Reportaje

Final Fantasy, Nobuo Uematsu y sus grupos rock

Por Roberto J. R. Anderson
-

Dancing Dad, el segundo disco de Earthbound Papas, comenzará su preventa el 17 de agosto. Este grupo está formado por Nobuo Uematsu, célebre por ser el compositor de la mayoría de los Final Fantasy, y se caracteriza por tocar adaptaciones rock de la música de sus juegos. La banda tomó el relevo de The Black Mages, anterior grupo de Uematsu.

Además, agosto también será el mes de lanzamiento de Final Fantasy XIV: A Realm Reborn, que incluye música de Uematsu entre otros, y un poco más tarde llegará Final Fantasy X/X-2 HD Remaster. Mientras tanto vamos recibiendo nueva información de Final Fantasy XV, aunque en este caso la banda sonora correrá a cargo de Yoko Shimomura (compositora de las sagas Kingdom Hearts y Mario & Luigi, entre muchos otros juegos). Además, las entregas clásicas cada vez están a un mayor alcance de los jugadores gracias a sus nuevos relanzamientos en Steam, iOS y Android. Y por otra parte, esta misma semana llega un prometedor libro con información de toda la saga. ¡Es un verano repleto de novedades para los fans de Final Fantasy!

Sin embargo, para este reportaje queremos centrarnos (con motivo del próximo lanzamiento de su nuevo disco) en los proyectos rockeros de Nobuo Uematsu, que siempre han estado muy relacionados con la saga de rol. Seguro que algunos de vosotros ya habéis escuchado a The Black Mages, pero si apreciáis la música de Final Fantasy y vuestros oídos aún no han tenido el privilegio de escuchar sus discos, estáis a punto de descubrir algo apasionante.

Al igual que Star Wars no sería lo mismo sin la música de John Williams, lo mismo ocurre con las once primeras entregas principales de Final Fantasy y sus bandas sonoras de Nobuo Uematsu. ¿Podríais imaginar el combate contra Sefirot en Final Fantasy VII sin la impresionante One-Winged Angel sonando? ¿O la primera escena de ese mismo juego sin la canción Bombing Mission? ¿O la intro de Final Fantasy X sin la preciosa To Zanarkand? Pues canciones como éstas y muchas otras han quedado transformadas en joyas guitarreras gracias al buen hacer de Uematsu y sus compañeros en versiones increíbles que nunca nos cansamos de escuchar.

Formación de The Black Mages (2002)

The Black Mages nació en 2002, con la intención de reinterpretar las canciones de Final Fantasy en clave de rock. A lo largo de su trayectoria, esta banda ha usado elementos de géneros como el metal progresivo y el rock sinfónico junto a una extensa utilización de sintetizadores.

Las bandas sonoras de la saga Final Fantasy habían ido adoptando cada vez más un carácter orquestal, y surgieron algunas críticas que acusaban a Uematsu de limitarse cada vez más a la música de orquesta. Esto le hizo reaccionar un poco, pues su intención nunca fue limitarse a nada, y la formación de The Black Mages fue una de las maneras de acercar la música de la saga al género rock (del cual siempre ha sido un gran amante).

Para esta aventura tuvo la fortuna de que ya se estaba cociendo algo entre dos de sus compañeros en Square Enix, los músicos y compositores Kenichiro Fukui y Tsuyoshi Sekito. Mientras que el instrumento predilecto del primero es el teclado, el segundo es un apasionado de la guitarra cuyas mayores influencias incluyen grupos como Van Halen y Dream Theater.

Tras empezar a colaborar juntos y experimentar con la música rock en la banda sonora de un juego de lucha libre, tenían ganas de seguir aventurándose en este estilo musical. De manera natural comenzaron a improvisar adaptaciones de varias canciones de Final Fantasy, una música que amaban y que además formaba parte de la franquicia estrella de su compañía. Uematsu quedó encantado cuando empezó a ver los frutos de este trabajo, y mostró el resultado a otros miembros de la compañía, que decidieron que era buena idea grabar un disco con un sonido de estas características y producido por Uematsu. Uno de ellos sugirió el nombre The Black Mages, en referencia a una de las clases de personajes más populares de la saga.

