Reportaje

Especial zombis: 7 pelis para morirse

Por Raquel Hernández Luján
-

Los muertos vivientes ya no son esos babeantes cadáveres putrefactos y lentorros (sólo) sino mucho más... Descúbrelo con nosotros repasando los 7 hitos del cine zombis que marcaron un antes y un después.

Mientras nos preparamos para el estreno de las próximas producciones que traerán consigo nuevos zombis: World War Z, Warm Bodies y Pride and Prejudice and Zombis entre las más destacadas queremos repasar con vosotros algunas de las películas más influyentes del género.

1.-Yo anduve con un zombie, de Jacques Tourneur

El origen de las películas de zombis está en los años 30 y se basa en el folclore y en las leyendas asociadas a la magia negra y el vudú. Aunque la pionera en el subgénero de terror fue La legión de los hombres sin alma (White Zombie, 1932), una película protagonizada por Bela Lugosi en la que un villano encontraba la manera de revivir a los muertos para privarlos de su voluntad y convertirlos en sus esclavos, vamos a presionar el botón de flashforward para avanzar un poco más en el tiempo, hasta 1943, para comentar la película Yo anduve con un zombie (I Walked with a zombie).

Vista con los ojos de hoy, ciertos pasajes en los que no hay acompañamiento musical pueden parecer tediosos, pero sin duda es una de las películas pioneras más interesantes, todo un clásico del género que cuenta con escenas memorables como las de rituales vudú o el ambiguo y desconcertante ambiente general que prescinde de golpes de efecto sin perder un ápice de interés.

2.-La noche de los muertos vivientes, de George Andrew Romero

Romero reescribió las convenciones del subgénero convirtiéndose en director de culto gracias a este trabajo rodado en blanco y negro y en 16 mm. y eso a pesar de tener actores aficionados y un enclenque presupuesto. Estrenada en 1968, la cinta muestra cómo los muertos vuelven a la vida, siendo sus principales características la violencia y el canibalismo. Ya no hay nadie que les controle puesto que su motivación principal no es otra que alimentarse de los vivos. Estos zombis no son inteligentes ni veloces, pero son un gran problema por su número y su voracidad, hasta el punto de que representan una plaga imparable.

 

 

Zombi (Dawn of the Dead, 1978), es más popular y fue objeto de un remake por Zack Snyder en 2004 titulado El amanecer de los muertos, si bien el director siguió realizando películas con la temática zombi como hilo argumental: El día de los muertos en el 85, La tierra de los muertos en 2005 y Survival of the Dead en 2009, que no llegó a estrenarse en España.

3.-El regreso de los muertos vivientes, de Dan O'Bannon

Una nueva variante de zombis estaba por llegar con esta película del 85: ágiles y veloces, emplean tácticas para atraer a los vivos y devorar sus cerebros frescos. El tono cómico y la prácticamente indestructible condición de estos personajes dieron un giro de lo más interesante a estas películas.

Frank y Freddy trabajan en un almacén de productos sanitarios y, al acabar su turno Frank le cuenta a su aprendiz que La noche de los muertos vivientes está basada en hechos reales ocultados por las autoridades. Para convencerlo, le muestra a uno de los zombis y abre accidentalemente el barril que contiene el gas que lo devolvió la vida, de modo que alcanza un cementerio cercano (liándola parda, como podéis imaginar).

4.-Braindead: tu madre se ha comido a mi perro, de Peter Jackson

El director neocelandés no se ha dedicado siempre a realizar adaptaciones literarias de mundos fantásticos y no hay mejor prueba que esta divertida película, sanguinolenta a más no poder, considerada como una de las películas gore más representativas de todos los tiempos.

La madre de un joven es mordido por un mono de Sumatra. Enferma y muere, pero vuelve con hambre comiéndose perros, vecinos y personal sanitario. Extravagante y desmadrada, esta parodia de las pelis de zombis es imprescindible para los amantes del subgénero.

