Reportaje

E3 2015: Impresiones de Dark Souls III

Por David Martínez
-

Dark Souls III es uno de los juegos más destacados del E3 2015. Nosotros hemos podido asistir a una demostración de 30 minutos de duración en Xbox One y a continuación os contamos nuestras impresiones sobre la nueva obra de Miyazaki.  

Dark Souls III es uno de los mejores juegos que podemos encontrar en el E3 2015. Nosotros hemos podido asistir a una demostración de 30 minutos de Dark Souls III en Xbox One comentada por el propio Miyazaki, y a continuación os contamos nuestras primeras impresiones. Antes de comenzar la demostración, Miyazaki ha insistido en las claves de Dark Souls III, como por ejemplo, el tamaño del mundo, que tendrá una escala mayor que en las anteriores entregas. Además, destaca que esta nueva entrega ofrecerá un mundo más detallado gracias a la iluminación dinámica y a los efectos del viento, la ropa o la ceniza. 

El mundo de Dark Souls III es apocalíptico, pero no tan oscuro como en otros juegos. Se trata más bien de un mundo pálido e iluminado por un sol difuso en el que contrastan sus iluminados escenarios exteriores y sus tenebrosas estancias, más parecidas a las mazmorras de los anteriores Dark Souls. Los principales elementos de la saga están presentes en Dark Souls III, es decir, su dificultad endiablada y la sensación de triunfo al eliminar a uno de los jefes. También se mantiene el modo online con distintos jugadores compartiendo el mismo mundo desolado. La principal diferencia de Dark Souls III está en su sistema de combate, que será más profundo. 

El argumento de esta nueva entrega recupera la historia de uno de los enemigos que aparecían en anteriores juegos: Lord of Cinder. La demo se ha jugado en un escenario llamado el muro de Lodeleth y la vista desde una zona elevada es impresionante, mostrándonos un enorme castillo de estilo gótico y con un diseño laberíntico. Antes de continuar, Miyazaki ha querido destacar que podremos llegar a cualquier zona que vemos desde el escenario de la demo (el muro de Lodeleth). El desarrollo es prácticamente idéntico a lo que hemos visto en Bloodborne o Dark Souls II, aunque en Dark Souls III el personaje se mueve más rápido. Cada enfrentamiento entraña riesgo a morir y los enemigos han sido colocados cuidadosamente para que no bajemos la guardia en ningún momento. Al contrario que en Bloodborne, el escudo aquí tiene un papel fundamental en el combate, ya que nos permitirá hacer frente a los enemigos más débiles sin problemas. 

La demo sigue, el jugador pasa junto al cadáver de un dragón y enciende hogueras, que sirven como punto de control. Nos han enseñado también unas lápidas ocultas cuyo epitafio nos permite conocer en profundidad la historia del juego. Miyazaki asegura que recogerlas todas será un reto muy interesante para los jugadores expertos. El jugador avanza enfrentándose a enemigos muy duros, momento en el que Miyazaki aprovecha para explicar más detalles sobre los combates. En Dark Souls III podemos tomar una postura de preparación para lanzar tres ataques especiales que desvían el escudo de los enemigos. Se trata de ataques lentos, así que tendremos que escoger muy bien el momento de utilizarlos. 

Después del combate, aparece un enorme dragón de piedra que arrasa el escenario con una bocanada de fuego. Enfrentarse al dragón sería una locura, así que el jugador toma un desvío. Nos explican que podremos utilizar los ataques del dragón para eliminar enemigos menores. El siguiente enemigo es un caballero armado con una espada bastarda y un escudo, que resulta bastante duro. Para derrotarlo, el jugador utiliza otro nuevo ataque que incorpora el concepto japonés 'fumikomi', que significa golpear con todo el cuerpo, de manera que asumes que vas a producir un corte mortal lanzándote sobre el enemigo y golpeando el suelo con los pies. Antes de realizar este golpe, el jugador se equipa con el mandoble. 

La demo continúa mostrándonos escenarios interiores y las diferentes estrategias de los enemigos para atacar por sorpresa, aunque siempre podremos hacerlos salir de su escondite con bombas de fuego. Dark Souls III incorporará nuevas estrategias de ataque, como el combate con arco corto inspirado en Legolas (El Señor de los Anillos), que resulta más frenético, y alterna piruetas y disparos. Por otro lado está la cimitarra, una espada curva que permite llevar un arma en cada mano y ejecutar ataques circulares. 

El final de la demo es el combate contra la Bailarina del Ballet Helado, un enemigo con velo y movimientos femeninos que empuña una espada flamígera y que, al igual que en Bloodborne, sufre una transformación cuando reducimos su barra de salud a la mitad. En este caso, la bailarina saca una segunda espada. El velo se mueve de lujo y los efectos del fuego cada vez que se golpea una parte del escenario son excelentes. El jugador muere durante el combate, y Miyazaki recuerda que Bloodborne era un juego sobre horror gótico, y que Dark Souls es fantasía medieval. Dark Souls III saldrá a la venta en PS4, Xbox One y PC a principios de 2016. 

Lecturas recomendadas