.

Supervivencia en equipo

La cooperación es una de las claves del juego. Y en Tom Clancy´s The Division, eso se aprende por las malas. Reconozco que en mis primeros pasos creí que sería capaz de restaurar el orden sin ayuda. Al fin y al cabo, ya soy un veterano del sistema de disparos con coberturas, propio de este "shooter".  Pero cuando salí de Brooklyn y me dí una vuelta por Manhattan, ya me encontré una oposición "seria". La cosa se puso mucho peor en una de las primeras misiones, cuando tuve que enfrentarme a los "cleaner" que habían secuestrado a unos supervivientes junto al río Hudson.

  

 

 

¿Cómo actuar en caso de emergencia? Muy sencillo, pedir refuerzos. Y así es como se disfruta de verdad el juego de Ubisoft. Podemos encontrarnos con otros jugadores en los pisos francos, comunicarnos mediante un menú muy sencillo y equiparnos en las tiendas: tanto los suministros militares como prendas de ropa "cosméticas". Después, podemos reclutar a tres compañeros para afrontar las misiones.

 

Y en este sentido, The Division arrasa. El diseño de los escenarios nos permite movernos como una unidad verdaderamente operativa, con acciones basadas en flanquear a los enemigos, prestar fuego de apoyo, sembrar el caos con granadas... y por supuesto eliminarlos con la menor munición posible. La Inteligencia Artificial de los enemigos (y su considerable resistencia al plomo) ayuda a que cada enfrentamiento sea más divertido que el anterior. Y además de eso, he disfrutado especialmente con el comportamiento de las armas (el M4 policial o la Kriss Vektor se diferencian mucho del MP5 Navy, pero todas tienen sus virtudes y defectos) y con la localización de impactos, que nos permite dejar "cojos" a los rivales o hacer que se les caiga una granada cuando están a punto de lanzarla.

 

Hay mucho más: la navegación por los escenarios se basa en controles contextuales, y además de cubrirnos y trepar, permite que subamos escalas o nos descolguemos por cuerdas. Eso nos permite asaltar determinadas posiciones desde distintos puntos, y si sabemos actuar de forma coordinada, la verdad es que es muy satisfactorio. El único lado negativo es que todas las misiones -aunque fueran de exploración o rescate- terminan basándose en tiroteos similares.

 

Ahora que sabemos cómo desenvolvernos en combate, también conviene destacar la exploración. Al principio el interfaz del juego (desplegado como si fuese realidad aumentada) puede parecer un poco abrumador. No sólo indica la presencia de enemigos, objetivos e ítems que podems recoger, sino que también se activa con las zonas que se pueden usar como cobertura. Cuesta acostumbrarse, pero después de un rato, asimilamos la disposición de los indicadores y no molestan.

  

 

 

Y lo mismo ocurre con el sistema de progreso. La posibilidad de ganar nuevas habilidades, desmantelar equipo para conseguir piezas, los accesorios de las armas o los objetos especiales, como refrescos o latas de comida... puede parecer un poco abrumador, pero poco a poco nos vamos acostumbrando y descubrimos infinitas posibilidades. Tom Clancy´s The Division es un juego hecho "para durar". Se supone que dentro de muchos meses seguiremos cumpliendo misiones en los restos de Nueva York, y parece que la base del juego es perfecta para que siga creciendo.  Aquí tenéis el tráiler con las habilidades de los agentes en The Division

El apartado técnico 

Dejo para el final de mis impresiones el apartado técnico. ¿Sufrió un downgrade? Sí ¿Es relevante? En absoluto. Modelos y animaciones están a un nivel muy notable, y los gráficos recrean perfectamente las ruinas de Nueva York (con cambios climáticos y ciclo día/noche). También me he encontrado con los inevitables fallos, sobre todo en la carga de algunas texturas (en algunos carteles parecía bastante escandaloso) y en las colisiones cuando hay enemigos situados en lugares un tanto forzados. Pero en general la sensación es muy sólida. Y la ambientación, a la que ayudan las secuencias de vídeo, es perfecta.

  

 

 

Todo el mundo ha comparado The Division con Destiny, lo que es muy adecuado.  Ambos coinciden en su necesidad de jugar online, siempre conectados, y en la importancia de cooperar. Ambos juegos se apoyan en un sistema de progreso heredado de los juegos de rol -aunque en este sentido funciona mucho mejor el sistema del juego de Ubisoft que el de Activision- y ambos comparten elementos como las zonas seguras, el sistema de exploración y la alternancia del sandbox y los tiroteos. Pero The Division está más centrado en la historia, lo que se agradece, y sus primeras horas son más intensas que en el FPS de Bungie (no puedo jzgar más). Por contra, echamos de menos el delicioso sistema de transporte (el colibrí) y la variedad de escenarios y enemigos a los que se enfrentaban los guardianes.

 

 

Esto es un análisis muy preliminar, a falta de seguir profundizando en el juego. Aún no puedo entrar a valorar los modos "versus" que podéis ver en este vídeo del PVP y por supuesto, sólo le pondremos una nota más adelante. Pero al menos me garantiza una aplastante victoria contra Álvaro Alonso en nuestro cara a cara de The Division, y os puede dar una idea de si este es el juego que estabais esperando.  

Lecturas recomendadas