Reportaje

E3 2014: Ya hemos jugado a Battlecry

Por Daniel Quesada
-

¡El mundo está en guerra! Pero en una alternativa, en la que las armas son muy diferentes y las batallas más sangrientas que nunca. Bienvenidos a Battlecry, lo nuevo de Bethesda que ya hemos podido probar.

Apenas han pasado unos días desde que Bethesda anunciara por sorpresa Battlecry, una apuesta para PC que se aleja de lo que nos tiene acostumbrados esta compañía. Como ya os comentábamos en ese avance, se trata de un título multijugador para hasta 32 usuarios. Podremos participar en batallas "deathmatch" al estilo clásico o meternos de lleno en el modo War Effort. En este último, podremos participar en una guerra a escala global, viendo en un mapa del mundo cómo avanza la contienda. Podremos participar en solitario o crear una facción para avanzar en grupo.

La acción nos sitúa en un siglo XX con una característica clave: es un "mundo sin pólvora". Nunca se llegó a usar ese elemento en las armas, por lo que estas han evolucionado en otras direcciones: se basan en energía, son mecánicas...

Por ahora, se confirma que hay 3 facciones en esta guerra, aunque en la sesión a la que asistimos solo nos volvieron a confirmar a los Royal Marines (basados en el Imperio Británico) y el Cossack Empire (equivalente a Rusia). Todos los bandos tienen el mismo reparto de "oficios": podemos encarnar a un enforcer, duelist, tech archer, gadgeteer y brawler. Cada uno tiene sus habilidades particulares. Por ejemplo, el brawler es especialmente peligroso en los ataques cuerpo a cuerpo, mientras que la tech archer es especialmente efectiva en la larga distancia. A medida que superamos rondas ganamos hierro, con el cual podemos adquirir mejoras para las armas. Desde Battlecry Studios prometen que la personalización de nuestro equipo y nuestro aspecto será completísima.

Nuestros personajes podrán saltar, impulsarse hacia delante (pulsando dos veces el botón de salto) o usar un gancho para propulsarse en determinados puntos del mapa. Por otro lado, podemos aprovechar el llamado Sistema de Adrenalina. Nuestra barra de adrenalina se llena a medida que atacamos a los rivales y, una vez llena, nos permite volver a nuestro personaje mucho más letal y resistente durante unos segundos. Además, mientras dura ese estado podemos desplegar ataques todavía más salvajes.

Sí, salvajes, porque el juego no se corta un pelo. Podemos dejar a los rivales como un colador o incluso rebanarles la cabeza si damos una estocada a tiempo.

Hemos podido jugar en un duelo a ocho jugadores con una versión pre-alfa. A pesar de que el diseño artístico es destacable, la verdad es que los gráficos no entran mucho por los ojos al principio. Pero no importa demasiado, porque lo importante es el desarrollo. Es un juego de acción muy rápida: en cuanto damos con un rival, tenemos que correr hacia él para dejarlo como un colador. El botón de ataque principal nos "imanta" un poco al enemigo si estamos lo bastante cerca, pero éste también puede zafarse con facilidad.

Ahora bien, en Battlecry no es prudente atacar en solitario. Lo ideal es coordinarnos con nuestros compañeros para golpear desde diferentes ángulos... O puede que sean los rivales lo que hagan eso mismo y veamos cómo nuestro cuerpo es destrozado en un par de segundos.

Se notaba que el mapa en el que hemos jugado estaba pensado para más jugadores, porque muchas veces tocaba correr uuun montón hasta llegar a donde estaba la acción. La partida se podía ganar por puntos cuando se acabara el tiempo o si alcanzábamos un número concreto de bajas (75 en nuestro caso). ¡Ey, ganó nuestro equipo! Cuando ganamos o ejecutamos una racha larga de muertes, el resto de jugadores pueden mandarnos felicitaciones o incluso colocarnos medallas. No nos aclararon qué efectos tienen en la jugabilidad, pero sentaban muy bien al ego...

La beta de Battlecry llegará en 2015. Por ahora, las sensaciones, sin ser espectaculares (las animaciones y la precisión del control todavía tienen que limarse bastante), sí son bastante satisfactorias. Acción directa, espectacular y sin complicaciones. ¡Ay, se nos olvidó un detalle crucial! No les preguntamos por qué este personaje es clavado a Beckham...

Lecturas recomendadas