Reportaje

Fracasos de taquilla que hoy son clásicos: Cadena perpetua, Blade Runner...

Por Raquel Hernández Luján
-

Repasamos los fracasos de taquilla que hoy son clásicos del cine: Cadena perpetua, Qué bello es vivir, Ciudadano Kane, El club de la lucha o El mago de Oz.

En el HobbyCine de esta semana retomamos una vieja polémica: ¿la taquilla debe mandar realmente a la hora de juzgar una película? Repasamos algunos rotundos fracasos que con el tiempo han sido considerados clásicos. El ejemplo arquetípico es el de Blade Runner, una película que costó sangre, sudor y lágrimas sacar adelante junto con un presupuesto estimado de 28 millones de dólares que se distanciaba por mucho de lo planificado en principio. Pero lo peor es que apenas retornó 6. Horror.

"Pasó de fiasco a clásico sin haber sido nunca un éxito", declaró Scott en una ocasión preguntado por el impacto de la película. Así que ahora estamos todos comiéndonos las uñas de cara a Blade Runner 2049. Esto es lo que sabemos de ella:

Bueno, no es la única a la que le ha sucedido algo parecido. En nuestra sección hemos querido rescatar algunos títulos que hoy son muy apreciados pero que en su día pasaron por cartelera sin pena ni gloria. En algunos casos es una cuestión de haber coincidido con alguna película muy fuerte como le ocurrió a Cadena perpetua con Forrest Gump, en otros fue la promoción de la cinta la que no le permitió profundizar en los mercados, como sucedió con la exigua campaña de El gigante de hierro de Warner Bros. 

Lo bueno: el paso del tiempo todo lo pone en su sitio y, aunque fueran fracasos de taquilla, hoy son clásicos. Y la lista es mucho más larga: desde Ed Wood hasta Brazil o Donnie Darko por no hablar de películas recientes como Pacific Rim que solo tendrá una continuación gracias a la taquilla internacional tras estrellarse en el mercado local.

El año pasado, sin ir más lejos, ha habido estrepitosos fiascos que no han conseguido retornar la inversión inicial. Ahí van los 10 mayores fracasos de 2016 aunque es bastante dudoso que estas películas acaben recuperando el favor de las audiencias:

El público es así, a veces acierta, otras se equivoca pero rectifica con el tiempo. Nos quedamos con el lado positivo de esta historia y con esas películas que tanto nos han hecho disfrutar aunque en su día no se apreciaran como merecían. ¡Nos vemos en los cines, chavalada!