Reportaje

GAMEFEST: probado el increíble Rage

Por Gustavo Bernaldo
-

Nuestro trabajo nos ha costado, hemos tenido que esperar una larga cola para poder probar RAGE, pero ha merecido la pena. Y eso que cada vez que alguien que se acercaba con una cámara al juego, era cortésmente expulsado de la zona de demo.

Comenzamos adentrándonos en una cápsula criogénica con un montón de compañeros y… ¡sorpresa! Al despertar, todos han muerto y nos encontramos en un mundo post-apocalíptico donde la supervivencia se ha convertido en un arte. Ya no hay gobiernos, ni fuerzas del orden que nos defiendan de las amenazas de un mundo donde todo es anarquía. Al menos, así pinta el principio, porque luego las cosas se complican... ¡y de qué manera!

Lo primero que nos ha llamado la atención en la versión de Xbox 360 que hemos jugado, ha sido la gran ambientación que encontramos, cada detalle ha sido meticulosamente trabajado para ofrecernos una perspectiva general de peligro, las bastas áreas montañosas y las ciudad están perfectamente recreadas, hemos alucinado al darnos una vuelta en quad y ver un dirigible increíblemente peligroso surcar los cielos. El juego es una versión final, como la que encontraremos en las tiendas y apenas se nota el sistema que carga las texturas conforme avanzamos.

Pero la chicha de RAGE no son sus increíbles gráficos, los pocos enemigos que hemos encontrado durante los 45 minutos que hemos estado jugando, demuestran una gran inteligencia artificial, muchos se agachaban al apuntarlos, y una velocidad endiablada a la hora de buscar cobertura en cualquier recoveco del escenario. Tan sólo hemos probado un arma, la pistola, pero es muy cómoda de utilizar y cumple perfectamente con su función, eso sí, como ya os habréis imaginado su cadencia de disparo es lenta y se tarda bastante en recargarla, eso sí, nos han prometido que más adelante encontraremos armas mucho más alucinantes.

Vamos, que este RAGE es uno de los títulos fuertes de este año si no nos creéis mirar el avance RAGE: el futuro de la acción, por id software, no sólo por la increíble ambientación y la gran sensación de peligro que encontramos a cada paso, si no por lo bien programado que está y el gran lujo de detalles que encontramos. Además, el control es sencillo y responde perfectamente a nuestras órdenes. ¿Sobreviviremos a la anarquía total?

Lecturas recomendadas