Reportaje

The end: series que finalizan en 2013

Por Raquel Hernández Luján
-

Problemas de presupuesto, un descenso de audiencia, agotamiento o sencillamente la necesidad de llegar al final, las razones por las que vamos a ver extinguirse algunas de las series más emblemáticas de los últimos tiempos son muy variadas. Asómate con nosotros a las ficciones sobre las que planea el canto del cisne.

Cuesta decir adiós, pero todo tiene un final y lo importante es saber cuándo y cómo dar por finalizadas las cosas para no saturar a los espectadores o enrevesar las tramas hasta el punto de asfixiarlas por no poder darles una conclusión coherente.

Por cierto, avisamos de que se incluyen SPOILERS de estas series a continuación. Proceded bajo vuestra cuenta y riesgo.

Dexter

Diciembre nos traerá ¿el final? de Dexter. Eso si se confirma que realmente la octava temporada supondrá su cierre definitivo, lo que no se ha puede asegurar con certeza tras el repunte de audiencia que ha experimentado. Y es que el público manda. El plan de emergencia está siendo realizar un guión que pueda servir como cierre pero que deje abierta la posibilidad de una continuación si se encarga una novena tanda de episodios.

Dexter comenzó a emitirse en 2006 revolucionando el concepto de asesino en serie al ser éste un policía forense con mucho que ocultar y una fortísima personalidad psicopática. Como ya os adelantamos recientemente, la serie volverá sobre los orígenes de Dexter gracias a Harry (James Remar) y nos permitirá saber más cosas sobre él que hasta ahora desconocemos. Por otra parte, recordemos que Quinn (Desmond Harrington) guarda información sobre el protagonista y podría de nuevo ser un gran problema, pero Batista (David Zayas) es otro candidato a dar problemas después de la muerte de Laguerta (Lauren Velez).

Para salir de dudas y atar cabos habrá que esperar al comienzo de las emisiones, que arracarán el próximo 30 de junio en Estados Unidos.

Breaking Bad

AMC tiene previsto emitir a partir de julio la última tanda de episodios de esta serie que supondrá su fin. Esta quinta temporada será muy especial ya que contará con varios episodios extra. Aunque arrancó en 2008 con una temporada breve de 7 episodios, las tres temporadas siguientes ya contaron con 13 y esta última, en la que los guionistas tendrán que hilar todas las tramas abiertas para llegar a un final satisfactorio, contará con 16. Los primeros 8 episodios ya han sido emitidos y hay que decir que la serie no ha perdido ni un ápice de interés gracias un inteligente guión y a unos personajes cuya evolución es adictiva. Probabemente estamos hablando de una de las mejores series de televisión de los últimos tiempos y ha sido considerada como el mejor drama de 2012.

Breaking Bad comenzaba presentándonos a un pusilánime profesor de química (Walter White) al que se le diagnosticaba un cáncer avanzado de pulmón. Con la firme determinación de garantizar el futuro de su familia, comienza a jugar con los límites de lo prohibido, planificando la fabricación de metanfetamina de calidad superior como medio para enriquecerse. A partir de ahí va transformándose de una manera paulatina e inexorable hasta introducirse en un mundo que no parece hecho para él, ¿o sí?

Bryan Cranston, que coprotagoniza magistralmente la serie y la produce, ya habló del epílogo de esta producción diciendo que el final "va a ser un desagradable y horrendo desastre" a lo que añadió "creo que la audiencia ya se lo imagina". Parece que el drama estará muy presente para Walter White (alias Heisenberg) en esta recta final.

The Office

Estamos ante una de las comedias más longevas de los últimos tiempos con más de 200 episodios emitidos en torno a una oficina muy particular. Una adaptación británica de la original The Office de Ricky Gervais que parece haber perdido mucha audiencia tras la salida de Steve Carrell de la serie manteniendo tan solo 4 de los 8 millones de espectadores que ha llegado a congregar frente al televisor.


