F1 2016 (PS4, Xbox One y PC)
Reportaje

Especial F1 2016: Codemasters, maestros de los juegos de coches

Por Hobbyconsolas.com
-

F1 2016 rueda ya por el asfalto de PS4, Xbox One y PC. En vez de celebrarlo con champán, hemos ido al baúl de los recuerdos para repasar la historia de Codemasters como una de las compañías que más y mejores juegos de coches han desarrollado a lo largo de la historia.

Este año, Codemasters cumple su trigésimo aniversario, y lo ha conmemorado sacando a la pista dos juegos de coches realmente competitivos: DiRT Rally y F1 2016. Este último se acaba de poner a la venta para PS4, Xbox One y PC, y supone la vuelta de la saga al podio, tras dos entregas que padecieron algunos problemas de neumáticos y de motor.

Fundada en 1986 en Gran Bretaña, Codemasters empezó trabajando en diversos géneros. Sin embargo, el que mejor se le ha dado siempre es el de la velocidad, con un ratio de cantidad y calidad de títulos sin oposición. Por eso, desde 2012, está centrada sólo en esa especialidad. En ese sentido, hace unos meses, tras el cierre de Evolution Studios por parte de Sony, la compañía sorprendió a todos anunciando que se quedaba con el estudio, para integrarlo en su estructura. Así, los que fueran responsables de DriveClub, Motorstorm y los antiguos WRC están ahora trabajando en nuevos proyectos y dando soporte a las series que la empresa británica tiene en cartera.

Grand Prix Simulator

Siempre a la vanguardia tecnológica, Codemasters se ha ganado el respeto de la industria, con títulos brillantes en lo visual y en lo jugable. En la última década, gracias al célebre motor EGO, la compañía ha consolidado su lugar en el podio. Sus orígenes están en los microordenadores de los años 80, con títulos como BMX Simulator, Grand Prix Simulator o 750cc Gran Prix, pero su verdadera leyenda se empezó a forjar en los 90. Vamos a repasar, pues, las principales sagas sobre las que ha erigido su imperio de la velocidad, en el que nunca se pone el sol.

Micro Machines: Miniaturas que causaban furor

Si crecisteis en los 90, seguro que os acordáis de los Micro Machines, una línea de juguetes que constaba de vehículos en miniatura y de construcciones paralelas para jugar con ellos. Codemasters supo ver el negocio y desarrolló varios títulos con esa licencia. NES, Mega Drive, PlayStation o Nintendo 64 recibieron sus correspondientes dosis de carreras jugueteras.

Micro Machines 2: Turbo Tournament

Las pruebas eran la perfecta definición de lo que es un arcade: manejábamos vehículos en escenarios improvisados en diferentes lugares domésticos, como una mesa de billar, un taller, una mesa con los platos puestos, una sala de música… La perspectiva era aérea, de modo que había que tratar de mantenerse dentro de un estrecho camino para no perder velocidad, así como cuidarse de algunos precipicios. En 2014, Codemasters recuperó el espíritu de Micro Machines con Toybox Turbos, un juego digital para PS3, Xbox 360 y PC que recordaba en todo a la mítica saga, desde la jugabilidad pseudocenital hasta el logo.

Colin McRae Rally: Los mejores tramos de la historia

Si hay una saga que haya brillado por encima de las demás de cuantas ha desarrollado la compañía, ésa es, sin duda, Colin McRae Rally, muy superior a cualquier juego oficial que se haya podido lanzar sobre el WRC. Desde que la primera entrega se puso a la venta en 1998, su estilo realista sentó cátedra, pues se alejaba de lo que se había visto hasta entonces en las sagas más mediáticas, como Sega Rally.

Colin McRae Rally

Las cinco primeras entregas de la saga, asociadas al nombre de uno de los mejores pilotos de la historia, se centraron en el rally clásico, con tramos contrarreloj. Sin embargo, al dar el salto a la generación de PS3 y Xbox 360, se produjo un cambio de denominación a DiRT y se les dio más peso a otras disciplinas off road, como las carreras de buggies o el rallycross. Se abrió la mano, incluso, a las yincanas, que Ken Block puso tan de moda con sus donuts, sus saltos y demás acrobacias. La saga perdió un poco el rumbo con DiRT Showdown, pero, hace unos meses, se reseteó para volver a refulgir con DiRT Rally, uno de los mejores juegos de rallies de la historia y que, además, tiene la peculiaridad de que se desarrolló con ayuda de la comunidad, a la que la compañía cuida sobremanera.

