Reportaje

Ezio regresa a un nuevo Assassin's Creed

Por Gustavo Bernaldo
-

Ezio Auditore translada su lugar de trabajo a Roma, para enfrentarse a nuevos y poderosos enemigos. Además, por primera vez... ¡¡Con modo multijugador incluido!!

Ezio Auditore quiere seguir dando estopa, aunque esta vez ha cambiado la cuna del renacimiento italiano por la Roma del siglo XVI. Eso sí, UbiSoft Montreal, nos ha aclarado que estamos ante una secuela en toda regla y que, si no se llama Assassin’s Creed III, es por que al bueno de Ezio todavía le quedan muchas misiones que resolver. Para demostrarlo, esta aventura comienza justo al final del título anterior, en nuestra cruzada contra los templarios. Eso sí, aunque la mayor parte se desarrollará en el pasado, también disfrutaremos de algunos escenarios actuales –concretamente en el año 2012- donde acompañaremos a Desmond Miles, que conectado a la máquina llamada el Animus, podrá encarnar a sus antepasados.

Un argumento de los que hacen vibrar

En el nuevo argumento, el protagonista ya no buscará venganza, sino que se convertirá en un reputado asesino. Hará de revolucionario intentando eliminar a los tiranos que se han instalado en el poder. A pesar de que esta será nuestra misión principal, la diversión no se queda ahí. Debemos logar que la hermandad de asesinos triunfe sobre los dichosos templarios, utilizando todos los medios a nuestro alcance. Labor que, básicamente, será robarles terreno. Pero no será nuestro único cometido, ya que también seremos responsables de que la ciudad de Roma progrese, como si fuese una versión aumentada de la Villa de Monteriggione que aparece en Assassin’s Creed.

Durante toda la aventura sentiremos la amenaza de nuestros enemigos, aunque en esta ocasión no sólo serán guardias y templarios, también nos enfrentaremos al mismísimo poder Papal, con su hijo el general del ejército del Vaticano César Borgia a la cabeza. Las batallas contra este y sus hombres prometen ser divertidísimas, pues tan digno adversario será un hueso duro de roer para Ezio. Eso sí, contaremos con la ayuda de un montón de personajes, como Maquiavelo o el mismísimo Leonardo da Vinci, que ya hacía un papel al estilo Q en su anterior aventura.

Un sistema de juego mejorado

La forma de jugar no dista mucho de lo visto en Assassin’s Creed II, es decir, que mantendrá el estilo de infiltración en un entorno abierto. Eso sí, en esta ocasión podremos reclutar aprendices de asesino, para delegar algunas de las tareas a estos nuevos miembros de la hermandad. Además, se nos permitirá personalizar su aspecto, a través de una pantalla especial del Animus y podremos llamarlos durante los combates, para que nos ayuden con sus inestimables  habilidades.

Otro de los cambios que vamos a encontrar será el uso de los caballos. Mientras que en los dos primeros título las monturas se limitaban a ser un mero medio de transporte, en esta ocasión tendremos habilidades extras que nos permitirán luchar desde el animal y, sobre todo, no tener que desmontar si entramos a una ciudad. Precisamenet, Roma será enorme y estará dividida en cinco distritos –el Tíber, el Vaticano, el Centro de la Ciudad, la Campiña y la Zona Antigua- cada uno con su propia personalidad. Hay que tener en cuenta que muchas zonas de estos distritos sólo podremos visitarlas a lomos de nuestra montura.

¡¡Por fin un multijugador!!

Una de las novedades más notables será el modo multijugador, algo que pedían a gritos todos los fans de la saga y que Ubisoft tenía en mente hace algún tiempo. Y es que si recordáis, al princpio de Assassin’s Creed II, más concretamente durante la huida de Abstergo, veíamos un complejo lleno de máquinas Animus donde se entrenaban los templarios. Así, Ubisoft ha querido justificar que nuevos personajes puedan viajar al renacimiento y encarnar a distintos asesinos.

Durante las partidas multijugador, no controlaremos ni a Ezio ni a Altair, ya que serían demasiado poderosos comparados con los asesinos normales. Eso sí, tendremos a nuestra disposición todo un elenco de personajes básicos –cortesanas, merodeadores, verdugos, nobles, sacerdotes o doctores- que se podrán personalizar según el estilo de juego que nos guste. Lo que se traduce en que cada uno tendrá unas habilidades diferentes que debemos potenciar para imponernos durante los combates contra otros jugadores en Internet. Parece como si los equipos responsables de Splinter Cell y Assassin's Creed intercambiaran ideas habitualmente.

Los escenarios se ajustarán para dichas partidas multijugador hasta tal punto que la ciudad se dividirá en pequeños distritos. Además, Ubisoft se está planteando recuperar zonas de juegos anteriores, como San Donato o Florencia, aunque también nos han contado que la intención es inyectar mapas y personajes mediante paquetes descargables. Dentro de los escenarios, vamos a encontrar elementos interactivos llamados brechas de carrera, que no serán otra cosa que cornisas, vigas y demás objetos interactivos que se destruirán después de un uso. Estas obligarán a los jugadores que vienen detrás a buscar caminos alternativos. Por lo que no todo será destreza, sino que la estrategia para marcar un camino o buscar rutas alternativas jugará un papel fundamental durante este modo de juego.

Nos esperan increíbles modos durante el multijugador, pero sobre todos destaca el Se Busca. Una especie de todos contra todos, donde cada participante recibe un contrato para eliminar a un único jugador. Así, nos convertiremos en cazadores y presas a la vez. Pero lo más inquietante, será que no sabemos quién va detrás de nosotros, por lo que debemos tener mucho cuidado a la hora de aliarnos con otro jugador para buscar el bien común de ambos. ¿Alguien dijo policías y ladrones?

Por si todo esto fuera poco, durante las partidas multijugador vamos a disfrutar de habilidades especiales, como la bomba de humo que nos permite escapar sin ser vistos, el cañón oculto o, bien, la posibilidad de disfrazarnos con las ropas de otros personajes y hacer que los civiles lleven las nuestras para engañar a los oponentes. Lo que todavía no tiene claro Ubisoft, es cuantos jugadores podrán participar simultáneamente durante las partidas en cada plataforma o si el sistema implementará puntos de experiencia con objetos y habilidades desbloqueables. Lo que sí resulta seguro es que, decidan lo que decidan, será un lujo divertido y entretenido de jugar.

Un montón de mejoras

A pesar de que la Hermandad llevará el mismo motor gráfico que la anterior versión y el aspecto de Ezio será casi exactamente el mismo, gráficamente va a lograr un salto cualitativo respecto al anterior título. Y no sólo estamos hablando de que los escenarios serán mucho más grandes, variados y llenos de vida, sino que también los personajes representarán un amplio abanico de clases sociales.

Otra de las mejoras que vamos a notar, desde el primer momento, será la inteligencia artificial de los personajes. Los centinelas serán mucho más agresivos y nuestros compañeros de hermandad se coordinarán mejor para ayudarnos.

Ansiosos estamos por hincarle el diente a esta joya y controlar a Ezio por las calles de Roma, eso sí, acabar con los Borgia promete ser una tarea ardua y muy divertida. La pena es que este Assassin’s Creed La Hermandad no salga hasta otoño. ¡¡A ver si por una vez se adelanta la fecha de lanzamiento!!

Lecturas recomendadas