The Black Mages (2003)

El primer disco de The Black Mages, con esta sencilla portada, vio la luz en 2003 e incluye 10 canciones de distintas entregas de la saga en forma de rock instrumental. Todas ellas son canciones de batalla que acompañaron a algunos de los combates más épicos de la historia de Final Fantasy, como por ejemplo la pelea contra Kefka en Final Fantasy VI, la lucha contra Jénova en Final Fantasy VII, el combate contra Seymour en Final Fantasy X o incluso la melodía de batalla del primer Final Fantasy.

Tras lanzar el disco, decidieron celebrarlo con un concierto, pero necesitaban a más miembros para poder tocar todos los instrumentos en directo. Debido a la falta de tiempo y a sus múltiples responsabilidades, en un principio Nobuo Uematsu quería ser sólo productor en este proyecto, pero sus compañeros de The Black Mages le pidieron que estuviera totalmente involucrado en el grupo y que tocase también en los conciertos, hasta el punto de comunicarle que sólo de hacerlo seguiría adelante la incipiente banda. De esta manera convencieron al genial compositor de que se uniera también a los teclados en directo, una posición que de hecho ya había ocupado muchos años atrás en varios grupos rock amtateur, antes de empezar a trabajar para Square.

El resto de miembros necesarios los encontraron también entre sus compañeros de Square Enix: Keiji Kawamori como bajista, Arata Hanyuda como batería y y Michio Okamiya como segundo guitarrista. Este sexteto en la formación permaneció sin cambios durante todo el ciclo vital de The Black Mages, y a partir de entonces todos estos miembros participarían también en los siguientes discos.

Uematsu y compañía eran ya señores de mediana edad, por lo que al principio les ponía un poco nerviosos ponerse a tocar rock en directo frente a una audiencia. Pero cuando empezaron a dar conciertos y observaron la entusiasta reacción del público, no tardaron en sentirse cómodos. Esta actuación fue editada poco después en un DVD exclusivo del club de fans de Nobuo Uematsu. Aquí tenéis una de las canciones incluidas, la genial Force Your Way de Final Fantasy VIII, que además también es una de nuestras canciones favoritas del primer disco de The Black Mages.

The Black Mages II: The Skies Above (2004)

Contentos con la buena recepción que estaba teniendo la banda y disfrutando con lo divertido que era tocar esas canciones, pronto comenzaron con la grabación del segundo disco, The Black Mages II: The Skies Above, que salió a finales de 2004. A diferencia del primer disco, ahora contaban con seis miembros en el estudio, lo que les daba la posibilidad de obtener un sonido más rico y una mayor versatilidad de elementos, y entre otras cosas ahora tenían una persona de carne y hueso tocando la batería en vez de tener que recurrir a la programación de una caja de ritmos.

Además, esta vez no se limitaron a las canciones de batalla sino que incluyeron canciones de diversas temáticas, lo cual añade un buen punto de variedad al álbum. Ya no era todo momentos rápidos e intensos, y hay partes en las que disfrutar de melodías más lentas e intimistas. Y no sólo eso, sino que además ya no todas las canciones eran instrumentales.

Sin ir más lejos, la canción que da título al disco es una extraordinaria prolongación de To Zanarkand, que tras las célebres notas de piano deja paso a una sorprendente continuación guitarrera unida a la voz de un invitado, el tenor japonés Mr. Goo, que canta una letra en inglés inspirada por Final Fantasy X. Su gran voz, el magnífico trabajo de los músicos que en ocasiones recuerda al power metal, y la inolvidable melodía sobre la que se cimienta la canción, convierten este tema en uno de los más memorables de la trayectoria de The Black Mages. Podéis comprobarlo en esta gran actuación, extraída del DVD en directo Above the Sky, que al igual que el primero también salió en exclusiva para el club de fans de Uematsu.

El otro tema vocal de The Black Mages II es una fascinante reinterpretación de Otherworld, también de Final Fantasy X. ¿Cómo "adaptar" una canción que ya por sí era de lo más rockero? Pues dándole una vuelta de tuerca. Si la original estaba cantada por una voz grave y agresiva que en su día algunos incluso confundimos con Rammstein, para esta ocasión se optó por la suave y melódica voz de la cantante pop Kazco Hamano. Algunos fans criticaron esta versión debido a su tan diferente apartado vocal, pero a nosotros nos parece de una calidad incuestionable y un gran punto de vista alternativo de una gran canción.

