Reportaje

Fallout 4 - 10 razones para ser el GOTY 2015

Por Borja Abadie
-

Fallout 4 ganó el BAFTA a mejor juego del año y el premio GOTY (Game of the Year) 2015 en muchas publicaciones, así que repasamos las 10 razones por las que nos parece que la nueva obra de Bethesda merece todos esos premios y muchos más.

Fallout 4, la última entrega de la saga de Bethesda, ha sido elegido por muchos como mejor juego del 2015. Entre ellos ni más ni menos que un BAFTA. A nosotros nos enamoró, como pudisteis comprobar en nuestro análisis, pero es que la llama del amor sigue prendiendo muy fuerte y el romance a estas alturas parece que será para toda la vida. Hay tantas cosas que nos gustan de Fallout 4 que ha sido difícil elaborar una lista con las 10 razones por las que nos encanta, pero aquí va:  

1. El amor por el detalle

Hay juegos que ofrecen escenarios gigantescos para que exploremos a nuestro aire pero que no ofrecen el nivel de detalle de la obra de Bethesda, y no miro a nadie Dragon Age: Inquisition. Luego están los juegos con un mapeado de dimensiones menos faraónicas pero que sí están repletos de detalles por los que merece la pena pararse a echar un vistazo, ya sea para disfrutar de su belleza o porque además aportan más información a la trama, como Bioshock Infinite, por ejemplo.

Y luego está Fallout 4, que combina ambas virtudes: la de un escenario gigantesco, sí, pero también repleto de detalles que hacen la experiencia de juego mucho más inversiva y realista. En cualquier rincón olvidado de la Commonwealth puedes encontrar referencias a películas, videojuegos, parodias, secretos o, simplemente, a un osito de peluche subido en un Arre Caballito con una gorra de capitán de barco en la cabeza. Porque el nivel de detalle que nos apasiona no es tanto aquel que hace que una textura o un determinado objeto del escenario sean realistas hasta el extremo, sino el que llena los escenarios con pequeñas historias, easter eggs o, en definitiva, detalles que nos invitan a explorar cada palmo del mapeado por la sola satisfacción de descubrirlos.  

2. El sistema de creación de objetos

Prácticamente todo lo que puedes encontrar en Fallout 4 es susceptible de servir como materiales para la creación de objetos. La nueva obra de Bethesda no se conforma con dejarnos editar un par de aspectos de un arma o de un armadura sino que nos deja modificar hasta el último detalle de cada objeto de nuestro equipo. Toda la basura que en anteriores entregas usábamos para disparar a nuestros rivales con el Junk Jet aquí también tiene un propósito y un uso en las múltiples opciones de personalización y edición que incluye el juego.

Y es que podemos desguazar prácticamente cualquier objeto que existe en el juego para obtener los materiales de los que está formado y así luego utilizarlos para nuestras propias creaciones. Las opciones se han multiplicado más aún gracias al DLC Automatrón, que nos permite crear nuestros propios robots, con decenas y decenas de opciones de personalización, desde el armamento hasta el aspecto o las habilidades con las que contará. Y lo mejor es que podemos usar los robots creados como compañeros de aventuras.

3. La construcción de asentamientos

El otro pilar, nunca mejor dicho, sobre el que se cimentan las opciones de edición y creación de Fallout 4, son los asentamientos. Todos los materiales que hayamos reunido durante nuestras aventuras se pueden usar para construir asentamientos en decenas de puntos habilitados para tal efecto en el mapa. El juego no explica con detenimiento cómo crearlos o cómo aprovechar mejor las opciones disponibles, pero con la práctica, podemos hacer de todo.

Crear nuestras propias comunidades de robots, necrófagos o humanos resulta tan divertido como gratificante. Y es que Bethesda nos ofrece muchas de las opciones que ellos mismos han usado para crear los escenarios de juego. Dependiendo de lo que te guste esto de la edición y del tiempo que estés dispuesto, o que puedas, invertir en la creación de asentamientos los resultados pueden ser realmente bestiales. Aquí dejo un vídeo con mi asentamiento de Sanctuary Hills hace un par de meses. Ahora me hallo inmerso en explotar el nuevo DLC Wasteland Workshop, que ha multiplicado las posibilidades de la creación de asentamientos una barbaridad, permitiéndonos crear asentamientos más grandes (con más piezas sería lo correcto) y hasta cazar criaturas para enfrentarlas en una arena de lucha.

