Reportaje

E3 2015: Impresiones de Assassin's Creed Syndicate

Por Luis López Zamorano
-

Hemos podido jugar por primera vez a Assassin's Creed Syndicate por primera vez en el E3 2015 y os traemos nuestras impresiones a modo de avance para que sepáis lo que nos ha parecido lo que hemos visto de la nueva aventura de Ubisoft para PC, PS4 y Xbox One.

Assassin's Creed Syndicate llegará a PC, PS4 y Xbox One con el objetivo de dar un nuevo vuelco a la saga y renovar sus mecánicas para volver a llamar la atención tanto de los usuarios que quedaron insatisfechos con Assassin's Creed Unity como de todos los que aún no han jugado a ninguna entrega de la franquicia. Es por eso que Ubisoft ha trasladado la trama del título hasta la Londres victoriana de 1868 para adaptar la acción a los elementos de la Revolución Industrial. Nosotros hemos podido jugar una demo y comprobar cómo lo están haciendo y la verdad es que el resultado es bastante satisfactorio.

Nuevos gadget, nuevas formas de asesinar

La demostración que hemos jugado en el E3 2015 es la misma que hemos podido ver en los vídeos de Assassin's Cred Syndicate, pero eso no nos ha quitado las ganas de ver qué tal funciona la aventura al ser jugada. Tras ver una pequeña escena de introducción que remarcaba la importancia de Evie Frye en la trama, pasábamos a controlar al personaje. Nuestro primer objetivo era el de eliminar a unos enemigos en un patio trasero, una oportunidad única para probar por primera vez los nuevos gadgets de los que dispondrán los hermanos protagonistas de la aventura y que ya os adelantábamos en nuestro anterior avance de Assassin's Creed Syndicate.

Así que decidimos usar el gancho con cuerda para acabar desde la distancia con los enemigos. El resultado fue sorprendente. El gancho resultó tan eficaz como rápido de usar. Lo que hicimos fue apuntar hacia una cornisa y disparar el gancho para subir a ella a propulsión sólo pulsando un gatillo del mando. En este aspecto, debemos aclarar que no se puede disparar a cualquier cornisa y que podemos efectuar varios lanzamientos seguidos o incluso lanzar el gancho hacia objetos que se encuentren en frente para avanzar de forma horizontal entre los edificios.

Como podéis imaginar, la sensación que nos dejó el uso del gancho con cuerda de Assassin's Creed Syndicate nos resultó bastante satisfactoria, aunque no pudimos evitar sentirnos como si jugásemos a un Batman Arkham en algunas ocasiones mientras nos movíamos a toda velocidad entre los edificios. Eso sí, esta sensación se termino rápido ya que después de acabar con varios enemigos, uno de ellos salió corriendo para montarse en un carruaje.

Persecuciones sobre ruedas

Como buenos Assassins que somos, no podíamos dejar escapar a ese enemigo, así que nos apresuramos a montarnos en otro carruaje para darle caza. Como si de un GTA se tratase, Assassin's Creed Syndicate nos permitía subirnos en cualquier momento a cualquier carro, aunque en esta ocasión teníamos uno junto delante para que nuestro adversario no se nos escapase tan rápido.

Lo que más nos llamó la atención de esta escena fue la facilidad con la que se controlaba el carruaje. Bastaba con apretar un gatillo para acelerar y otro para frenar. Además, podíamos pulsar el botón X de PS4 para dar un acelerón momentáneo y el cuadrado para embestir lateralmente al enemigo cuando lográbamos ponernos a su altura.

La persecución resultaba frenética y emocionante gracias a la sensación de velocidad lograda y a que aparecían numerosos carruajes enemigos que intentaban cerrarnos el paso. Además, el camino seguido por nuestro objetivo estaba en todo momento indicado por una línea guía, por lo que siempre podremos seguir al enemigo aunque le perdamos de vista. Así, cruzamos buena parte de Londres manejando el carruaje hasta llegar a una barricada tras la que se había escondido nuestro objetivo junto a toda su banda.

Guerra de Bandas: ¿Tú y cuántos más?

Fue entonces cuando pudimos probar otra de las grandes novedades de Assassin's Creed Syndicate, el modo Guerra de Bandas. Como su propio nombre indica, este modo de juego nos hará luchar cuerpo a cuerpo a puñetazo limpio contra las bandas enemigas, que contarán un un número de miembros bastante considerable. Por suerte, nosotros también tendremos nuestra propia banda y podremos aumentarla consiguiendo amigos en las misiones secundarias.

El sistema de combos nos pareció algo más fluido que en las entregas anteriores de la saga y esto se agradece ya que hacen falta más golpes que nunca para derribar a los rivales. Eso sí, como en toda buena Guerra de Bandas, pudimos hacer alguna pequeña “trampa” como utilizar la pistola en alguna ocasión para terminar con varios enemigos rápidamente.

Cuando conseguimos terminar la trifulca con la ayuda de nuestros aliados que, recordemos, estarán controlados por la IA ya que no habrá multijugador cooperativo en Assassin's Creed Syndicate como lo hubo en Assassin's Creed Unity, terminamos nuestra partida. Una demo de aproximadamente 15 minutos de duración que nos dejó un sabor de boca bastante dulce.

Conclusión

Es cierto que Assassin's Creed Syndicate no ofrece un avance gráfico revolucionario para la saga, es más, resulta muy similar visualmente a la anterior entrega, aunque no hemos notado ningún defecto tipo popping o comportamientos extraños en los personajes. Pero también es verdad que las novedades jugables como las persecuciones en carruajes, los nuevos gadgets y el modo Guerra de Bandas, aportan variedad y frescura al título. Además, parece que se han potenciado los combates cuerpo a cuerpo y que aportarán realismo a la historia callejera de Syndicate.

Por otro lado, aunque las nuevas mecánicas de navegación se agradecen y agilizan la partida, esperamos que los cambios no se reduzcan sólo a esto y que en el futuro podamos ver muchas más novedades en una saga que las viene pidiendo a grito pelado desde hace tiempo. Veremos si Ubisoft consigue seguir sorprendiéndonos con Assassin's Creed Syndicate y logra que conservemos las buenas impresiones que nos ha dejado nuestra primera partida al título que, aunque breve, ha sido satisfactoria.

Lecturas recomendadas