Reportaje

Frenético avance de Kid Icarus Uprising

Por Rubén Guzmán
-

Nintendo está convencida de que tiene una bomba entre manos. Se llama Kid Icarus Uprising, y es una carta de amor de Project Sora a los usuarios de 3DS.

Satoru Iwata, presidente de Nintendo, debió acabar maravillado por Super Smash Bros. Brawl. El juego de lucha para Wii, colosal en diversión, personajes y modos de juego, fue un éxito total de crítica y ventas; y justo después Iwata y el director del juego, Masahiro Sakurai, fundaron el estudio de desarrollo Project Sora, cuyas acciones pertenecen mayoritariamente a Nintendo. Pues bien, el primer juego de Project Sora sale el 23 de marzo y se llama Kid Icarus Uprising. Y la confianza de Nintendo en las ideas de Sakurai se nota desde que cargamos el cartucho, porque este juego de acción es sorprendentemente fresco y original. Y arriesgado, claro, como todo lo diferente.

El argumento es sencillo: Medusa, la diosa de la oscuridad, ha resucitado (en Kid Icarus de NES le dimos su merecido hace 25 años) y la diosa de la luz, Palutena, vuelve a recurrir a su paladín favorito, el joven ángel Pit. Y es majete el chaval, tiene carisma. En su nueva aventura Pit será un adolescente optimista e ingenuo, (además de valiente, claro) que tiene en Palutena a una mentora que es también su amiga. Los diálogos constantes entre los dos serán muy divertidos, y presentarán una caracterización de personajes inusualmente buena en un juego de acción.

Pero la palabra clave del juego es esa última: acción. Kid Icarus Uprising es un juego de acción frenética y continua, con dos mecánicas de juego distintas: cada fase se divide en una parte de vuelo y otra en tierra. La primera es sobre raíles: nosotros disparamos y desplazamos a Pit por la pantalla para esquivar los ataques enemigos; la segunda, en tierra: exploramos escenarios 3D por los que nos movemos libremente. Y esta es la primera decisión arriesgada del juego: el control. Manejamos a Pit con el stick y apuntamos con el stylus sobre la pantalla táctil. Perfecto en las escenas de vuelo. Pero en las de tierra, ¿qué pasa con la cámara? Tenemos que moverla tranzando una rápida línea con el stylus en la dirección deseada. Nuestra primera impresión es que desconcierta al principio, pero es fácil y funciona bien después. Pero claro, este tipo de control implica jugar con la consola agarrada con una sola mano, ya que la otra sostiene el stylus. Tranquilos: la 3DS es ligera, pero además el juego vendrá con una base de plástico plegable para que juguemos con la máquina apoyada en una mesa. ¿Poco portátil? Hombre, puede ser, pero está pensada para sesiones de juego largas.

Además del control, el otro elemento que marcará la aventura de Pit serán las armas. Habrá cientos y cada una será única, aseguran desde Nintendo. Tras las primeras horas de juego os confirmamos que eso es totalmente cierto, que hay nueve tipos de armas con funcionamiento muy diferente (espadas, arcos, báculos, mazas, orbitales, garras, palmas, cañones y brazaletes) y que, además, cada arma individual tiene valores y características propios. Eso sí, tenemos que jugar más, y con un nivel de dificultad mayor, para confirmaros que la decisión del arma a usar marca la forma de jugar.

El descomunal número de armas no es una excepción es este juego. Una obsesión de Kid Icarus Uprising será dar toneladas de contenido al jugador, además de retarle a jugar bien. Cada vez que acabemos con un enemigo ganaremos corazones, y con estos podremos incrementar la dificultad del nivel que vamos a visitar. La escala será entre 0 y 9, y ya del 3 para arriba la cosa se podrá dura. Pero lo más interesante de todo será este concepto de “comprar” la dificultad. Porque, si mueres, está baja unas décimas automáticamente y, si quieres volver a intertarlo en ella, tienes que volver a pagarla. Ten en cuenta que los corazones también sirven para comprar otras cosas, armas mismamente, así que no se gastan a la ligera. Es decir, pasarte el juego en niveles de dificultad altos premia tu éxito y penaliza tus fallos. A eso se le llama RETO para los jugones más jugones.

Kid Icarus Uprising todavía ofrecerá más cosas. Por ejemplo, el multijugador jugará un papel muy importante, con partidas para hasta 6 jugadores en modos 3 vs. 3 o todos contra todos, en escenarios especialmente diseñados para ello y usando las armas  conseguidas en el modo historia. En red local y online, por supuesto. Y, además, el juego incluirá un sobre de cartas R.A.. Seleccionando la opción adecuada en el propio juego, sólo habrá que enfocar las cartas para ver las versiones virtuales de los personajes que aparecen en ellas, y que luchen entre sí. Las reglas de estos combates aún son un misterio pero, en cualquier caso, esta es una muestra más del cuidado que Nintendo está poniendo en Kid Icarus Uprising. La compañía cree que el juego tiene potencial para poner al personaje a la altura de sus grandes franquicias. Y lo que nadie puede negar es que Nintendo tiene olfato para el éxito.

Si quieres más información, no te pierdas nuestro análisis de Kid Icarus Uprising.

Lecturas recomendadas