Dragones y mazmorras - dibujos animados
Reportaje

Dragones y mazmorras - Así terminó la serie de dibujos animados

Por Jesús Delgado
-

Dragones y mazmorras (Dungeons & Dragons), la clásica serie de dibujos animados tuvo final ¿Pero sabéis cuál fue o, mejor aún, cuál debía haber sido? Os lo contamos en este reportaje sobre el final de una de las series animadas más emblemáticas de los ochenta.

"Dragones y Mazmorras, un mundo infernal. Se esconde entre las sombras..." Si conocéis el estribillo de esta canción de Parchís, entonces será porque crecisteis con la serie de dibujos animada de Dragones y Mazmorras (Calabozos y Dragones, en Latinoamérica). Esta, aunque os parezca mentira, fue un auténtico pepino, destinado a promocionar el juego de rol de Dungeons & Dragons, del que toma nombre.  Aunque en realidad no haya mucho más parecido entre la serie y este juego de espada y hechicería, del que descienden buena parte de los sistema de juegos de rol actuales, que ya ha superado los 40 años de vida y que ya cuenta con una quinta edición incluso.

Dungeons &  Dragons narraba las vicisitudes de un grupo formado por cinco adolescentes de nuestro mundo: Hank, Eric, Sheila, Presto, Diana y Bobby. Estos eran arrastrados a un mundo de fantasía épica. En él, un enigmático hechicero llamado el Amo del Calabozo (Dungeon Master) les entregaba a cada uno un arma, asociada respectivamente a una clase del juego de rol: El garrote al bárbaro; el escudo al paladín (o caballero); el arco al arquero (explorador); bo a la acróbata (monje); la capa de invisibilidad a la ladrona (pícara); y finalmente el sombrero al mago.

De esta guisa, y en compañía de un unicornio, el grupo de aventureros recorrían este mundo de fantasía, cumpliendo encargos para el Amo del Calabozo, que normalmente les llevaba a enfrentarse al malvado hechicero Venger. Este último, al que daba voz Peter Cullen (el mismo actor detrás de Optimus Prime), era un demonio que buscaba hacerse con las armas de los chicos para dominar el mundo mágico. Pero no era el único antagonista. Extraído de los bestiarios del juego de rol, también estaba la dragona de múltiples cabezas llamada Tiamat, quien a su vez era la madre de todos los dragones malvado (o cromáticos) del multiverso.

Dragones y Mazmorras (o Dungeons & Dragons, o D&D) fue proyecto conjunto de Marvel Comics y TSR, Inc, la empresa dedicada a la producción y edición del juego de rol original y sus productos derivados. Pronto se convirtió en un título icónico de la década, junto a G.I.Joe y Transformers y otras series de los 80. La cadena CBS fue la primera en emitirla allá por el año 1983, produciendo hasta 27 episodios, que se emitieron a lo largo de tres temporadas hasta 1986. Y eso sin contar el "episodio perdido", el vigésimo octavo, que supuestamente era la conclusión real de la serie. Pero luego volveremos a eso.

Antes quisiéramos compartir una curiosidad con vosotros. La mayor parte de los que crecimos con esta serie, sobre todo los nacidos en España, recordamos la melodía que era un tema musical cantado por el grupo infantil Parchis. Esta simpática canción os la mostramos aquí, subida al canal de Últimos Capítulos.

Sin embargo, lo cierto es que Dragones y Mazmorras tenía otro opening original muy distinto. Este lo podéis ver a continuación en este otro vídeo.

No queremos ser tendenciosos, pero los que peinamos canas en este caso (muy posiblemente) , nos quedemos con el opening español, que aunque peque de ser algo casposo, no deja de ser pegadizo y sigue teniendo su gracia. Además, diga lo que diga la gente, sigue molando un puñado para marcarte un karaoke con él. 

Y dicho esto, vamos al lío: el final de Dragones y Mazmorras.

El final que fue...

