Dragon Quest VII: Fragmentos de un mundo olvidado
Reportaje

Dragon Quest VII: Fragmentos de un mundo olvidado - Avance

Por Roberto J. R. Anderson
-

Dragon Quest VII: Fragmentos de un mundo olvidado es el remake para 3DS de esta entrega original de PlayStation, inédita hasta ahora en Europa. El juego llegará traducido al castellano el próximo 16 de septiembre.

La espera ha sido muy larga, pero va a valer mucho la pena. La versión original de esta entrega no llegó en su día a Europa, y este remake para 3DS salió en el mercado japonés hace ya más de tres años y medio.

Square Enix tenía sus dudas sobre lanzarlo en Occidente porque esta entrega es la que más texto tiene, y los costes de traducción iban a ser altos. Sin embargo, las constantes peticiones de los fans (muchos de ellos incluso se dedicaron a bombardear los buzones de Square Enix con cartas físicas durante años) hicieron que la compañía se replantease sus planes, y al final incluso lo vamos a tener con textos en castellano.

Este remake ha sido desarrollado por ArtePiazza, estudio especializado en remakes de Dragon Quest que ya hizo los de IV, V y VI para la antigua DS. Además, ArtePiazza también participó en el desarrollo del Dragon Quest VII original, aunque en aquella ocasión las labores principales corrieron a cargo del ahora extinto estudio Heartbeat.

 

En una isla remota...

 

Ya tenemos el juego y hemos jugado las primeras horas de la aventura, que será la más larga que veáis en un juego de rol para 3DS. Nuestro protagonista, el hijo de un pescador, vive en un pequeño pueblo llamado Bahía Boquerón, en la isla de Estarda. Pero el corazón de esta isla es el Castillo-Ciudad de Estarda, donde viven tanto la familia real como numerosos habitantes.

Dragon Quest VII: Fragmentos de un mundo olvidado

Nuestro héroe es amigo del príncipe Kiefer de Estarda y de Mariel, la hija del alcalde de Bahía Boquerón. Los tres tienen muchas dudas sobre lo que les rodea: todos están convencidos de que la isla de Estarda es el único trozo de tierra en el mundo, pero ellos intuyen que tal cosa no puede ser cierta. La curiosidad que sienten les lleva a buscar respuestas, y pronto se topan con un hallazgo que les abre las puertas a una serie de fascinantes aventuras, y que les embarca en un gran viaje en el que tendrán que reunir un gran número de misteriosos fragmentos de islas perdidas.

Pero eso es sólo el principio... pues hablamos de un juego descomunal, cuya aventura principal durará más de 100 horas repletas de apasionantes giros argumentales (es la entrega más larga de la saga), y en las que la exploración y los combates por turnos estarán a la altura de lo mejor que podáis esperar en un juego de rol. En este sentido, y tal como puede esperarse de un Dragon Quest, el juego sigue unas mecánicas muy tradicionales y clásicas del género que esta misma saga definió: menús sencillos y básicos para lanzar ataques y conjuros, cofres esparcidos a lo largo de sus mazmorras, algún que otro puzle, etc.

Dragon Quest VII: Fragmentos de un mundo olvidado

Cuando avancéis lo suficiente, también podréis asignar distintas vocaciones (clases) a vuestros personajes entre más de 30 disponibles, lo cual afectará directamente a las habilidades y estilo de lucha de cada uno. Por ejemplo, habrá vocaciones especializadas en el ataque, mientras que otras estarán más pensadas para apoyar a los compañeros, como el sacerdote con sus hechizos curativos o el trovador con sus canciones.

 

Una aventura muy renovada

 

Además, este remake para 3DS no sólo mejora significativamente los gráficos respecto al original de PlayStation (que están totalmente rehechos en 3D), sino que también incorpora numerosos elementos que perfeccionan la experiencia de juego. Por ejemplo, ahora los combates no serán aleatorios, sino que veremos a los enemigos en pantalla y sólo lucharemos si los tocamos (al estilo de DQ IX).

Dragon Quest VII: Fragmentos de un mundo olvidado

También habrá compatibilidad con StreetPass: tras cruzarnos con otros jugadores, podremos enviar y recibir tablillas de viajero para explorar nuevas mazmorras en las que encontraremos monstruos y equipamiento únicos. Además, hay muchas otras pequeñas mejoras en las mecánicas de juego que os detallaremos en mayor profundidad en el análisis.

 

Un juego de rol colosal

 

Dragon Quest VII: Fragmentos de un Mundo Olvidado es tan absorbente que no pensamos soltarlo hasta ver los créditos finales tras su centenar de horas. Va a ser una ocasión magnífica para que todos vosotros descubráis este gran juego que no llegó a Europa en su día, en un remake con gráficos totalmente nuevos y diversas mejoras.

La oferta de rol japonés ya es muy amplia y de mucha calidad en 3DS, pero no cabe duda de que este juegazo se va a convertir en uno de sus principales referentes aun siendo un remake. El 16 de septiembre estará en las tiendas, y publicaremos nuestro análisis tres días antes de dicha fecha.

Lecturas recomendadas