TOCA Touring Car: Turismos con mucha potencia

Antes de que Gran Turismo llegara a la primera PlayStation y se convirtiera en un hito, Codemasters había hecho ya una incursión en el ámbito de las carreras de turismos. En 1997, TOCA Touring Car Championship se valió de la licencia del campeonato de turismos británico para plantear un simulador exigente basado en circuitos clásicos, con vistosísimos gráficos poligonales y unas físicas que nada tenían que ver con las que habían planteado títulos como Ridge Racer.

TOCA Touring Car Championship

Junto a Colin McRae Rally, es la otra gran saga de Codemasters que ha resistido al paso de los años, con una decena de entregas. En 2008, se rebautizó como GRID, un juego que popularizó la opción del rebobinado, para poder subsanar errores o accidentes sin tener que reiniciar las carreras. Infinidad de sagas copiarían, a posteriori, esa triquiñuela, pensada para dulcificar la curva de dificultad a cualquiera interesado, pero no versado, en el género de la velocidad. La última entrega de la saga data de 2014 y no se ha vuelto a saber nada de ella, pero no sería de extrañar que se deje ver pronto en PlayStation 4 y Xbox One.

F1: El súmmum del automovilismo

Tras su brillante trabajo con Colin McRae Rally (DiRT) y TOCA Touring Car (GRID), a Codemasters le llegó la oportunidad de dar el salto mortal definitivo. En 2008, anunció que se hacía con la licencia de la Fórmula 1 en exclusiva, que, hasta 2006, había estado en las manos de Sony. Ochos años después, sigue teniéndola en su zurrón, gracias a lo bien que ha funcionado la serie, la única anual de cuantas ha tenido la compañía a lo largo de su historia.

F1 2010

El arranque fue difícil, pues se necesitó tiempo para adaptar el motor EGO a los circuitos, los coches y la conducción de monoplazas, un ámbito que la compañía apenas había trabajado, así como para atender a todos los detalles que implica una licencia tan peculiar, como las vallas publicitarias que hay en cada pista. Desarrollar eso para PS3, Xbox 360 y PC fue una tarea ardua, así que, para calmar los ánimos, se optó por subarrendarle al estudio Sumo Digital una versión para PSP y Wii con el contenido de la temporada 2009. Ya al año siguiente, F1 2010 supuso el verdadero pistoletazo de salida a una saga que se ha consolidado. La entrega de 2013 fue el culmen de la anterior generación, merced a la cantidad de opciones y a los contenidos clásicos. La siguiente iteración para esas consolas no dio ya mucho de sí.

Con F1 2015, se produjo el salto a PS4 y Xbox One, aunque fue menos competitivo de lo que cabía esperar. Sin embargo, supuso una buena base técnica y jugable sobre la que trabajar en lo sucesivo. Fruto de ello es F1 2016, que ha devuelto a la saga a la senda de la victoria. El regreso del modo Trayectoria, el coche de seguridad (tanto en su versión real como en el nuevo régimen ‘virtual’), la inclusión de la vuelta de formación o las salidas manuales se añaden al núcleo jugable que ya se había constituido el año pasado para dejar uno de los mejores juegos del Gran Circo que ha hecho la compañía desde que tiene sus derechos.

En la pole position

Codemasters ha desarrollado muchos juegos de velocidad a lo largo de sus treinta años, como Fuel, Indycar Series o Emergency Mayhem, pero, por encima de todos, brilla un trébol de ases: Micro Machines, TOCA, Colin McRae Rally y Formula 1. Pocas compañías pueden presumir de tamaño bagaje en un género tan longevo y competitivo. Miniaturas, turismos, coches de rallies, monoplazas… Nada se ha escapado a la mano experta de una marca que es historia viva del automovilismo virtual.

Recordad que, con motivo del lanzamiento de F1 2016, hemos preparado un especial con varios contenidos y que podéis consultar a través de este enlace.

Ofrecido por Koch Media

Lecturas recomendadas