De entre el resto de canciones del disco cabe destacar la inclusión de dos temas de la magistral banda sonora de Final Fantasy IX, que pese a ser la favorita de Uematsu no había tenido representación en el primer disco. Llama poderosamente la atención la versión de Vamo' Alla Flamenco, una canción que como podéis imaginar está inspirada por la música española y que en esta ocasión su manera de alternar guitarra acústica y eléctrica le hace adquirir una dimensión muy especial.

Por otra parte, en este disco no todo es Final Fantasy y contiene también una nueva composición, llamada Blue Blast - Winning the Rainbow y creada para las entradas al ring del luchador de kickboxing Takehiro Murahama. Una curiosa canción con un sonido muy a lo Final Fantasy, y que no desentonaría en un juego de la saga.

Contribuciones diversas (2004-2007)

Durante aquellos años, The Black Mages desarrollaron su actividad de distintas maneras y contribuyeron su música a varias bandas sonoras y eventos. Su única versión de un videojuego fuera de la saga Final Fantasy llegó en 2004 con Flame Demon Monster Gaspard, que fue incluida en un recopilatorio de versiones rock de Dark Chronicle. En 2005 participaron en la banda sonora de la película Final Fantasy VII: Advent Children con una alucinante versión de One-Winged Angel junto a una orquesta. Y en 2006 contribuyeron a la banda sonora del remake de Final Fantasy III para DS con una versión de la melodía de la batalla final; esta canción aparecería también en el tercer disco de The Black Mages con el título KURAYAMINOKUMO. Además, tocaron como invitados en varios conciertos y eventos especiales, entre ellos el concierto Voices, dedicado a la música de Final Fantasy y en el cual brillaron con esta espectacular versión de One-Winged Angel, con orquesta incluida.

En 2004, poco antes de que saliera a la venta el segundo disco de The Black Mages, Nobuo Uematsu había abandonado Square Enix para formar su propia compañía Smile Please, aunque siguió colaborando con algunos proyectos de Square Enix, entre ellos The Black Mages. Otro de los miembros originales, Kenichiro Fukui, también abandonó la compañía en 2007 para ser profesor de universad y dar clases relacionadas con la música, pero también permaneció en la banda.

The Black Mages III: Darkness and Starlight (2008)

Había pasado ya algo de tiempo desde la publicación del segundo álbum, y las vidas de algunos de ellos habían cambiado bastante desde entonces, pero aún seguían decididos a grabar nuevo material y hacer más conciertos juntos. Así, 3 años y 4 meses después de su predecesor llegaba este The Black Mages III: Darkness and Starlight, que sería el último disco de la banda.

La ambiciosa canción que le da título es una apoteósica ópera rock de 15 minutos y medio, el tema de mayor duración de la discografía de The Black Mages. Es una sublime adaptación de la inolvidable ópera de Maria y Draco de Final Fantasy VI: en Super NES la tecnología limitaba el potencial de esta gran pieza debido a su arcaica calidad de sonido y su ausencia de voces, pero interpretaciones como ésta hacen que brille en todo su esplendor. La instrumentación rock suena de maravilla, al igual que las voces (que cantan en japonés). Varios cantantes interpretan cada uno un papel en la ópera, entre ellos Mr. Goo (que ya colaboró con The Black Mages en The Skies Above).

El DVD del concierto que acompañó al lanzamiento del álbum sí llegó esta vez a las tiendas, a diferencia de los dos primeros, que fueron exclusivos del club de fans de Uematsu. Vale la pena sentarse frente al visionado del vídeo de Darkness and Starlight extraído de este DVD y maravillarse ante tal épica actuación, no sólo magníficamente interpretada sino también con una buena puesta en escena en la que varios actores recrean la ópera de Final Fantasy VI.

De entre el resto de canciones del disco nos gustaría destacar Distant Worlds, el único tema que llegó a grabar The Black Mages de Final Fantasy XI, el primer juego online de la saga. Aunque muchos no jugaron a este título, ha sido el Final Fantasy más rentable de la historia gracias a sus cuotas mensuales y la fidelidad de sus jugadores. Su banda sonora está a un gran nivel, y la canción que nos ocupa suena muy bien en esta versión.

Y, al igual que en The Black Mages II, la última canción de este disco también es una composición nueva: Life ~ in memory of KEITEN ~. En este caso se trata de una historia bastante triste, ya que está dedicada a un joven fan de Final Fantasy a quien Uematsu conoció y que falleció poco antes del lanzamiento del disco tras una larga lucha con la leucemia. Mientras el chico aún vivía, el genial músico pensó en él mientras compuso esta breve y preciosa canción, de poco más de minuto y medio de duración, y se la mostró con la esperanza de que le animase y le ayudase en su batalla con la enfermedad. La decisión de incluirla en el disco fue una manera de rendirle tributo.