Para los que no habéis tenido el gusto de verla, solo un apunte: en la escena final, todos los líquidos y fluidos corporales que le salen no son otra cosa que litros y litros de mermelada de fresa (bonito y barato).

5.-28 días después, de Danny Boyle

Aunque técnicamente esta película no debería encuadrarse en el fenómeno zombi (no son muertos vivientes, sino personas vivas infectadas por un virus), lo cierto es que esta película de 2002 bebe directamente de esta fuente puesto que los enfermos contraen una especie de rabia que les impulsa a matar a los vivos (aunque ni siquiera se los llegan a zampar).

Entre las escenas más impactantes de la película están los planos de la ciudad devastada y lo creíble de las situaciones que se retratan en la película, sobre todo la forma en la que el virus se extiende.

También tiene en común con El amanecer de los muertos de Zack Snyder (2004) el hecho de mostrar a los infectados como extremadamente violentos, fuertes y ágiles, lo que parece que se ha ido manteniendo en otras producciones. La secuela de Juan Carlos Fresnadillo, 28 semanas después, se estrenó con gran éxito en 2007 manteniendo las mismas premisas.

En la misma dirección se encuentra la angustiosa REC del mismo año dirigida por Jaume Balagueró y Paco Plaza, en la que es un virus el detonante del desastre y que tiene una secuela de 2009.

6.-Zombies Party, de Edgar Wright

En 2004 esta comedia británica dirigida por Edgar Wright, mostraba el mundo zombi con el mordaz y sutil humor inglés y toda una crítica hacia las personas que se dejan llevar como si estuvieran muertas.

Simon Pegg es el protagonista en declive que siente que su vida no va a ninguna parte y para colmo de males, la invasión zombi le aleja aún más de sus metas en la vida. Armado con un palo de cricket y una pala, emprende una lucha sin cuartel contra una horda de zombies para rescatar a sus seres queridos y a otros que no lo son tanto.

7.-Zombieland, de Ruben Fleischer

Woody Harrelson, Jesse Eisenberg, Emma Stone y Abigail Breslin forman un extraño grupo de cuatro supervivientes en un mundo lleno de zombis. Comedia gamberra con tintes románticos, rasgos de road movie y potentes secuencias de acción conjuga un gran sentido del humor con la constante masacre de muertos vivientes para conseguir sobrevivir. Un entretenimiento de lo más divertido: puedes ver cómo se los cargan de las formas más espectaculares...

 

 

El éxito comercial de la película ha hecho que se esté planeando una posible secuela que podría llegar en 2014 y en 3D, si bien no hay nada confirmado todavía.

Cajón de sastre

Podemos destacar otras muchas películas que son interesantes, como la reciente Juan de los muertos, otra comedia con tintes de crítica política ambientada en Cuba o la saga de Resident Evil, que seguro que conocéis de más y de sobra.

 

 

Si no somos excesivamente puristas y nos gusta la hibridación de géneros podemos también destacar varias series aparte de la archiconocida The Walking Dead como por ejemplo Dead Set, una miniserie sobre el apocalipsis zombi muy recomendable (que se ríe de la telerrealidad en general y Gran Hermano en partícular), LifelessHighschool of the Dead, el primer anime centrado en este tema que muestra a un grupo de alumnos de instituto tratando de sobrevivir a la plaga de los no-muertos con contenido ecchi (vaya mezclita).

Pero, ¿se puede matar a un zombi?

Hay una máxima que no ha cambiado a lo largo del tiempo: los zombis están hechos polvo, unos mejor, otros peor, en función de su estado de putrefacción y su alimentación, pero su aspecto no suele ser sonrosado y saludable, así que ya tienes una pista para, al menos, saber que tienes uno delante.

 

Sobre el tema de matarlos ya hay más literatura: puedes tratar de destruir su cerebro, prenderles fuego o sencillamente correr que suele ser lo más práctico... Zombieland te da bastantes pistas de lo que necesitas para poder sobrevivir: hacer ejercicio, no descuidarte ni cuando tienes los pantalones bajados y, sobre todo, estar bien acompañado, a ser posible por alguien armado y con mala leche.