DOOM
Reportaje

Fallout 4 y Doom en VR - Los probamos en Gamescom 2016

Por Rafael Aznar
-

En Gamescom 2016 hemos podido probar dos demos de realidad virtual con dos de los juegos más importantes de cuantos ha lanzado Bethesda últimamente: Fallout 4 y Doom. Hemos podido experimentar estas nuevas experiencias con HTC Vive.

DOOM (2016)
DOOM (2016)

Ambas demos eran similares en su concepto: invitarnos a familiarizarnos con la forma de moverse y de disparar que van a ofrecer los juegos de realidad virtual que no sean ‘sobre raíles’ o de conducción. Para superar la barrera de cómo moverse por un entorno sin poder apartarse del foco de la cámara, en ambos juegos, se ha optado por un sistema de ‘teletransporte’, de modo que, pulsando el gatillo, podemos trazar una pequeña parábola para movernos unos pasos más allá. No es una mala solución, aunque nos veremos infinidad de veces atravesando diversos elementos del entorno sin ningún pudor.

En cierto modo, cuando uno prueba Doom y Fallout 4 en VR por primera vez, se tiene la sensación de estar aprendiendo a caminar, como quien dice, pues, de primeras, te sientes un poco torpe. Hay que acostumbrarse al hecho de que puedes moverte en 360 grados, algo que cuesta un poco interiorizar y que puede ser un problema para quien no disponga de mucho espacio para jugar. Tanto Fallout 4 como Doom estaban configurados para que los enemigos no nos pudieran matar, pero habrá que ver en las versiones finales por qué se opta, pues cuesta acostumbrarse. Y no porque maree, que no lo hace, sino por lo complejo que resulta sincronizar, al mismo tiempo, el movimiento real en 360º con el movimiento simulado en forma de teletransporte. Será cuestión de práctica.

Pasando al sistema de apuntado, funciona muy bien en ambos juegos, especialmente en Doom. La realidad virtual casa de maravilla con los shooters, y el de ID Software nos ha dejado grandes sensaciones. De verdad es como si tuviéramos armas en los brazos. Con el derecho, podemos apuntar con bastante precisión, mientras que, con el izquierdo, podemos tirar granadas, simulando el movimiento arqueado, para que el proyectil se vaya lejos y no caiga a nuestros pies. Así, pudimos incluso enfrentarnos a varios tipos de demonios, con un jefe final incluido, y las sensaciones son muy satisfactorias desde HTC Vive.

En cuanto al apartado técnico, habrá que ver cómo progresan los dos juegos, en especial Fallout 4. Al ser de mundo abierto, lo cierto es que el grado de detalle general y la resolución son bastante planos. Doom, al ser un shooter lineal, da mucho más el pego. Sin duda, suponen unas experiencias muy curiosas para probar en esta Gamescom 2016 que está en plena efervescencia.

Lecturas recomendadas