Reportaje

E3 2013: impresiones de Call of Duty Ghosts

Por David Martínez
-

Estas son nuestras impresiones tras ver una demostración de Call of Duty Ghosts, que también verá la luz en la next gen, a puerta cerrada en el E3 2013.

Aunque aún no hemos tenido la oportunidad de jugar a Call of Duty Ghosts en el E3 2013, sí que se nos ha mostrado una demostración a puerta cerrada del título que está desarollando Infinity Ward en la que podíamos ver tres de los niveles que nos ofrecerá la campaña.

El primero de ellos era No mans land, que transcurre en San Diego, y es el mismo que se enseñó en el evento All access de hace un par de días, en que se presentó al perro Riley. Su uso (con una tablet que tiene acceso a la cámara que hay en el lomo del animal) es en algunos casos, hasta ridículo. ¿Por qué arriesgarte a ser descubierto usando al perro cuando tienes un tiro claro? Pero en fin...

El segundo nivel, Into the deep, es el escenario submarino del que también hablamos durante el evento antes citado y en la presentación exclusiva de hace un mes.

El tercero y último de ellos de ellos se llama Federation Day, y transcurre en Caracas (Venezuela) durante una noche de celebración. Los enemigos en San Diego hablaban castellano, y en Venezuela están de fiesta, lo que hace pensar que el argumento tendrá algo que ver con un ataque del país sudamericano contra USA. Nos encontramos 10 años después del ataque, el protagonista del juego y su hermano se han unido a los Ghosts, una suerte de organiazación que actúa como la resistencia, y comienzan la misión desde la azotea de un rascacielos.

Primero lanzamos un cable al edificio contíguo, y nos deslizamos en tirolina (desde este momento hasta el final de la demo, la verdad es que las sensaciones son al más puro estilo Call of Duty, sin sorpresas técnicas ni jugables, pero con el buen nivel al que nos tiene acostumbrados la franquicia). Nos vamos deslizando por la fachada, eliminando a los enemigos que hay en el interior con un fusil silenciado, con mira ACOG, y siguiendo las órdenes de un compañero. Llegados a un piso, usamos un soplete para cortar el cristal y penetrar en el edificio, siempre utilizando el sigilo.

Nuestro objetivo es encontrar la sala desde la que cortar el suministro de energía. Por el camino eliminamos a los guardias con el cuchillo (no es tan sangriento como lo era en su día CoD Black Ops, por ejemplo). Una vez cumplida nuestra misión volvemos al exterior y nos descolgamos "caminando" boca abajo, lo que nos permite eliminar a varios enemigos en una perspectiva cambiada. Finalmente, nos dejamos caer sobre el andamio de un limpiacristales, donde hay dos centinelas a los que eliminamos con un cuchillo botero.

La secuencia se corta cuando llegan más centinelas, lanzamos el cuchillo (a cámara lenta) y empuñamos el fusil. La demostración de Call of Duty Ghosts se retoma unos instantes más tarde, sin saber qué demonios ha ocurrido en la mortal situación anterior. Nos encontramos corriendo escaleras abajo mientras el edificio se derrumba (esto recuerda bastante al final del primer nivel de Modern Warfare, en el barco). No disparamos durante la carrera, sino que se trata de evitar obstáculos, y al llegar a un piso de oficinas, todo se viene abajo.

Una vez allí, toca eliminar a varios soldados mientras el suelo se inclina (es la misma situación que ya pudimos ver en Uncharted 2) y aquí los efectos se nos quedan un poco cortos respecto a lo visto anteriormente. Después de ver cómo se destruye un edificio de Battlefield, echamos en falta más escombros, chispas y humo. La demo terminaba cuando nos precipitábamos por la ventana.

Por lo que llevamos visto hasta ahora, Call of Duty Ghosts parece un refrito de las situaciones que han funcionado en juegos anteriores, pero aún es demasiado pronto para enterrar al nuevo juego de Infinity Ward, pese a que la competencia esté dejando el listón muy alto durante sus últimas apariciones públicas.

Lecturas recomendadas