Reportaje

FIFA 12 promete todo lo que pedía la afición

Por Óscar Díaz
-

Con FIFA 12, parece que se cumplirán bastanes ilusiones de los fans de la franquicia estrella de EA. Pero quien lo notará mucho serán quienes tuvieron fuerza de voluntad para borrar un año de su vida, en cuanto a fútbol virtual se refiere, claro. Para notar las diferencias entre entregas de FIFA, no hay nada mejor que cerrar los ojos durante una o varias temporadas… a costa de perderse esos detalles que nos invitan a comprar cada año. Algo nada recomendable en esta ocasión, según nos han mostrado recientemente.

En Electronic Arts han conseguido llevar su saga de fútbol a lo más alto. Atrás quedan aquellos títulos que recibían numerosas críticas y también los que, por mucho mérito que tuvieran, se resignaban a la sombra de la competencia. A pesar de los intentos se quienes llaman fútbol al oportunismo de un mundial y que han sacado títulos realmente pobres, el rey es FIFA y quien debe demostrar que ha mejorado es… bueno, el otro.  Además, por lo que hemos visto, la cosa puede estar reñida y la competencia directa va a tener que trabajar a fondo para recuperar el terreno perdido.

Un poco más en todos los sentidos

Cuando nos llaman para asistir a una presentación de un FIFA, lo primero que preguntamos es ¿traerá alguna novedad realmente notable y será una evolución como cada año? Pues, esta vez, nos prometieron lo de siempre y todo lo contrario. Es decir, FIFA 12 mejora numerosos aspectos, algunos se pueden considerar novedades y, también, sigue la tónica de los últimos años. Algo que se refleja, especialmente, en una versión para PC que no usará un nuevo motor gráfico o de juego… que se estrenará sólo en Xbox 360 y PS3, en cuanto a máquinas de sobremesa.

De las novedades, nos han invitado a pensar que todo ha de empezar por lo que se ve a simple vista. El menú de opciones y toda la navegación son nuevos. Así que quien se haya acostumbrado a las secciones de los anteriores, ya tiene trabajo, hacerse a unos menús que se despliegan como si fuera un reproductor/grabador de vídeo (de los caros). Pero, lo realmente importante cuando jugamos es, pues eso, lo que pasa en el campo. De ahí que en EA nos hablen de tres bases para sentir el cambio: motor de impactos, las faltas lesiones y el regateo de precisión.

Motor de impatos

Las zonas en que se producen los impactos se han convertido en puntos concretos. Se ha procurado que no se solapen los cuerpos y que, por ejemplo, una rodilla empuje la pierna del contrario hasta que alguien termine en el suelo. También se puede ganar la posición con los brazos, en carrera, hasta tener el balón a nuestra disposición. Todo ello con una serie de animaciones que merece la pena ver a cámara lenta.

Las caídas se han vuelto más realistas y también observamos una fluidez mucho mayor en las jugadas. El paso hacia el realismo se aprecia a simple vista, con jugadores que no frenan en seco, sino que actúan como lo haría una persona o dando la ilusión de serlo. Por supuesto, hay sitio para mejorar, pero es todo un avance que se nota frente a FIFA 11.

Otra opción que permite el nuevo motor de impactos es que, si paramos antes de meter el pie, veremos uno u otro tipo de falta. No es lo mismo una patada que una carga o un rodillazo y, todo esto, estará a nuestra disposición con sólo cambiar de opinión en las últimas décimas de segundo.

Los efectos de las caídas y las lesiones también se han hecho hueco en FIFA 12. Según den los jugadores con los huesos en el suelo, sus daños serán variados. Un cuerpo que cae sobre la pierna flexionada puede provocar una lesión grave en el cuádriceps. Sus efectos serán notables desde el primer momento y, poco a poco, veremos si es necesario el cambio o el jugador puede aguantar sobre el campo. Sí, las faltas y lesiones son otro de los puntos que han sufrido todo un repaso y que nos harán sentir que tenemos jugadores delante, no muñecos hechos a base de ceros y unos.

Aunque se ha avanzado mucho con el uso de stick derecho para apoyar las acciones de los jugadores, en FIFA 12 se añade algo más al sistema. Las combinaciones de gatillo y stick darán como resultado unos regates que llegan a precisión quirúrgica. Pequeños toques al balón, ángulos de giro que sólo los mejores pueden recrear o carreras llenas de energía están a nuestra disposición. Los 360 grados de títulos anteriores ganan ahora en precisión con todo el recorrido que ofrecen los mandos analógicos.

La presión también pasa a tener también más opciones. Podremos ir a cuchillo, como siempre, pero en FIFA 12 ganaremos muchos duelos con algo de paciencia y con sus opciones para evitar los choques. Sin entrar al contrario, pulsando un botón, podemos mantener la distancia y ejercer presión al mismo tiempo. Amagaremos, entraremos con suavidad, con todo… pero siempre con la sensación de controlar la situación y poder decidir en cualquier momento. Esto, cuando no tengamos el balón, claro.

En cuanto al peligro táctico, según la altura o el tipo de jugador, veremos que el contexto da lugar a diferentes jugadas. En el caso de la inteligencia artificial, esta decidirá si un jugador se desmarca en el área contraria y remata de cabeza o, por el contrario, busca un hueco sin hacer fuera de juego y se prepara para un pase… con el remate final a cargo de un compañero. Verlo, en directo, con la misma jugada y diferentes protagonistas, nos ha convencido. Resulta curioso ver cómo funciona este sistema a nivel interno, ya que recuerda a los soldados de la mitica serie Commandos y su visión, cuando alertaban de nuestra presencia. Lo sencillo que parece y lo bien que funciona…

Del online, poco nos han contado. Esto se lo guardan hasta que el juego esté más cerca de las tiendas. Pero, ante nuestras súplicas para que castiguen a los tramposos, nos han dado buenas noticias. FIFA 12 penalizará a quien deje un partido cuando vaya perdiendo, con diferentes medidas que pueden ser la solución, si no perfecta, al menos mucho mejor que las vistas hasta ahora.

Lecturas recomendadas