Reportaje

F1 2010, camino del podio

Por Óscar Díaz
-

Tener un juego de Fórmula 1, oficial y en consolas que no sólo son de Sony, es toda una noticia. Incluso llegará al PC, aprovechando algunas de sus posibilidades más punteras. Pero, lo que realmente nos ha impresionado, es el nivel técnico que hemos visto en el título de esta temporada. Espectacular en todos los aspectos y con un gran aprovechamiento del hardware. Mientras llega, tenemos la edición para Wii, que salió hace meses… aunque esté en otra liga diferente al título para las demás sobremesa. La noticia menos agradable es que F1 2010 saldrá en PS3, Xbox 360 y PC casi como antesala del próximo campeonato mundial, lo cual nos puede bajar un poco la moral.

Para levantar los ánimos y caldear el ambiente, sabed que la versión que hemos probado tiene mucho que decir a favor del cambio de rumbo de la licencia oficial y su regreso a todas las plataformas. Codemasters se ha convertido en todo un referente en cuanto a juegos de conducción. Con Rallies bastante libres en DIRT o circuitos y estilos variados en ToCA y GRID, el paso a la Fórmula 1 parecía algo bastante atractivo, tanto para sus responsables como para los que nos pondremos al volante a partir de septiembre de 2010.

Licencia oficial

Los 19 circuitos del campeonato oficial de Fórmula 1 están entre los mejores del mundo y son muy variados. De ahí que, aunque el estilo de juego resulte algo sabido, tendremos bastantes retos que superar y habrá que dedicarle muchas horas hasta dominar cualquiera de ellos. Spa, Mónaco y Valencia o Singapore tienen elementos que nos pondrán de los nervios, mientras intentamos controlar todos los aspectos del coche y escuchamos la radio del equipo. Sin embargo, para los seguidores de la categoría, hay una mala noticia. No se incluirán circuitos clásicos o configuraciones diferentes a las actuales, al menos en un principio.

Lo que sí habrá son diferentes pruebas que podremos configurar, tanto contra el reloj como en número de vueltas. La clasificación o los entrenamientos, obviamente, también estarán presentes, con lo que podremos elegir entre eventos realistas o más inclinados a la diversión inmediata. En cuanto a las opciones del coche, los equipos, las inclemencias del tiempo o las opciones multijugador, son también elementos a considerar para quien pase de sesiones con decenas de vueltas y todo pendiente del mínimo fallo.

Otra de las consecuencias de contar con la licencia oficial, gestionada por FOM y no por la FIA, es la limitación en la personalización de coches o pilotos. Lo que sí se podrá variar es el estilo de conducción, obviamente, los ajustes del vehículo, las reacciones en conferencias de prensa, la forma de tratar a la gente, como fans, compañeros de equipo y rivales.

Decisiones en momentos puntuales harán que nuestra carrera tome un rumbo algo diferente, con lo que hablaremos fuera y dentro del circuito. Algo similar a lo que sucede en la vida real. Donde sí habrá algo de libertad es en la elección de los cascos, tanto en el modo carrera como online, donde se ha creado una amplia colección que posiblemente crezca por medio de descargas online.

Modos realistas y no tanto

Los daños que afectan a los vehículos se pueden variar enormemente. Podemos llevar una especie de coche de choque, al que no afecta nada, o seleccionar efectos estéticos y en el modelo de conducción. Las ruedas también estarán entre los elementos que sufren, si así lo elegimos. A primera vista, veremos cómo aparecen trozos de goma que se pegan a los neumáticos y que afectan a la suavidad con que se controla el coche.

Para poner las cosas un poco más fáciles, contaremos con un ingeniero de carrera que nos aconsejará sobre la mejor opción, según el tipo de trazado y las condiciones climatológicas. También se ocupará de la parte mecánica y los ajustes en el pit lane. El objetivo en el juego parece claro, que los expertos encuentren un reto y los no iniciados se diviertan mientras aprenden. Todo ello, con niveles intermedios para todos los gustos.