La serie en un principio acabó en 1986, como os hemos dicho. Y duró tres temporadas, algo insólito debido a que en 1985 casi se cancela el programa debido a que se consideró como una serie excesivamente violenta, ya que en el episodio titulado "El cementerio de dragones" los protagonistas se planteaban incluso matar a Venger, su enemigo, de una vez por todas. Aún así, como decimos, la serie logró llegar más mal que bien a su temporada 3. Aunque, eso sí, esta última contó con menos episodios, siendo el último el titulado "The Winds of Darkness" (Los vientos de la oscuridad).

Este último episodio emitido, el vigésimo séptimo, enfrentó a los muchachos contra entidad oscura que se dedicaba a secuestrar y absorber las energías de sus víctimas. En dicho episodio, los chicos acababan aliándose con una anciana hechicera, ex-aventurera, resentida con el Amo del Calabozo, al que culpaba de la pérdida de sus seres queridos. Tras lograr la ayuda de la anciana, los chicos se enfrentaban al ser oscuro y rescataban a sus víctimas. Al final de este episodio, el Amo del Calabozo sugería haber encontrado a un tal Quinn que podría devolverles a casa.

Con esto, se daba a entender que tras esta última aventura, Hank, Eric y todos los demás acababan sus peripecias y a otra cosa mariposa, regresando a nuestro mundo. Sin embargo, este no fue el final previsto para la serie. 

...y el que pudo ser

El final previsto fue realmente el episodio vigésimo octavo, titulado "Requiem" y que cerraba todas las tramas. Escrito originalmente por Michael Reaves, creador de la serie, se trató de un episodio que nunca llegó a emitirse, aunque sí se llegó a hacer un audiodrama con los actores de voz de la serie. Este último se puede encontrar en algunas ediciones recopilatorias en DVD y Blu-Ray de toda la serie de Dragones y Mazmorras.

"Requiem" era el final real de Dragones y Mazmorras. En él, el villano Venger se encaraba al Amo del Calabozo, señalando que los chicos lograban huir siempre gracias a la ayuda de este. Jugándose un órdago, Venger le proponía al hechicero una apuesta: si los chicos lograban sobrevivir sin su ayuda, Venger cedería la llave que les devolvería a su mundo. Si fallaban, él se quedaría con las armas de los muchachos.

Tras muchos ides y venires, y broncas entre sí, los chicos se enfrentaban a Venger en un duelo final. Tras un sorprendente giro de acontecimientos, se confirmaba algo que se venía señalando desde hacía tiempo: que Venger era el hijo perdido del Amo del Calabozo. Sorprendentemente, el final de la serie culminaba con Venger regenerado y purgado de las fuerzas malignas que le poseían, revirtiendo a su anterior forma humana, recuperando su alineamiento benigno. A su vez, todos los seres malignos desaparecían del mundo de Dragones y Mazmorras.

Dragones y Mazmorras, la serie animada - Artwork

Entonces, los héroes descubrían que su misión nunca había sido ni huir ni derrotar a Venger, sino redimirlo. Habiendo cumplido la tarea, el Amo del Calabozo les proponía pues o volver a su mundo o quedarse un tiempo más corriendo aventuras en Dragones y Mazmorra. ¿La elección que tomaban? Quedaba en suspenso.

Claramente, aunque este final tenga cierto aire manido y recurra a ciertos tropos, también hubiera sido un desenlace que muchos chavales de la época hubiéramos agradecido. Afortunadamente, aunque nunca se llegó a hacer, sí que es posible "escuchar" como programa radiofónico el desenlace real de Dragones y Mazmorras. Pero en inglés, eso si, Además existe una versión en cómic, realizada por el artista brasileño Reinaldo Rocha (que podéis ver aquí). No es lo mismo claro, pero menos da una piedra. O un dungeon de bajo nivel con valor de tesoro indigno hasta para el más miserable kobold. 

Ahora, si queréis recordar más finales de las series de nuestra infancia, no os perdáis el reportaje dedicado al final de Campeones, más conocido en España como Oliver y Benji.

Lecturas recomendadas