4. Los minijuegos retro

Por si no tuviéramos suficiente con todo lo que el juego ofrece fuera de nuestro Pip-Boy, Fallout 4 nos invita a jugar a versiones de juegos míticos en nuestro ordenador “portátil” de brazo. Entre las joyas que podemos disfrutar están: Red Menace (una versión del clásico Donkey Kong la mar de divertida), Atomic Command (versión de Missile Command), Zeta Invaders (basado en Space Invaders), Pipfall (que homenajea a Pitfall) y Grognak y las ruinas de rubíes (una aventura de coonversacional de texto que es, sin duda, el minijuego más completo y entretenido de todos).

5. Mods

Si la astronómica cantidad de cosas que podemos hacer en Fallout 4 no fuera suficiente con el contenido ya existente (DLC incluidos) Bethesda prepara la llegada del soporte oficial de mods para PC. Ya hay fechas oficiales y nos prometieron que sería en abril pero poco les queda. En mayo llegará a Xbox One y en junio a PS4.

Pero, como es habitual, la comunidad de creadores de Fallout 4 en PC ya ha creado cientos de mods que amplían la experiencia de juego. Hay de todo, desde montones de añadidos para convertir el Yermo en una secuela post-apocalíptica de Star Wars hasta nuevas armas (las ballestas mis favoritas) o mejoras de todo tipo, desde el rendimiento gráfico hasta aumentar la cantidad de objetos que podemos colocar en los asentamientos.
Sólo esperamos que las herramientas que proporcione Bethesda para gestionar los mods de Fallout 4 en PC estén a la altura de lo que la propia comunidad ya está creando “sin su ayuda”. Bueno, eso, y que no se pongan muy tiquismiquis con la aprobación de los mods que podremos utilizar en consolas.
 

6. La genial banda sonora

La banda sonora original de Fallout 4, es decir las piezas musicales creadas para la ocasión por Bethesda, son geniales, pero la música que podemos oír en la radio (especialmente la de Diamond City) es sencillamente excelente.

La selección musical incluye temas de Bing Crosby, Cole Porter, The Andrew Sisters, Billie Holiday, Bob Crosby and the Bobcats, Ella Fitzgerald, Nat King Cole, Dion & the Belmonts y muchos grandes autores de música clásica, como Bach, Beethoven, etc… Si eres un melómano habrás reconocido muchos de los grupos y cantantes de la lista. Si no, no pasa nada, porque lo importante es que todas las canciones le sientan como anillo al dedo al desarrollo del juego, a la trama y al universo Fallout. Es como si muchas de ellas hubiesen sido escritas teniendo en cuenta que algún día Fallout existiría.

7. Los compañeros de fatigas

6. FALLOUT 4

Lo reconozco, algunos de los compañeros que podemos tener en Fallout 4 me repatean. Strong repite las mismas frase una y otra vez. Como el resto, sí, pero es que el Supermutante lo hace siempre gritando. El Paladín Danse es tan cansino que me da pereza el solo hecho de pensar en él (como disfruté terminando el juego siguiendo la línea del Instituto). Pero, sin duda, Preston Garvey es el que más asquete me da: ya sólo por encargarnos misiones de los Minutemen constantemente ya me resulta pesado pero es que, además, es tan bonachón y tan anodino que me pone de los nervios.

No es menos cierto que, en el lado opuesto, Fallout 4 cuenta con algunos compañeros memorables. De Albóndiga qué puedo decir, que el nunca lo haría. Cait y su vida violenta con poso de arrepentimiento nos hacen empatizar con ella a las primeras de cambio, Codsworth tiene unos diálogos simplemente delirantes, Curie tiene la mejor misión de compañero del juego, Deacon, X6-88 y Macready son quizás también un poco anodinos pero  el elenco restante compensa con creces sus defectos. Piper, la reportera, es genial, Hancock, el necrófago líder de Goodneighbor es la risa y Nick Valentine es, quizás, el mejor personaje secundario en la historia de la saga.