Como curiosidad en este apartado, los desarrolladores han comentado que durante el desarrollo del juego han encontrado algunos efectos curiosos en el modelo de conducción. Por ejemplo, que con todos los datos perfectamente en su sitio, las sensaciones que transmiten las ruedas eran muy diferentes a las que experimentan los pilotos profesionales que les han asesorado. Sin embargo, ese mismo problema lo tienen en los simuladores que utilizan los equipos reales. La conclusión es que no hay tanta diferencia entre lo que pueden tener las marcas, con sus inversiones de decenas de miles de euros por sistema, frente a lo que podremos experimentar en un PC de alta gama.

Otro asunto peliagudo son los cambios en la normativa. Por ejemplo, el conducto F estaba presente al principio, en McLaren, pero luego se retiró. Usarlo dependerá de factores que se han meditado mucho en Codemasters y que dependerán del equipo o de lo mucho que mejore la velocidad en las rectas. También se podrá variar el ángulo del alerón delantero y otros detalles que pasan desapercibidos en televisión, pero que son las armas secretas de los equipos.

Inteligencia artificial

Con miles de variables en juego, buena parte del trabajo de desarrollo ha ido destinado a ofrecer efectos realistas que se basen en esa información. Pero no sólo habrá elementos físicos y mecánicos a tener en cuenta, sino que los pilotos tendrán comportamientos muy concretos, conforme avance cada carrera y… al finalizar estas.

La agresividad típica de Hamilton o Schumacher estará presente y la notaremos. Pero lejos de estilos que imitan lo que vemos en televisión, también se han incluido reacciones que se ven al jugar online. Las pasadas de frenada o aprovechar el rebufo a tope para adelantar justo antes de una curva, serán situaciones que veremos en el juego. Sin embargo, según ha afirmado el equipo de desarrollo, lo que veremos este año será sólo un primer acercamiento a lo que está por venir. La franquicia estará en manos de Codemasters durante varias temporadas, así que también veremos cómo evoluciona la inteligencia artificial en sucesivas ediciones.

Efectos externos

La climatología es uno de los elementos que menos nos suelen convencer en los títulos de conducción. Juegos que llegan a un nivel visual espectacular, como Project Gotham Racing 4, carecen de efectos jugables a la altura. Otros se limitan a variar el estilo de conducción, pero apenas lo sentimos por un apartado gráfico justito. En este nuevo F1 2010, Codemasters ha intentado superar el reto de tener un modelo físico y visual al mismo nivel. Buena parte del trabajo total se ha ido en conseguir un resultado que contente a todos, así que no defrauda.

Perseguir a otro coche, con el firme mojado, provoca una nube de agua que dificulta la visibilidad. Esto es suficiente para que modifiquemos nuestro propio estilo y seamos más conservadores o estemos todo el tiempo en tensión. Las condiciones cambian en tiempo real, así que podremos ver cómo se seca la carretera y, ahí viene lo mejor. Los efectos del calor en los neumáticos serán muy diferentes si llueve o hace un clima realmente caluroso. Pero dentro de una misma carrera podremos vivir ambas situaciones, con lo que entrará en juego la estrategia del equipo y nuestra capacidad para superar cada contratiempo. Por cierto, atentos a los charcos, que salen donde menos lo esperas.

La temporada

El modo carrera va a tener muchos alicientes para que sigamos adelante durante varias temporadas. Aunque las diferencias entre escuderías serán tan notables como en la realidad, habrá un sistema de créditos que nos permitirán invertir más en desarrollar el coche. También podremos cambiar de equipos, conforme se fijen en nosotros, con lo que la situación se equipara ligeramente a un juego de tipo manager, como los de fútbol. Pero, como reto interesante, cabe la posibilidad de llevar uno de los coches más modestos al top de la Fórmula 1, eso sí, con dedicación, tiempo y esfuerzo.

Lecturas recomendadas