Greg Daniels, el productor ejecutivo de la serie ya ha anunciado que "ésta va a ser nuestra última temporada y estamos planeando un gran fin de fiesta y momentos emocionantes. Además, vamos a contar con un montón de caras conocidas que volverán a la serie".

El actor John Krasinski ha asegurado que el final "será único", así que todo puede suceder. Por otra parte el spin-off proyectado para narrar la vida de Dwight (Rainn Wilson) en la granja de remolacha de su familia se ha venido abajo, por lo que el episodio piloto se adaptará para ser incorporado al cierre.

Spartacus: la guerra de los condenados

Menos ha tardado en desgastarse esta cruda ficción sobre gladiadores que con su tercera temporada echa el cierre definitivo, tras su brillante arranque en 2010 con Spartacus: sangre y arena. El fantasma de la cancelación planeaba sobre la serie desde que su protagonista Andy Whitfield falleciera, pero ha salido adelante dos años más gracias al actor Liam McIntyre, su reemplazo en la ficción.

Esta última temporada se centra en la etapa posterior a la caída del comandante romano Gaius Claudius Glaber, con un Espartaco aún más poderoso que representa la mayor amenaza para el Imperio Romano.

Steven DeKnight, el creador de la serie, ya ha hablado sobre el final. "En realidad, quiero que la audiencia odie a los romanos y tenga la esperanza de que Espartaco gane y los mate. Por otro lado, también quiero que se vea su humanidad y que la gente se quede pensando si no hubiera sido mejor que hubieran ganado aquella guerra".

 

"Forjados en sangre. Recargados por la venganza. Conducidos por el destino". La última temporada de la Spartacus se estrena en Estados Unidos a través del canal Starz el 25 de enero.

 

Fringe

El final de Fringe ya se ha emitido... así que mientras lees estas líneas Olivia Dunham ya habrá resuelto el gran dilema de la serie, que arrancó mostrando casos aparetemente aleatorios de sucesos paranormales para posteriomente dar un giro hacia un plan maestro.

 

 

La serie creada por J. J. Abrams, Alex Kurtzman y Roberto Orci dijo adiós a sus fans incondicionales recientemente en su capítulo número 100 incidiendo en el drama paterno-filial que da sentido a las relaciones personales de los personajes principales.

 

El productor ya anunció en su día que no se iba a escatimar en medios y que el desenlace de la serie protagonizada por Anna Torv, Joshua Jackson y John Noble sería inolvidable: "Definitivamente es el final de temporada más grande que nunca hemos tenido. Es el más caro... El más masivo, realmente grande. Quería acabar en plan 'Wow, ¿cómo han hecho eso?'. Quería asegurarme de darle la misma importancia a la acción y a las emociones". 

Rockefeller Plaza

Emitida en España a través de Paramount Comedy y La Sexta, esta serie es mucho menos conocida que las anteriores, pero también llega a su fin con la emisión de su séptima temporada. "The Girlie Show" es un programa de televisión de variedades en directo que sirve como escenario para Rockefeller Plaza, una comedia sobre los entresijos en la producción y creación de un espacio televisivo. La serie está narrada a través del personaje de Liz Lemon (Tina Fey, la actriz cómica creadora de la serie en base a sus experiencias en Saturday Night Live), la guionista principal del programa, que tendrá un inesperado sobresalto cuando Jack Donaghy (Alec Baldwin), un tipo descarado y a la postre nuevo ejecutivo de la cadena decida interferir en el programa.


Tras la constante caída de audiencia por la dura competencia de Modern Family, la cadena estadounidense NBC ha apostado por una séptima abreviada de sólo 13 episodios por delante.

¿Cuáles son los mejores ingredientes para un buen final? Probablemente la mezcla de honestidad y sorpresa. Es decir, saber darle al espectador algo nuevo e inesperado sin desvirtuar la coherencia de la serie y tratando de no dejar flecos sueltos. Parece fácil, pero los guionistas se devanan los senos para conseguirlo, unas veces con más fortuna que otras...

¿Cuál ha sido la serie cuyo final más os ha gustado o decepcionado?

Lecturas recomendadas