Reportaje

Fast & Furious 8 - Así se crearon los efectos especiales

Por Raquel Hernández Luján
-

Ángel Plana y sus especialistas recrean una escena de Fast & Furious 8 en la que Dom atraviesa La Habana con un coche ardiendo en el Autocine Madrid Race.

Con motivo de la salida a la venta de Fast & Furious 8 en DVD, Blu-Ray y 4K, hemos tenido la ocasión de vivir en primera persona una experiencia espectacular: la recreación de una de sus escenas más visuales y emblemáticas. Hablamos de la secuencia de apertura en la que el coche de Dominic Toretto ardiendo atraviesa las calles de La Habana.

El destacado especialista español Ángel Plana, junto a su equipo, ha sido el encargado de explicarnos lo que supone preparar, supervisar la seguridad y sobre todo protagonizar una escena de este calibre.

¿Cómo se prepara esa escena? ¿Qué hay que hacerle al vehículo y cómo se protege al conductor? ¿Cómo se conduce un vehículo ardiendo?

Fuimos testigos de primera mano en el Autocine Madrid RaceE incluso tuvimos la oportunidad de introducirnos dentro del coche en llamas para vivirlo a tope. Lo principal: acotar la zona de seguridad y protegerse con mono, guantes, gafas y gorro. Siempre con una ambulancia cerca y rodeados de extintores, podemos empezar a trabajar para sentirnos como Dom al volante en Fast & Furious 8.

 

 

A partir de ese momento supervisar el estado del vehículo tras cada toma es esencial. El capó ardiendo nos da para varias tomas sin que se queme el motor, nos cuentan que el gran problema es que se incendien los bajos: eso sí que nos haría estar en un aprieto de veras. La sustancia que se utiliza tiene un fuerte olor a goma y nos cuentan que produce una vistosa llama que se apaga con facilidad con un extintor. Su composición es desconocida.

Plana nos contaba que cuando lo vives en primera persona, la adrenalina se dispara y que transmitirlo no es fácil: "Notas el calor, el olor a humo, la chamusquina... Toda la adrenalina que tienes dentro del coche no la puedes trasmitir a la gran pantalla".

Así que inevitablemente, como espectador especializado, pone el "ojo de halcón": "Lo juzgo todo. Yo sé lo que han hecho. Cuando va a haber un derrape veo las dos o tres veces que lo han hecho antes porque dejan marcas en el suelo, cuando los actores se pelean veo las marcan que llevan, muchas veces veo si lo han hecho con cables o no".

La película que ha batido los récords mundiales de taquilla con 532,5 millones de dólares recaudados en todo el mundo, aspira ahora a comerse el mercado doméstico y es que, a veces sí que todo es una cuestión de dinero. Ángel Plana explicaba que la única limitación en el mundo de los efectos especiales es el presupuesto: "En esta película podemos ver claramente que habiendo barra libre de dólares y tiempo para preparar las cosas, se puede hacer cualquier cosa". Así que si Fast & Furious 8 os ha dejado locos os recordamos que están por llegar las entregas 9 y 10 que cerrarán la saga y que el cielo es el límite.

Lecturas recomendadas