Formación de Earthbound Papas (2010)

A estas alturas, Nobuo Uematsu llevaba ya unos años fuera de Square Enix y había compuesto bandas sonoras para juegos ajenos a esta compañía como Blue Dragon y Lost Odyssey. Su deseo era tocar también algunas de estas canciones con arreglos rockeros en los discos y conciertos de su banda, pero había un problema: The Black Mages era un grupo formado por Square Enix, lo que limitaba la opción de trabajar en canciones de esos juegos bajo este nombre.

Finalmente, Uematsu decidió que lo mejor era disolver The Black Mages y formar un nuevo grupo que no estuviese vinculado con Square Enix, para tener así una mayor libertad creativa y un mayor control sobre las canciones que quería tocar. Por lo tanto, para esta nueva banda, bautizada Earthbound Papas, ya no puede contar con trabajadores de Square Enix entre sus miembros.

Los miembros fundadores junto a él de The Black Mages, Fukui y Sekito, no son parte de Earthbound Papas, el primero suponemos que porque sus responsabilidades académicas ya no le dejan tanto tiempo, y el segundo porque sigue trabajando para Square Enix. Sin embargo, sí hay otros dos Black Mages en el nuevo grupo: el guitarrista Michio Okamiya y el batería Arata Hanyuda, pues ambos abandonaron también Square Enix durante los últimos años. Esto significa que la mitad de Black Mages está presente en Earthbound Papas; además, se unieron dos nuevos miembros, formando esta vez un quinteto. Pronto participarían en varios conciertos y eventos mientras preparaban la grabación de su primer disco.

Octave Theory (2011)

 

Ahora que ya no había vinculación con Square Enix, Uematsu y los suyos tenían mucha más libertad en la selección de canciones que quisieran grabar. Como resultado de esto, el álbum debut de Earthbound Papas (Octave Theory) no sólo contiene canciones de otros juegos fuera del universo Final Fantasy, sino también un buen puñado de nuevas composiciones. De hecho, de las 9 canciones del disco, sólo 2 son de Final Fantasy.

 

Podría decirse que con este álbum Earthbound Papas se posiciona como una variante más suave, delicada y melódica de The Black Mages. Siguen apoyándose en las mismas bases: un gran trabajo en la guitarra, una batería que suena con fuerza y un buen protagonismo para los sintetizadores, pero han dejado atrás el sonido más heavy y pesado del que hacía gala The Black Mages.

 

 

 

Esto queda patente en los dos temas de Final Fantasy: Liberi Fatali (Final Fantasy VIII) y One-Winged Angel (Final Fantasy VII: Advent Children). En ambas destacan especialmente las voces escogidas para los coros, quizás no tan épicas como en otras versiones de estas canciones pero que sí logran añadirle frescura y un resultado más melódico. Además, si comparamos esta versión de One-Winged Angel con la de Black Mages enseguida nos damos cuenta también de que las guitarras son ahora mucho menos estrenduosas, y se ha prescindido de los punzantes riffs de los Mages. Por otra parte, en vez de la grandiosa orquesta que acompañaba a Black Mages en su versión de esta canción, aquí tenemos un apoyo de sintetizadores que también funciona muy bien. En definitiva, tanto el One-Winged Angel de los Mages como el de los Papas son buenos a su manera, aunque también diferentes, y vale la pena escuchar ambos.

 

Como era de esperar, los Earthbound Papas también incluyeron canciones de Blue Dragon y Lost Odyssey para este disco, los dos juegos que lanzó Mistwalker en exclusiva para Xbox 360. El tema escogido del primero de ellos es Eternity: la versión original de esta canción dio que hablar en su día porque el cantante no era otro que Ian Gillan, el famoso cantante de Deep Purple (banda de la que Uematsu siempre fue fan). Para la versión de Earthbound Papas el dueño del micrófono es un cantante japonés, que reemplaza la letra en inglés que cantó Gillan por una adaptación en japonés.

Lost Odyssey, considerado por muchos uno de los mejores JRPG de la generación, también tiene su representación con Bo-Kon-Ho-Ko, que es una versión de Howl of the Departed (el tema que suena durante la batalla contra el jefe final). Hay también espacio para una canción de Guin Saga, un anime en cuya banda sonora trabajó Uematsu.