Puede que la IA de nuestros compañeros a veces nos saque de nuestras casillas, pero disfrutar de sus diálogos mientras exploramos el Yermo y ver sus reacciones ante determinadas situaciones o lugares no tiene precio y es, con todos sus defectos, mucho más entretenido que viajar en solitario en busca de aventuras. 

8. Una aventura gigantesca


Cuando uno de los desarrolladores del juego dijo que llevaba jugando más de 400 horas a Fallout 4 y que aún no había descubierto todos sus secretos muchos pensamos que se trataba de una simple estrategia de marketing. Puede que incluso, a toro pasado, podamos decir que lo era.

Lo que sí es cierto es que si quieres hacer todas las misiones principales, secundarias, descubrir los secretos y dedicarle algo de tiempo a los asentamientos será muy difícil que Fallout 4 te dure menos de 200 horas. Depende mucho de cómo juegues y hasta qué punto estés o no poseído por la fiebre del “looteo” y la construcción de asentamientos pero la cifra de 400 horas puede que incluso se quede corta para algunos.

Siempre hay algo nuevo que descubrir en Fallout 4. Por ejemplo, ¿habéis probado a pillados una borrachera para disfrutar de diálogos aún más absurdos? ¿habéis vestido a todos los habitantes de vuestro asentamiento con traje de noche? ¿has probado a pasarte el juego sin matar nadie? Y eso que aún no han salido todos los DLC, no tenemos mods en consolas y cosas como el nuevo Modo Supervivencia también están a la vuelta de la esquina.

9. V.A.T.S. mejorado


El sistema V.A.T.S. aunque es muy parecido al que vimos en Fallout 3 tiene una pequeña diferencia que supone un mundo en realidad. Y es que, en lugar de pausar la acción completamente cuando entramos en este modo, en Fallout 4 la acción se ralentiza, por lo que tenemos que seguir muy atentos a lo que sucede en pantalla porque nos pueden matar mientras decidimos en qué parte del cuerpo queremos disparar a esa pedazo de mutaracha.

Es un cambio radical, ya que los combates se vuelven, no sólo más difíciles al no permitirnos pausar, sino también mucho más estratégicos. Este nuevo sistema nos permite, por ejemplo, hacer cosas tan chulas como lanzar una granada para luego entrar en modo V.A.T.S. y reventarla de un disparo para que la explosión sea inmediata.

10. La libertad de acción

Si hay algo que suele diferenciar a Bethesda de otras compañías es que sus juegos, en especial las sagas Elder Scrolls y Fallout, ofrecen una libertad de acción bestial. Fallout 4 no es menos y nos permite hacer todo tipo de locuras que van más allá de lo que el propio juego nos propone hacer (misiones, coleccionables, etc…). Aquí van unas cuantas, y con pruebas en forma de captura:

Conseguir que un asentamiento llegue al 100% de felicidad, encerrar  a uno de tus compañeros (el que peor te caiga, que seguro que será Preston) construyendo una celda alrededor de él en un asentamiento, asignar una tarea a cada uno de nuestros colonos, entrar en el Instituto y matar a todos sus habitantes, Padre incluido (no olvides cargar una partida anterior si eres un santurrón), equipar a todos nuestros colonos con servoarmaduras (como si fuesen clones del Paladín Danse), crear una tienda de deportes, una droguería o una tienda de cómics y fritadas varias en tu asentamiento, crear un zoo con las criaturas más peligrosas del Yermo en uno de tus asentamientos, hacer que Mamá Murphy tenga una sobredosis, crear una figura de Mario Pixelado con las luces de tu asentamiento, aliméntate de cadáveres o, mejor aún, sólo de mutarachas a la parrilla, usar sólo nuestros puños como arma, dejar que un supermutante suicida nos reviente su mini bomba nuclear en la cabeza para convertirnos en un touch-down humano,…

11. Bonus Track. Aún tenemos ganas de más


Lo mejor de todo es que, después de jugar a Fallout 4 durante más horas de las que recomienda la OMS, aún queremos jugar mucho más. No sólo esperamos como agua de mayo la llegada de los mods a consolas, que alargarán aún más la vida del juego. También nos hemos quedado sin uñas esperando la llegada de Far Harbor, la verdadera expansión del juego tras los dos primeros DLC. Y, puestos a confesarnos, si a Bethesda le da por sacar más DLC que expandan la experiencia, nos tendrán en el ajo.

Lecturas recomendadas