El resto de canciones del disco son originales. Se nota que Uematsu y sus compañeros querían incluir una mayor cantidad de nuevo material en sus discos, algo que por lo visto Square Enix limitaba con The Black Mages, y aquí hay nada menos que cuatro temas nuevos. Destaca Introduction ~ Octopus Theory, que abre el álbum y en cuya parte introductoria podemos apreciar elementos de la Marcha Eslava de Chaikovski, que preparan la posterior entrada de la banda.

Bandas sonoras (2012)

Además de sacar discos y hacer conciertos con Earthbound Papas, Uematsu también está decidido a trabajar con su grupo en la creación de bandas sonoras originales para nuevos juegos. Así lo explicaba el propio Nobuo Uematsu hace un par de años, cuando se dejaba camelar en una entrevista a la espera de ofertas por parte de las compañías: "normalmente, un solo músico se encarga de componer la banda sonora de un videojuego, pero ahora una banda de rock puede hacerlo: los Earthbound Papas. Ofreceremos un estilo único de música de videojuegos".

Las ofertas llegaron pronto, y en 2012 Earthbound Papas trabajaron en las bandas sonoras de dos juegos de rol: Hyperdimension Neptunia Victory, de PS3 (que llegó a Europa hace unos meses), y Unchained Blades Exiv, de 3DS y PSP (de momento no confirmado para nuestras fronteras). Esperamos que Earthbound Papas creen la música de más grandes juegos por llegar.

Dancing Dad (2013)

Recientemente se anunció que Dancing Dad, el segundo disco de Earthbound Papas, está muy cerca. Tendrá una preventa en el Fantasy Rock Fes de Japón el 17 de agosto, y la venta general comenzará el 1 de septiembre.

Ya es posible leer la lista de canciones, en la que encontramos temas de distintos proyectos de Uematsu. Curiosamente, las dos canciones de Final Fantasy ya aparecieron en el primer disco de The Black Mages: Dancing Mad (Final Fantasy VI) y Fight with Seymour (Final Fantasy X). Pero de eso hace ya 10 años, y esperamos que estas nuevas versiones sean lo suficientemente diferentes como para justificar su inclusión.

Blue Dragon volverá a estar presente con una canción, y también lo estará el anteriormente mencionado Hyperdimension Neptunia Victoria. También se unen temas de juegos inéditos en occidente como Anata Wo Yurusanai (una novela visual que salió para PSP hace unos años) y Lord of Vermilion (un arcade que se juega con cartas coleccionables). Y por supuesto, volverá a haber unas cuantas canciones originales. Eso sí, nos decepciona un poco que no haya ninguna canción de The Last Story.

En cualquier caso, no queda mucho para que podamos escuchar el disco, y damos por hecho que mantendrá el listón de calidad de su predecesor. De momento podemos seguir deleitándonos con la magia de los trabajos publicados por The Black Mages y Earthbound Papas, y disfrutar de los inolvidables juegos en cuya música se basan.

 

¿Os imagináis asistir a un concierto de Earthbound Papas? Hace poco han confirmado algunas fechas para Estados Unidos en octubre y noviembre para promocionar su nuevo disco, así que no sería descabellado pensar en la posibilidad de que anuncien también conciertos en Europa. De momento está confirmado que Distant Worlds, la gira en la que una gran orquesta y coro interpretan temas de Final Fantasy, pasará por París en marzo de 2014, y no sería extraño que Earthbound Papas tuviera alguna aparición en ese importante evento. ¿Veremos alguna vez un gran concierto de Final Fantasy en España?

Apéndice: Discografía básica

2003. The Black Mages

2004. The Black Mages II: The Skies Above

2008. The Black Mages III: Darkness and Starlight

2011. Earthbound Papas - Octave Theory

2013. Earthbound Papas - Dancing Dad (próximamente)

Podéis encontrar los discos en formato físico en Amazon y eBay, y en formato digital en iTunes. Además, en la web oficial de Dog Ear Records (la compañía de Uematsu) es posible comprar el tercer disco y el tercer DVD de The Black Mages, y el primer disco de Earthbound Papas (el segundo estará a partir del 1 de septiembre). Los discos también están disponibles en streaming en Grooveshark, y todas las canciones en YouTube.

Lecturas recomendadas